Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Dulzura Mexicana
Eduardo García Gaspar
15 abril 2002
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Si bien regionalmente varía en México, la suavidad de nuestro lenguaje es excesiva. Los mexicanos somos en extremo tersos y delicados a la hora de hablar.

Cuando entramos a una tiene, por ejemplo, decimos “quería comprar una camisa”, usando un verbo condicional que alisa y hace más amable una petición.

Esta costumbre en el uso del lenguaje provoca posibilidades de malos entendidos, pues los significados se ocultan. Por eso, el norte de México que sufre menos este síndrome, tiene fama de temer personas más directas y francas, en oposición al centro y sur, donde esta costumbre tiene extremos enfermizos.

Cuando alguien en una reunión dice “me permites, creo que tengo una percepción un poco diferente a la tuya”, en realidad puede estar diciendo “mira, lo que tú estás diciendo es ridículo y lo que yo creo es la verdad”.

Si usted oye algo como “creo que es mejor que no te molestes llamándome, mejor yo te llamo cuando tenga todo listo”, la otra persona, si es experta, debe interpretarlo como “no me molestes con tu llamada, yo te llamaré cuando yo quiera”.

Igualmente, si alguien nos dice que “en principio nos vemos el próximo martes a las diez de la mañana”, lo que eso significa es que no existe razón alguna para dar por segura esa cita, todo ha quedado en el aire.

Es lo mismo que tiene la frase “vamos a hablarnos mañana para coordinar las agendas, por favor háblame”, cuyo significado probable es “me da pereza hacer una cita hoy contigo, lo que considero una prioridad de segunda y quizá no te hable”.

Casi siempre preferimos la comunicación oral para expresarnos, quizá porque ella es más informal y requiere menos esfuerzo que la comunicación escrita.

Cuando se oye la frase “es bueno eso que dices, por favor ponlo por escrito en un reporte para considerarlo seriamente”, muchas veces sólo se quiere decir “lo que estás diciendo es vago y malo, vas a tardar en ponerlo por escrito tres semanas y con eso me deshago del pendiente tuyo”.

Luego está ese famoso “tienes un punto válido”, que puede significar “¡vaya, has coincidido con mi punto de vista”, o bien “yo no había pensado en eso y tiene razón el tipo éste”.

Parecida es la frase “lo que dices es correcto, pero hay que considerar que el caso es diferente”, lo que en realidad quiere decir que lo dicho es una reverenda tontería ajena al caso que se trata.

Hay veces que se dice, después de largas horas de discusión y no llegar a nada, “creo que es una cuestión de semántica”, con lo que se desea dar a entender que toda la discusión ha sido una pérdida de tiempo, que ella ha sido de un barroco extremo, que nadie escuchó lo que el otro decía.

Existe también la célebre frase de “me gustó mucho la idea tuya, pero hay que esperar a que llegue el momento adecuado”, lo que significa que ya que uno no es el autor de la idea, eso produce envidia y hay que hacerla de lado.

La presentación de un documento diciendo “por favor, vean esto sólo como un borrador” es una excusa que significa en realidad que uno no ha tenido la dedicación para hacer un buen trabajo y que lo que está en el documento es una porquería que no merece las críticas que se le van a hacer.

La frase de “por favor, coordínate con fulanito” quiere decir que el tipo es bastante idiota y que más vale que no se le deje solo haciendo cosas que van a ser grandes idioteces.

También, la frase “creo sinceramente en mi vocación de servicio y que durante mi administración no se cometieron irregularidades de ningún tipo” lleva el verdadero significado de “hice lo que todos antes que yo y que tire la primera piedra el que se crea inocente”.

También en política la frase “el gobierno debe retomar el redireccionamiento social de una función responsable del bienestar ciudadano” en realidad quiere decir que el gobierno debe seguir ofreciendo trabajos a más gente de la necesaria aunque ella no sirva para nada.

En los negocios, la moda es tener una misión como “nuestra misión es dar la máxima satisfacción posible a los consumidores ofreciendo productos de alta calidad al más bajo precio”, lo que no significa más que “la cosa es tener una misión para llenar un espacio en los folletos con la más obvia idea que se ocurrió trabajando en un comité, aunque seguiremos trabajando igual que antes”.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras