Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dos Planos Muy Diferentes
Eduardo García Gaspar
4 junio 2002
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El regalo no ha funcionado hasta ahora. Recibimos un complejo juguete de regalo, pero en la caja no venían las instrucciones, ni manual alguno.

Nuestra reacción, muy natural, es que el juguete no sirve y eso nos desilusiona. Ese regalo es la flamante democracia en México, un fino mecanismo de precisión que nos llegó sin el instructivo.

Estamos sorprendidos, decepcionados y, quizá, incluso con ganas de regresar a lo que conocíamos antes, el autoritarismo que en la superficie parecería más eficiente.

Vayamos a tratar de explicar esto, si es que usted no tiene nada mejor que hacer. A esto ayudará dividir el problema en dos partes.

Una es la del manual de instrucciones, la otra es la de los responsables de usar la democracia. Me voy a concentrar en este último, el de los jugadores de la fresca democracia, recién nacida en México.

Esa parte, la de los jugadores de la democracia, ahora la vamos a dividir en tres partes… usted sabe, cuando se tiene un gran problema, lo mejor para resolverlo es partirlo en problemitas menores.

Una parte son los políticos, otra parte es la de los medios y la tercera es la de la ciudadanía en general. Empecemos por este último.

La ciudadanía mexicana en promedio presenta una realidad cruel. Nuestro promedio de educación formal es bajo, la educación recibida es de mala calidad y la democracia es algo totalmente desconocido para todos en la vida práctica.

Somos una sociedad infestada de corrupción, en la que el crimen abunda, es decir, nuestro respeto a leyes y moral tiene una baja incidencia. Explicamos, generalmente, los sucesos políticos en términos de lucha por el poder, que es el viejo esquema del sistema anterior.

En conclusión, no podemos contar con contribuciones significativas de este jugador en la aplicación exitosa de la democracia. La ciudadanía mexicana necesita luces en el cambio democrático y esas luces deben venir de personas a las que podemos considerar líderes.

Vayamos con estos personajes.

Empecemos con los políticos, nuestra clase gobernante. Mi sentir es que esa parte del país está formada abrumadamente por personas de muy poca estatura intelectual, lo que incluye a todos los sectores políticos.

Partidos como el PVEM son de risa. La descoordinación en el gabinete presidencial es diáfana. La oposición del PRI muestra, por ejemplo, en Bartlett y Madrazo una estrechez cerebral de antología y con Martí Batres en el PRD la estatura intelectual quizá sea negativa.

Nuestro gobierno es un festín de irresponsabilidad. La causa, me parece, es la miopía mental de sus integrantes. Son personas que rehusan enfrentar problemas reales con soluciones reales y se refugian en lo único que saben hacer, pelear por el poder propio.

Ése es su pequeño mundo, uno de topos enterrados que no salen a la superficie, ni quieren salir.

Sus fuerzas argumentativas son la de la fuerza personal por la que piensan que lo que dicen ellos es la verdad revelada y la de la fuerza o violencia en su reacción ante la negativa de ser obedecidos. En esa puerilidad política no cabe la prioridad de la necesidad nacional, ni la previsión del futuro común, ni el uso de la razón.

Mienten continuamente, engañados ellos mismos y tratando de engatusar a los demás. En los momentos en los que necesitamos líderes visionarios, tenemos a enanos mentales.

Y sigamos ahora con el tercer jugador, los medios de comunicación. Tampoco aquí el saldo es favorable. Con sus obvias excepciones, los autodenominados comunicadores sociales han sucumbido a la superficialidad dominada por la espectacularidad.

En ellos es más importante el reportar conflictos y sucesos llamativos que dar prioridad a los sucesos prioritarios. Las votaciones telefónicas son un ejemplo de esta superficialidad, pues esas encuestas por diseño son totalmente mentirosas al no ser representativas de nada válido.

No es esto, al final, una visión negativa de nuestra realidad. Es que simplemente conociendo los problemas verdaderos es que es posible crear las soluciones de fondo… y ése el primer paso.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras