Sabiduría cotidiana de mero sentido común. Una serie de consejos prácticos y consejos para aplicar a diario. Nada nuevo. Algo que lleva siglos sabiéndose.

Introducción

Los humanos nos organizamos dentro de la sociedad, formando grupos, asociaciones, clanes, pandillas, ligas, partidos, familias, empresas.

Todas esas organizaciones de personas tienen objetivos de muy diversa naturaleza. Todas ellas, también, pueden ser lastimadas, pueden ser dañadas por quienes las forman. 

Eso que puede lastimar al grupo y evitar que alcance su meta, fue expuesto con enorme simplicidad hace tiempo, mucho tiempo. Y este conocimiento es una fuente de inspiración para todos.

Se trata de una sabiduría cotidiana de mero sentido común.

El libro consultado para esta carta fue Zhuge, Liang, Liu, Ji, Cleary, Thomas F (1989). Mastering the art of warBoston. Shambhala, Part One «The Way of a General, Essays in Leadership and Crisis Management», de Zhuge Liang, pp. 39-56.

Lo que daña a las instituciones y organizaciones

Un ejército es una agrupación de personas con una misión. Por tanto, es posible proyectar que lo que daña al ejército también puede lastimar a una empresa, a un partido político, o a una familia.

El inicio de la sabiduría cotidiana de mero sentido común.

Situaciones que dañan a instituciones

Cuando quienes son buenos, justos y sabios son criticados y vilipendiados. Es una situación de injusticia y de falta de premio al mérito.

Sucumbir al lujo, por ejemplo, en la exageración del vestido y la apariencia. Es una situación de extravagancia y alejamiento de la misión y los objetivos del grupo.

Dar cabida a fuerzas supersticiosas, cuando sus integrantes dan como ciertas historias y fábulas increíbles y sobrenaturales. Es una situación de asignación de poder a fuerzas caprichosas del destino sobre las que, por definición, no se tiene control.

Realizar movilizaciones que tienen como causa los motivos personales de alguien. Una situación de desgaste sin sentido y de falta de sentimiento de pertenencia. Es un ataque al entendimiento de metas comunes.

Cuando se realizan alianzas secretas con el enemigo esperando derivar ventajas futuras de ese hecho. Es una situación de engaño y de mentira hacia los demás.

Conocer a las personas

Lo primero que señalan es la dificultad de conocerlas. No es fácil ver el interior de las personas. Otra faceta de la sabiduría cotidiana de mero sentido común.

Peor aún, aunque se puede diferenciar a lo bueno de lo malo, sus apariencias son diferentes. Pero ese conocimiento es necesario y existen ciertas maneras de obtenerlo.

Hay varias formas de conocer a las personas y saber si ellas son buenas o malas.

Preguntarles sobre el bien y el mal, y analizar sus respuestas. Este es un examen de sus principios.

Hacerles más preguntas sobre esos temas y contradecirlos, para observar si cambian de opinión. Este es un examen de sus razonamientos y sus fundamentos.

Darles a conocer la existencia de un problema y observar su reacción. Este es un examen de su valor y disposición.

Invitarlos a beber y provocar que lo hagan en exceso, para observar sus reacciones. Este es un examen de su naturaleza más profunda.

Mostrarles grandes posibilidades de éxito y ganancia personal. Este es un examen de su modestia.

Presentarles una determinada situación y preguntar sobre las estrategias que seguirían. Este es un examen de su habilidad de percepción.

Darles una tarea a cumplir dentro de un tiempo determinado. Este es un examen de la confianza que se les puede dar.

Los líderes y sus defectos

Sigue el escrito examinando la sabiduría cotidiana de mero sentido común. Los grupos humanos tienen líderes y la personalidad de esos líderes puede afectar negativamente al grupo.

Los autores hacen una lista de defectos en los líderes que lastiman a sus seguidores.

Refinamiento y afectación. Esos líderes se separan de sus partidarios.

Los insaciables, codiciosos y ávidos de provecho personal. Ellos dañan a los demás.

La envidia, especialmente los que envidian a quienes son sabios. Esos líderes se dejan de beneficiar del consejo de quienes son capaces.

Los mentirosos, esos que engañan y que hacen amistad con los traicioneros. Ellos mienten a sus seguidores.

Juicios dados a los demás sin juzgarse a sí mismos también. Ellos son líderes injustos.

Dudas e indecisiones. Ellos provocan vacilación y carencia de dirección en sus seguidores.

Debilidad ante los placeres y adicción al vino y al sexo.

Los que son mentirosos, maliciosos y cobardes en su interior.

Tratar a otros sin educación, con tosquedad, rudeza y barbarie.

Trato a los enemigos

Como paso siguiente, los autores enumeran las maneras en las que deben ser tratados los enemigos para vencerlos. Parte importante de la sabiduría cotidiana de mero sentido común.

El enemigo que es valiente y no tiene miedo de morir, es vulnerable al asalto.

Quien que está de prisa y es impulsivo, vehemente y arrebatado, se vuelve débil ante estrategias de retraso y espera.

El contrario que es amante de la riqueza, materialista y codicioso, se torna débil ante la perspectiva de grandes pérdidas en la batalla.

El adversario que carece de resistencia y entereza, debe ser tratado de manera que se fatigue.

El enemigo que es inteligente, capaz y talentoso, pero tímido, vacilante y temeroso, debe ser enfrentado ejerciendo gran presión, fuerza y estrujamiento sobre él.

El contrario que es inteligente, pero descuidado, desidioso y negligente, se torna débil ante asaltos insospechados, imprevistos y repentinos.

Lo que daña a las personas

Los autores proponen otra lista, la de causas que lastiman a las personas. Es una lista de situaciones que producen daño en la sociedad.

Es un reveladora lista hecha hace siglos y que aún tiene vigencia en la sabiduría cotidiana de mero sentido común.

La situación en la que gobernantes, burócratas y servidores públicos aprovechan sus puestos para hacerse de riquezas indebidas. Así se corrompe al gobierno y se lastima a las ciudadanos.

Los casos en los que la autoridad da penas ligeras a faltas graves. Cuando existe desigualdad ante las disposiciones de la autoridad. Cuando los inocentes son castigados y los culpables permanecen libres.

La autoridad que tolera el crimen, el vicio, la perversión y la podredumbre, pero castiga a quienes se atreven a protestar contra esa situación.

Los gobernantes que modifican las estructuras y la organización del gobierno, de manera continua, para ellos monopolizar el poder y favorecer a sus parientes y amigos.

Los que usan los impuestos para enriquecerse.

Los gobernantes que determinan gastos, premios y multas de manera arbitraria. Daña también el gobernante que establece pesos y medidas que hacen que las personas pierdan su trabajo.

Sabiduría cotidiana de mero sentido común

Lo que los autores han hecho es una lista de consideraciones simples que ellos aconsejan como parte de la buena conducta de quienes forman un ejército.

Sin embargo, es obvio que esas consideraciones para la sabiduría personal contiene una definición no explícita. Sabiduría es esa habilidad para distinguir lo bueno de lo malo.

[La columna fue revisada en 2019-07]