Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Coincidencia Obvia
Eduardo García Gaspar
10 julio 2002
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


No creo que la moral haya sido creada y desarrollada con la intención principal de tener buenos efectos económicos. Pero sería en extremo raro que las reglas éticas dieran como resultado malos resultados materiales.

En otras palabras, los Diez Mandamientos persiguen la salvación de nuestras almas, pero habría sido muy incongruente que esas mismas reglas produjeran daños en la vida terrenal.

Y esto tiene que ver con el más reciente robo, en el centro de México, de ropa Guess.

A raíz de ese suceso, fue reportado que esa marca puede dejar de producir ropa en nuestra nación y que en esa producción se gasta un cinco por ciento en medidas de seguridad. Viendo el otro lado de la historia, es fácil ver que de respetarse en mandamiento de no robar, esa ropa tendría costos más bajos y que habría más empleos.

Esta es una coincidencia muy obvia, pero escasamente señalada.

Tome usted, por ejemplo, los recientes escándalos financieros en los EEUU, los que han producido pérdidas a inversionistas y lastimado el clima de confianza del inversionista. Esos son severos daños económicos.

Viendo este mismo asunto, es sencillo entender que de respetarse el mandamiento de no mentir, esos escándalos no habrían existido y no hubiera habido pérdidas grandes para los inversionistas y ahorradores. Vayamos al fondo del asunto.

Quizá el resumen de la moral está en eso de no hacer a los demás que lo uno no quiere que le hagan. Cuando esa regla de oro es respetada como principio general de conducta en una sociedad, es obvio que en esa sociedad habrá más oportunidades de progreso material que donde eso no suceda.

Donde prevalece la moral se crea confianza y la confianza es el cimiento del progreso. Siendo lógicos, por tanto, podemos concluir que si México es un país de escaso progreso material, una de las causas de esa situación es la falta de respeto a la moral.

Sí, desde luego hay otras causas, como las torpes políticas económicas del populismo de Echeverría, pero no puede dejarse de considerar la explicación de que somos una población de escasa moral.

Creo que existen evidencias amplias en esa dirección, con la corrupción como la más clara. Usted leyó hace poco sobre el estudio de TEC de Monterrey sobre la corrupción, la que usted vive a diario en las oficinas gubernamentales, como las de tránsito y vialidad.

Usted vive esa falta de moral también a diario en la venta de discos y videos piratas.

En fin, la lista de realidades que nos muestran como un país de escasa moral es amplia y numerosa. Las causas de esa falta de moral son también muchas. Voy a mencionar unas pocas.

Creo que tal vez la más importante es la desintegración familiar, lo que es apoyado por el hecho de que los delincuentes son principalmente jóvenes que vienen de familias desintegradas.

Puesto de otra manera, la familia es una transmisora de valores ejemplificados en la conducta de los padres que los hijos viven.

Otra causa es la desafortunada idea de una educación formal sustentada en la ausencia de enseñanza religiosa. Nuestra presunción de educación laica es ridícula. La enseñanza debe ser en buena parte religiosa, sin que sea exclusiva de una religión sola.

Y, conectada con esta razón, hay otra que es la equivocada vocación de muchos miembros de comunidades religiosas, primariamente católicas, que han errado su misión: queriendo defender escuelas económicas y políticas han puesto de lado su verdadera misión, que es la de enseñar valores para la salvación de las almas… lo que ya vimos antes tiene buenos efectos económicos.

Por eso es que recientemente ha emergido una forma de pensar que aclara estos conceptos y que señala que en buena parte el progreso no está tanto en la selección de las políticas económicas más eficientes, sino en la promoción de valores y reglas éticas.

Esta es la razón por la que muchas universidades, como el TEC, han iniciado la enseñanza de valores.

Le digo, Dios es muy sabio. Nos dio los Diez Mandamientos para salvar nuestras almas, pero además esos mandamientos nos dan la clave central para vivir mejor en la tierra. Una coincidencia obvia en la que rara vez se piensa.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras