Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Gran Solución
Eduardo García Gaspar
14 octubre 2002
Sección: EDUCACION, PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Siempre, en todas partes, la respuesta es la misma. La solución es la educación.

Me refiero a la educación como la solución del problema grave de pobreza que padecemos. Ésa es la respuesta políticamente correcta, que nadie pone en duda y que es aceptada con tan sólo ser mencionada.

Eso mismo pasó en una de mis clases.

Cuando se habló del problema de la pobreza en México y cómo solucionarla, uno de los alumnos, desde luego, dijo que la solución era la educación. La situación es lo bastante tentadora como para hacerla de lado.

Le invito a revisar conmigo por qué es posible que la educación no sea en realidad la solución del problema de pobreza. Para hacerlo, voy a recurrir a ejemplos extremos, ésos que son imposibles en la práctica pero que son claros para demostrar las razones del punto a demostrar.

Primero, un ejemplo que he usado varias veces. Un país depende básicamente de su agricultura, no tiene universidades y es pobre.

El gobierno cree que la solución a su pobreza es la educación y funda su universidad nacional. No ofrece la carrera obvia de ingeniero agrícola, sino la de filosofía medieval. Al cabo de los años, el país tiene a muchos expertos en filosofía medieval, pero no tiene ingenieros agrónomos.

¿Sigue igual ese país? No, de seguro empeora por tener a centenares de graduados desempleados con conocimientos que no tienen aplicación en el país.

Entonces hasta aquí podemos llegar a una conclusión, la educación así sola no es la solución, sino la educación de cierto tipo, la más dirigida a tener una aplicación real para la creación de riqueza.

Segundo, un ejemplo igualmente extremo. Un país pobre que también depende esencialmente de su agricultura y funda una universidad con una facultad de agricultura.

Hay muchos alumnos en esa carrera pero lo que se enseña allí es el cultivo de plantas cactáceas, lo que es de escasa aplicación en un clima tan tropical como el que tiene ese país. Este es un ejemplo de educación incorrecta en la rama correcta.

Esto sucede muy a menudo, por ejemplo, en las áreas de economía y otras ciencias sociales, donde el contenido de la enseñanza es más ideológico que práctico. Los alumnos salen con su título, pero con las ideas equivocadas. Van a plantar plantas desérticas en medio de la selva.

Tercero, otro ejemplo en el mismo país.

El gobierno sabe que la educación tiene posibilidades de remediar la situación de pobreza y crea una universidad agrícola. Todo parece que va bien, excepto por una cosa. La calidad de la educación es mala y los alumnos salen sin estándares altos en conocimientos. Todos con título, pero nadie sabe bien lo que estudió.

Esos tres ejemplos, creo, pueden usarse para demostrar que la educación en sí misma no es la salvación de un país pobre.

Para que la educación sirva, ella debe estar dirigida a ramas de aplicación práctica, con conocimiento aplicables y ser de calidad. Por lo tanto, el decir que el presupuesto de educación en un país ha sido elevado en treinta o cuarenta por ciento no es nada más que un ejercicio de relaciones públicas de su gobierno.

Aquí es cuando me llueven las críticas y me acusan de ser un inconsiderado que desprecia a la filosofía, al arte y a todo lo que no sea un conocimiento de ingeniería.

La verdad es que en apariencia tienen razón los que de eso me acusen. No es un desprecio a materias como sociología o letras, que son conocimientos en general positivos.

Mi punto es que hay que poner las cosas en su orden correcto. Para filosofar, escribir, pintar y demás es necesario tener un medio ambiente con cierto nivel de riqueza.

Es más sencillo crear un museo en Nueva York con grandes obras modernas que hacer lo mismo en Teocaltiche, Jalisco. La razón es que en Nueva York hay más riqueza en ese poblado.

Una vez creado cierto nivel de riqueza, el resto de las actividades humanas se da por añadidura. No es realista creer que la educación sea la solución de la pobreza si quienes están educados tienen una especialidad en literatura española, han leído a El Quijote en su traducción al inglés y se les enseñó que su autor es Lope de Vega.

Sí, es un caso extremo, pero ejemplifica lo con claridad lo que quiero decir.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



2 Comentarios en “La Gran Solución”
  1. Vanessa Dijo:

    la verdad tienes mucha razon y tu opinion me ayudo mucho ya que tenia que hacer todo un proyecto sobre la pobreza extrema gracias

  2. Lupita Dijo:

    Me fascinó tu comentario, y me sirivio de apoyo a un proyecto que estoy realizando, lo felicito espero siga escribiendo





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras