Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Hecho al Aventón
Eduardo García Gaspar
19 marzo 2002
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Hay una anécdota que hace tiempo fue famosa. Resulta que en el campeonato mundial de futbol de Chile, Televisa mandó un camión con equipo de transmisión de televisión.

Cuando quisieron meter ese camión dentro de un avión para facilitar su transporte, el camión no cupo. Le faltaban unos pocos centímetros para entrar al avión y nadie subía cómo remediar la situación hasta que a un mexicano se le ocurrió que lo que había que hacer era desinflar los neumáticos del camión para que el vehículo redujera su altura.

Poco importaba echar a perder las llantas si con eso se remediaba el problema. Estas es una de mil historias que los mexicanos usamos para sentirnos superiores porque podemos improvisar, lo que no es común en otras culturas, como la de los EEUU, o Alemania a cuyos habitantes acusamos de ser cuadrados e imposibilitados de enfrentar lo imprevisto de inmediato.

En algo tenemos razón, pero en mucho estamos equivocados.

La improvisación está orientada al corto plazo, a la solución del problema de hoy. La improvisación no se preocupa por el largo plazo. Lo único posible en el largo plazo es la planeación, la que sí es un buen hábito.

El que improvisa por sistema va a la deriva sin dirección alguna, el que planea lleva a una meta a la que quizá llegue. Improvisando hay probabilidad cero de llegar a una meta. Improvisando no se puede fabricar un Mercedes Benz.

En la medida que los mexicanos valoremos más la improvisación que la planeación, en esa medida nuestros proyectos serán pequeños y de escasa importancia. Todo lo demás considerado constante, ¿a quién confiaría usted todos sus ahorros, al que trabaja al allí-se-va o al que planea su trabajo?

Es decir, la improvisación al final revela una visión de corto plazo que es incompatible con el progreso estable. Es mi opinión que los mexicanos somos más improvisadores que planeadores, para lo que hay pruebas suficientes en la realidad, incluyendo nuestro orgullo para crear remedios creativos para los problemas de ahora mismo, porque los problemas de mañana los vamos a atacar mañana de última hora.

Más aún, la improvisación tiene un costo.

Es más caro un producto producido por una empresa en la que la improvisación predomina que el mismo producto en una fábrica en la que la planeación es un hábito.

Un empleado de muy bajo nivel no puede tener ningún tipo de autoridad y siempre tiene que apelar a la autorización de sus superiores en las empresas de la improvisación, donde cada caso es una situación especial.

Pero las empresas de la planeación pueden tener reglas que den autoridad a los más bajos niveles, lo que hace a la organización más barata y más ágil, pues los casos han sido previstos y planeados. La improvisación es una buena habilidad, pero es un pésimo hábito.

Y, sin embargo, somos un pueblo de improvisadores, de personas preocupadas por el corto plazo que navegamos y vamos a la deriva, solucionando cada día los problemas que se nos presentan sin que aprendamos de las lecciones del pasado. ¿Por qué?

No tengo una respuesta absoluta, pero creo que en mucho la improvisación se ha hecho costumbre por varias razones. Una es la falta de educación formal. Somos un país de muy escasa educación formal y de índices bajos de lectura.

Lo que esto ocasiona es eso que nos puede contestar el mecánico de carros al que le llevamos a reparar un auto de inyección de combustible regulada por computadora cuando su nivel de estudios no llega a la secundaria.

Ese técnico se ve forzado a improvisar. Otra razón es la visión de corto plazo de nuestros gobernantes que hacen todo al aventón y sin medir las consecuencias de sus decisiones.

Bajo ese medio ambiente de caprichos autoritarios la improvisación de vuelve una cualidad de sobrevivencia. Póngase en México el sistema económico no importa cuál sea y va a fallar, no por razones del sistema, sino por razones culturales. Una de ellas es ésa, la improvisación.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras