Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Feudalismo Para Niños
Eduardo García Gaspar
5 agosto 2002
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Con éste doy comienzo a una serie de artículos que intentan describir a diferentes sistemas sociales. Iniciamos con el feudalismo.

Usted vive en una pequeña casa, a un costado del gran castillo de un noble, pero que ahora no está porque anda en la guerra contra el rey. Usted tiene dos vacas y dos gallinas.

Su vida está llena de sobresaltos por causa de las continuas visitas del recolector de impuestos.

Usted vive allí porque el noble le ha prometido defenderlo en contra de los bárbaros que anualmente llegan a saquear, lo que el noble nunca hace ya que siempre está en alguna batalla que persigue defender su derecho a ser el rey de esas tierras.

La esposa del noble sale a pasear con frecuencia, rodeada de una numerosa corte, montados todos a caballo, por lo que al pasar cerca de su casa destruyen buena parte de la cosecha de alimentos.

Un día, el rey de otras tierras visita al noble del gran castillo, por lo que se decretan tres semanas de fiestas y el noble le confisca a usted sus dos gallinas para poder ofrecer a la majestad visitante una opípara cena.

Afortunadamente usted se ha quedado con una docena de huevos y las dos vacas. Tres días después, llega el recolector de impuestos cobrando un impuesto especial para ofrecer la cena de despedida del real visitante, y se lleva todos los huevos.

Está usted de suerte, el noble del gran castillo ha logrado una alianza con el rey de las otras tierras, quienes reunirán sus ejércitos para combatir al rey actual y dar la corona a quien se dice es el verdadero rey, que es desde luego el señor del gran castillo.

Se hacen grandes preparativos y llegan las tropas del rey extranjero a las que se tiene que dar alojamiento, por lo que usted y su familia son sacados de su casa, a la que entran a vivir los soldados.

Usted se va al bosque, con sus dos vacas, hasta que un día usted es visto por uno de los emisarios del noble del gran castillo, quien se queda con una de las vacas para llevársela como comida para los soldados en su viaje al sitio de la gran batalla que al fin restaurará la corona real en manos de quien dice es el que tiene derecho a ella.

Los soldados se van a la batalla y usted puede regresar a su casa, a la que encuentra casi destruida. Con la vaca que le quedó y gran esfuerzo usted se rehace un poco hasta que llegan las noticias de la gran batalla que el gran noble del castillo ha perdido, quedando muerto en el campo de batalla.

La corona real se mantienen en sus manos originales. Usted se siente menos intranquilo, aunque la esposa del noble del castillo, desconsolada ante la muerte de su noble esposo, decide dar más paseos alrededor del gran castillo y pasa por su casa una vez cada dos días destruyendo a su paso la siembra que usted había hecho.

Sin embargo, usted tiene la vaca y con ella puede alimentarse aunque muy ligeramente. Piensa usted que el mundo podía ser peor, que la dama podía salir a diario a pasear, o que podía ella decretar duelo por la muerte de su esposo para lo que se decretaría un impuesto especial.

El tiempo pasa en medio de intranquilidad plena, pues han llegado noticias acerca de la inminente llegada de las tropas del rey a quien el noble del gran castillo quería derrocar.

Un día, por la mañana, en efecto, llegan esas tropas, las del rey victorioso contra el que peleó el noble del gran castillo. Una vez tomado el castillo, sin resistencia, por parte del monarca, éste toma a la esposa del noble y le hace a ella lo que su esposo no pudo hacer por encontrarse fuera en batalla.

Usted se entera de eso, echa la imaginación a volar y se da cuenta de lo que le puede suceder a usted en los próximos días. El rey declara su real ira contra quienes ayudaron a su enemigo, o sea, el noble del gran castillo y jura venganza.

Minutos después usted recibe la visita de una comitiva de soldados quienes confiscan la única vaca que le quedaba y se retiran, no sin antes prender fuego a su casa. Usted se va de allí en busca de otro noble con gran castillo que no se sienta con derecho al trono de esas tierras.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras