Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Seguro de Desempleo
Selección de ContraPeso.info
1 julio 1997
Sección: Sección: AmaYi
Catalogado en:


De todos los efectos que una crisis económica puede producir, el desempleo es el más notorio, el que toca las fibras más sensibles. No importa el país, ni el momento, el desempleo es la variable económica con mayores cargas emocionales. Es natural que eso suceda.

Nada tan conmovedor como ver o saber de personas que no tienen trabajo, o que lo han perdido; seres humanos que sufren pérdidas importantes en sus estándares de vida. Y, previsiblemente, es también natural que se busque la implantación de medidas destinadas a solucionar el desempleo.

Obviamente hay varias medidas que se han propuesto o implantado. Una de esas medidas es el seguro de desempleo. Gracias al seguro de desempleo, por tanto, quien no tiene trabajo y reúne ciertas condiciones recibe un ingreso de cierta cuantía. Los fondos requeridos provienen del gobierno.

En esta carta usted encontrará una idea de Mises que pone en tela de juicio al seguro de desempleo. Mises argumenta, con razonamientos poco conocidos, que en la práctica un seguro de desempleo produce exactamente lo contrario de lo que pretende.  La lógica de Mises es sensata y realista. También es racional y, por eso, aparece como fría y calculadora.

A causa de estas características, precisamente, es que la argumentación de Mises tiene una apariencia poco atractiva en un terreno más propenso a la emoción que al raciocinio.

Ludwig von Mises (1881-1973) es reconocido como un líder de la Escuela Austríaca de Pensamiento Económico. El fue una fuente inagotable de ideas sobre teoría económica, historia, gobierno y filosofía política. La idea de Mises, contenida en esta carta, está tomada de su libro Mises, Ludwig von (1981). SOCIALISM. Indianapolis. Liberty Fund. 0913966630, pp. 438-440, Unemployment Insurance.

Mises inicia su análisis del seguro de desempleo con la afirmación de que esa medida ha probado, en la práctica, ser una de las armas más efectivas del destruccionismo.

Para Mises, el destruccionismo es la interferencia estatal en la vida económica. La conocemos con la frase “política económica” y su efecto real es la destrucción de esa actividad.

Su primer punto de análisis constituye un cambio enorme en la definición generalmente aceptada de desempleo. De ese giro radical se desprenden conclusiones que dan una visión muy distinta de la común.

Dice que el desempleo ha sido entendido como una desgracia que golpea a los hombres, pero que nadie ha pensado que la falta de empleo pueda ser mejor vista como la falta de salarios.

En el fondo lo que se pierde con el desempleo no es el trabajo, sino el ingreso que el trabajo otorga a la persona. Bajo esta nueva perspectiva, el origen y la causa del desempleo son vistos de manera muy diferente.

El desempleo ya no es la imposibilidad de encontrar trabajo. El desempleo es la falta de voluntad para aceptar un puesto con ingreso inferior al esperado o deseado.

Con ese punto de vista, Mises establece lo irreal que puede ser un seguro de desempleo. Si la persona carece de empleo, es porque se rehusa a aceptar un salario inferior al que desea; un seguro de desempleo no tiene sentido para quien no quiere trabajar.

No puede darse un seguro a una situación que, lejos de ser accidental, es buscada intencionalmente por el desempleado mismo. Si esa persona redujera sus pretensiones y se acomodara a la oferta de empleos, encontraría un trabajo y, por tanto, un ingreso.

El trabajo, afirma Mises, es un recurso escaso, por lo que existe demanda no satisfecha de él. El desempleo, por tanto, es una problemática originada por el nivel de salarios y no por el nivel de demanda de trabajo.

Sería igual de absurdo asegurar el desempleo que asegurar la posibilidad de que un producto no sea exitoso. En el razonamiento del austríaco sigue la aseveración de que en realidad la denominación seguro de desempleo es un nombre equivocado.

Tan equivocado que ha llegado a cambiar de nombre y ser llamado “asistencia”.

Esa asistencia es causada por quienes mantienen artificialmente altos los sueldos. Tan altos que solamente una parte de quienes desean trabajar encuentran empleo. El resultado es obvio: no todos encuentran trabajo, y quienes lo encuentran, lo hacen a expensas de quienes no lo encuentran.

Por consiguiente, la asistencia al desempleado es precisamente lo que hace al desempleo una situación permanente.

El desempleo es considerado por muchos como una prueba absoluta de las fallas del liberalismo económico. Si el liberalismo produce ese terrible fenómeno, se cree, entonces hay que introducir medidas intervencionistas para remediarlo.

En opinión de Mises este argumento en contra del liberalismo no tiene fundamento y es fácilmente rebatible.

Los culpables de esas políticas de precio son los gobiernos y los sindicatos. El desempleo no es causado por la falta de demanda de trabajo, sino por las políticas de quienes imponen al trabajo precios que no están en sincronía con la productividad real del trabajo.

Por lo tanto, los países capitalistas que sufren de desempleo no constituyen una prueba del fracaso del sistema liberal. Tampoco, dice Mises, el alto nivel de empleo de la Unión Soviética es prueba de la eficiencia del sistema socialista (Mises escribió esta obra cuando existía la URSS).

El estándar de vida del trabajador soviético, dice, es inferior al de sus colegas occidentales. Si los trabajadores occidentales aceptaran trabajar con remuneraciones inferiores, el desempleo de sus países disminuiría.

Adicionalmente, el desempleo es una situación que presenta grandes amenazas, quizá la mayor, para quienes apoyan ideas de libertad empresarial. Aquellos que han terminado su preparación técnica o profesional y buscan empleo sin encontrarlo, son candidatos a entender ese doloroso fenómeno como un producto del capitalismo.

Esos jóvenes estarán inclinados a generar y aceptar ideas radicales y revolucionarias. Ellos favorecerán las medidas intervencionistas sin reconocer la verdadera causa del desempleo.

El razonamiento de Mises finaliza afirmando que las políticas económicas de intervención estatal y las peticiones sindicales cometen un error.

No son capaces de entender que elevar los salarios por encima del reflejo en el mercado de la productividad marginal del trabajo conduce al desempleo y que esos remedios al desempleo conducen en el largo plazo a más desempleo.

Más aún, los remedios, ayudas y obras públicas que se realizan para ayudar a solucionar el desempleo llevan al consumo del capital. Sin capital, se necesitará una disminución aún mayor de los salarios.

La verdadera dificultad, según Mises, de implantar los remedios adecuados, es el gran obstáculo de dar reversa a las medidas intervencionistas. Cancelar el seguro de desempleo, una vez establecido, es algo casi imposible de hacer de manera satisfactoria.

De hecho, el gran problema de los gobiernos es encontrar maneras por las que pueda salir del laberinto de las medidas intervencionistas.

Desde luego, la originalidad en el razonamiento de Mises es un regreso a lo básico. Al principio de la oferta y la demanda, aplicado al trabajo.

La conclusión es lógica: el desempleo es producto de la elevación de los salarios por encima de los niveles que se establecen en un mercado libre. Cuando esos salarios estén en el nivel adecuado, el desempleo irá a un mínimo.

La base del razonamiento de Mises es una idea sorprendente, pues cambia el punto de vista del análisis: no existe propiamente desempleo, lo que sí puede existir es falta de salarios. Y eso es distinto, muy distinto. Por lo pronto, el desempleo ya no puede ser visto como falta de puestos de trabajo.

Al contrario, el desempleo es la falta de voluntad para aceptar ingresos menores a los esperados. Y, aunque hubiera voluntad, las reglamentaciones laborales pueden impedir que personas dispuestas a tener ingresos menores lo puedan hacer legalmente.

La colección completa de resúmenes de AmaYi en tres partes, puede encontrarse aquí:

Ideas Económicas

Ideas Políticas

Ideas Culturales

La sección AmaYi de ContraPeso.info fue fundada en septiembre de 1995 y desde entonces publica un resumen mensual de grandes ideas encontradas en diferentes publicaciones.



1 comentario en “Seguro de Desempleo”
  1. Caridad y Estímulos | Contrapeso




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras