Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Voto no es Garantía
Eduardo García Gaspar
13 febrero 2002
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Las muy recientes elecciones internas del PRI son causa suficiente para ofrecer una segunda opinión acerca de la democracia y su imposibilidad total para seleccionar a los mejores para ocupar puestos dentro de los partidos o posiciones dentro del gobierno.

El punto es muy sencillo. La democracia, por mucho que digan, no está diseñada para seleccionar a las personas que son las más adecuadas para ocupar puestos públicos o de partido.

El dejar que varios miles o millones de personas voten escogiendo a uno entre varios candidatos no es garantía de que quien obtenga la mayor cantidad de votos sea la persona que mejor se ajuste al puesto para el que fue elegido.

La razón es muy sencilla. No existe una asociación lógica entre la cantidad de votos y una decisión correcta. La decisión correcta es un aspecto cualitativo y los votos son un aspecto cuantitativo.

Quien vota, además, difícilmente tiene un gran conocimiento completo de la situación, ni ha hecho análisis exhaustivos de las ventajas y desventajas de cada candidato. El votante no dispone de conocimientos perfectos para dar un voto totalmente racional.

Más aún, es una imposibilidad absoluta prever el futuro y, por tanto, el desempeño de los candidatos ganadores en situaciones imprevistas. Existen, desde luego, cuestiones en las que las elecciones simplemente no pueden aplicarse.

Por ejemplo, sería absurdo poner a votación ciudadana la conveniencia de aplicar o no la ley de la gravedad universal. Igualmente sería absurdo realizar votaciones para decidir si se expulsa o no de la comunidad a personas que tienen una religión ajena a la mayoritaria.

Aunque la gran mayoría vote favoreciendo, por ejemplo, un gasto gubernamental deficitario, eso no anula los efectos terribles del déficit.

De hecho, es muy obvio, las elecciones democráticas son herramientas muy pobres para la selección de los candidatos correctos o de las ideas correctas.

Ante esta inutilidad de las votaciones, la pregunta natural que surge es la de conocer para qué sirven las elecciones democráticas si ellas no pueden seleccionar a las personas mejores. La respuesta es sencilla. Lo que las votaciones hacen es fragmentar el poder, de manera que una o más personas no puedan mantenerse indefinidamente en él.

Por esto es que las elecciones por voto popular libre son un mecanismo de gran utilidad.

Ellas impiden que las personas se eternicen en el poder y abusen de él. Es un valor extremo el de las elecciones, pues así permiten que existan cambios de poder sin violencia, como parte de la vida diaria.

No, las elecciones no van a llevar a los mejores a los puestos de poder. Seleccionar entre los dos candidatos priístas, como sucedió el domingo, no significa que al menos uno de ellos sea una maravilla.

En la práctica, demasiadas veces sucede que ninguno es bueno. Sí, las elecciones van a impedir que los malos gobernantes permanezcan más de lo debido en el poder.

Más aún, al permitirse la reelección, las votaciones van a convertirse en un incentivo para que el gobernante haga un buen papel, sirviendo a su comunidad, si es que quiere volver a ser elegido.

No es complicado este asunto. La democracia, por tanto, es una herramienta nada más. Defenderla sería igual de absurdo que defender a un instrumento, como a un martillo o a una bicicleta, lo que no tiene mucho sentido.

Enaltecerla más allá de lo que ella hace es necio. Lo que la democracia defiende es a la libertad humana y su capacidad para seleccionar entre opciones.

Reforzando el punto, las elecciones por voto únicamente pueden dar el triunfo entre los candidatos reconocidos y esos candidatos pueden ser todos muy malos. No importa que todos los candidatos sean unos idiotas, las elecciones van a dar un ganador siempre, lo que no puede interpretarse como la victoria del mejor.

Pero la gran ventaja del voto democrático es el poder cambiar de gobierno sin violencia, como parte de la vida diaria, esperada y tranquila… algo que no se puede tener en una dictadura y por lo que la humanidad ha derramado mucha sangre.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras