Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Imaginación Loca Loca
Eduardo García Gaspar
13 diciembre 2002
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La vida misma nos ofrece a diario situaciones de humor involuntario que, sin embargo, pasan como parte de la vida sin que les hagamos mucho caso.

Tomemos, por un simple placer enfermo, el caso un poco pasado de actualidad de Miss Universo que tenía planeado realizarse en Nigeria. Y que terminó en grandes tumultos con muertos provocado por una columna en un periódico que afirmaba que Mahoma estaría gustoso entre las bellezas del certamen.

Lo que salta a la vista es la profundidad intelectual que tiene un evento de ese tipo, tan digno de realización como la entrega del Premio Nobel.

Todo un evento que tiene consecuencias profundas en la historia de la humanidad al mostrar los encantos, no todos naturales, de quienes allí representan a sus países. Vaya, que es un suceso importante y digno de las más altas consideraciones mundiales, que rivaliza con el mayor de los sucesos políticos.

Ante tal evento, sus manejadores deciden seleccionar de entre todo los países y ciudades posibles a uno que se ha distinguido por apoyar este tipo de eventos y que lo considera una de sus prioridades nacionales, muy congruente con sus valores y creencias.

Resulta así una sabia decisión llevar a las mejores curvas cutáneas del mundo a un sitio en el que ellas tienen una amplia posibilidad de ser consideradas una atracción enorme.

Y, por si fuera poco, una periodista decide escribir eso de que Mahoma se sentiría muy a gusto entre las damas que mostrarán sus talentos corpóreos, lo que causa lo obvio, una serie de protestas de gran volumen que causan muertes y heridos.

La mayor de las imaginaciones de un novelista de tercera no podría haber creado un argumento de tan enorme interés. Le digo, los humanos tenemos la gracias de crear situaciones de humor involuntario que nos pasan desapercibidas dada su alta frecuencia.

Sin embargo, todo eso no deja de tener un lado en extremo serio y éste sí, de consecuencias mundiales muy lejos de ser gratas.

Parece que poca duda queda respecto al secuestro del Islam por parte de fanáticos fundamentalistas. Compare usted, por ejemplo, lo sucedido aquí en México por causa de la película del padre Amaro y vea lo que aconteció en Nigeria por motivos del concurso y los comentarios de una periodista.

Por mojigata que haya podido calificarse la reacción de muchos mexicanos, no hay comparación con los motines de Nigeria.

Lo poco que conozco del Islam me dice que no es esencialmente una religión fundamentalista, pero que, como muchas otras, puede serlo en manos de personas que simplemente no tienen un entendimiento de lo que realmente es una religión.

Y pienso que ninguna serie de creencias que no tenga como punto de partida la idea del amor puede ser considerada una religión. ¿Qué puede hacer del odio y la destrucción sus valores principales? No veo cómo puede justificarse una acción que al mismo tiempo apele al aborrecimiento y a un mandato Divino.

Los cristianos, debemos reconocerlo, pasamos por etapas como ésa, de intolerancia religiosa mezclada con poder político. La Inquisición es el ejemplo más conocido, pero no el de mayores consecuencias, pues las quemas de brujas produjeron más muertes.

Supongo que estos tiempos sean una buena oportunidad para celebrar dos de las más grandes ideas que nos ha dado nuestra civilización.

Una es la separación entre poderes, que aleja al poder político del poder religioso. Nada tienen que hacer los ministros de un poder en el otro, lo que es violado en ocasiones, pero que formalmente es respetado y valorado. No nos gusta tener sacerdotes metidos en política ni políticos metidos en religión.

Es una gran idea cuyas consecuencias no valoramos lo suficiente y que desafortunadamente algunos sacerdotes se empeñan en violar.

La otra es una idea aún mayor, la de la tolerancia y respeto hacia los demás, incluso cuando sus valores son diferentes a los nuestros. A nuestro alrededor tenemos ateos y personas de muchas religiones con quienes convivimos sin que nos lastimemos unos a otros.

Cada quién vive su vida, con la que no necesariamente estamos de acuerdo, pero no por eso los atacamos y confrontamos. Esto es un gran paso de la humanidad y lo sucedido en Nigeria nos debe hacer que lo valoremos sin tomarlo como una cuestión dada.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras