Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Clasificación de películas
Eduardo García Gaspar
7 mayo 2002
Sección: ARTE, Sección: Una Segunda Opinión, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en: ,


Aunque no voy al cine tanto como quisiera, de verdad soy un buen aficionado a eso que los cursis han llamado el séptimo arte. Quizá como usted, yo también gozo terriblemente con las películas y sonrío con las clasificaciones que ellas tienen. Son verdaderamente malas esas clasificaciones, que se limitan a decir la edad para la que se supone que es apropiada cada cinta.

Quiero proponerle otra clasificación, mucho más útil y rica en contenido para la toma de decisiones. Allí va.

Niños-NO-E. Éstas son las cintas que no tienen nada de malo. No tienen violencia, mi mal lenguaje, ni sexo, nada que se considere que no sea apto para los infantes… pero que son de tal naturaleza que si van niños, ellos se van a aburrir porque no van a entender nada. Esta clasificación tiene el propósito de evitar tener a infantes que molesten a los demás porque la película sencillamente no es para ellos. Obviamente la contrapartida de esta clasificación es la de Niños-SI-E, o sea, los niños sí la van a entender.

Sex-SI-J. Éstas son las cintas en las que las escenas de sexo están justificadas fuertemente por el argumento y tienen realmente que ver con el desarrollo de la historia. La contrapartida de esta clasificación es la de Sex-NO-J, es decir, la de películas en las que las escenas de sexo no tienen nada que ver con la historia, que abundan y parecen mostrar un interés descomunal en las epidermis de los artistas. Digo, porque antes, en las películas más viejas las cosas eran más claras. Las películas de sexo eran eso, de sexo y nada más.

En cambio ahora, usted tiene una película de detectives que parece normal, pero no, el héroe tiene un affair con una mujer policía y sale la escena de sexo sin justificar. Lo mismo sucede en las películas de guerra que ponen su escena de sexo, o las de ciencia ficción, o las que sean. Y creo que eso impide el asistir al cine en familia, pues si se quiere ver una película del oeste, por ejemplo, ya se duda sobre si ella tendrá o no escenas de sábana.

Actor-IG. Esto se refiere a los actores que siempre hacen los mismos papeles en todas las películas y tiene como fin orientar al cinéfilo para hablar de cintas en las que no hay cambios del papel que uno se imagina desde antes. Por ejemplo, usted va a ver una cinta de Robin Williams o de Arnold Schwarzenegger, pues ya se sabe qué pasará con ellos. La contrapartida sería la de Actor-DIF, es decir, el actor no hace el papel que acostumbra como, por ejemplo, Schwarzenegger haciendo una comedia o Williams actuando sin hacer locuras ni gestos.

Hay otra clasificación posible y que sería en extremo útil para decidir si se va al cine o no. Y es que hay películas que son para pasar el rato, las que en caso de no verse no se tiene una pérdida sensible. Pero hay cintas que no se deben perder, al menos para el verdadero aficionado al cine. Esa clasificación será la siguiente.

Rato-DIV. Son las cintas que hacen pasar un rato de diversión, sin que el perderlas signifique nada grave. No son películas que se deben ver, sin sólo las que producen un momento para desconectarse del mundo y pasarla bien, sin complicaciones. La contrapartida son las películas Rato-NO-DIV, es decir, las que son malas, que no merecen la pena.

Obl-SI. Éstas son las películas que se deben ver, muy recomendables, muy buenas, que son excepcionales. Puede que no sean divertidas en el sentido de ser comedias, pero que posiblemente formarán parte de la historia del buen cine. Un ejemplo de esto es Amelie, la cinta francesa reciente, o bien Odisea 2001 de hace ya varias décadas.

La contrapartida es la clasificación Obl-NO, es decir, películas que no significan nada de buen cine.

De esta manera, algún día futuro, usted podrá hablar con sus amigos y decir cosas como la siguiente. “El otro día fui a ver El Conde de Montecristo y creo que es una de Niños-NO-E y Rato-DIV. De allí no pasa y, desde luego se trata de una cinta Fin-AMER“.

Ésa nueva clasificación la ha creado usted y se refiere a las películas que tienen un final feliz, al estilo americano que padece de esa terrible tendencia a hacer que todas las películas terminen bien, con el bueno ganando al malo y quedándose con la mujer guapa. Las películas Fin-NO-AMER, en cambio son más sorprendentes, pues ellas no terminan con ese patológico final feliz.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras