Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cambios Humanos
Eduardo García Gaspar
30 agosto 2002
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Me resulta un asunto paradójico. Me refiero a las personas que al mismo tiempo defienden los derechos animales, se oponen a la pena de muerte y apoyan la legalización del aborto.

Como que no hay congruencia en esas posiciones. Si alguien se opone a la pena de muerte y al mismo tiempo se opone al aborto, eso sería más lógico.

Igual, si alguna persona apoya las acciones en defensa de los derechos de los animales y también defiende los derechos del no nacido, eso sería más congruente.

En fin, supongo que estas contradicciones e incongruencias sean producto de nuestra vida, que es un esfuerzo en la búsqueda de la verdad. Pero a lo que voy es al aborto.

Definamos al aborto como la suspensión intencional de la vida humana dentro del vientre materno, o sea, matar al no nacido.

Hasta aquí, supongo, estemos todos de acuerdo en la definición. Lo que nos queda por ver es si eso es válido o no lo es, si es moral o no lo es.

Si se pudiese demostrar que el bebé dentro del vientre materno es una persona humana, habríamos probado que se trata de un asesinato y, por ende, sería un acto inmoral. Y viceversa, si se probara que no se es una persona humana dentro del vientre materno, entonces no sería un acto ilegal el suspenderle la vida.

¿Se es humano estando dentro del vientre materno?

Es mi creencia que sí somos todos humanos desde el primer segundo de nuestra concepción. Permítame explicar por qué.

Vea usted a un niño pequeño, digamos de unos dos años. Él es físicamente muy diferente en esa edad de lo que será al cumplir los veinte, los treinta, los cincuenta, los setenta y más. A través de los años se opera en nosotros una profunda serie de cambios desde nuestra infancia hasta nuestra vejez.

Tome usted, por ejemplo, una fotografía de cuando usted era bebé y siga viendo esas fotos de familia.

La foto del primer día de clases, la del día de campo con la familia, la de la fiesta de disfraces, la de la entrada a la secundarias y así pásese unos minutos viéndose en las colecciones de fotos que usted guarda. Verá cambios importantes en usted y en la gente que le rodea.

Usted no es el mismo de bebé que a los cuarenta o cincuenta. No somos los mismos en esas diferentes etapas y, sin embargo, sí somos los mismos. Nuestra apariencia cambia notablemente, pero somos los mismos, seguimos siendo las mismas personas, aunque diferentes en nuestro físico.

Matar a un infante o matar a un anciano o matar a cualquiera en las edades intermedias es considerado un acto inmoral, quizá el peor de todos los actos inmorales que podemos cometer.

El acto sigue siendo inmoral independientemente de la edad en la que se mate a una persona. Basado en esto, sinceramente creo, que seguimos siendo humanos independientemente de la forma física que tengamos. Un bebé en una cuna llorando y emanando los más execrables olores es igual de humano que un anciano que insiste en contarnos por enésima vez alguna anécdota de su vida.

No veo, por tanto, razón alguna en decir que al estar dentro del vientre materno y tener otras formas físicas no se es humano. Cuando aún mis dedos no están bien formados soy tan humano como cuando mis dedos se deforman por la artritis.

Cuando aún no tengo pelo sigo siendo tan humano como cuando me pongo todo una serie de remedios para evitar su caída. No creo razonable aceptar que por estar dentro del vientre materno y tener otras formas físicas aún no soy humano y alguien puede matarme.

Igualmente considero muy debatible la idea de que antes de cierta cantidad de semanas desde la concepción aún no soy humano.

¿Cómo definir en cantidad de días y horas el momento en el que mi naturaleza cambia de ser nada a ser humano? No creo que haya una respuesta satisfactoria.

Al final, me quedo con una idea central, que es la de que todos somos humanos desde que somos concebidos y que el acabar con nuestras vidas en ese momento equivale a un asesinato no diferente al de matar a otras personas de cualquier edad que ya hayan salido del vientre materno.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Cambios Humanos”
  1. Albert T. Dijo:

    Excelente punto, no lo había considerado antes. Pero falla en no desarrollarlo con más profundidad.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras