Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Los Huevos y la Canasta
Eduardo García Gaspar
12 septiembre 2002
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Cuando usted hace inversiones, uno de los principios básicos es el de diversificar los riesgos.

Como dicen en el rancho, no hay que poner todos los huevos en la misma canasta… no sea que se nos caiga y nos quedamos con nada en las manos.

Es una cuestión de mero sentido común. El problema es, desde luego, que no seguimos los dictados de ese sentido común y queremos hacer cosas que parecen mejores, pero que son peores.

Una de esas cosas la ha hecho la serie de gobiernos que nos ha dado el PRI, especialmente desde el sexenio de Lázaro Cárdenas y su expropiación petrolera…. un gran golpe de relaciones públicas que aún dura y una pésima decisión política y económica.

Y, desde esos tiempos, hace más de medio siglo, el mensaje ha penetrado en nuestras mentes convenciéndonos de las bondades de una decisión que no es buena.

A fuerza de ser repetida desde nuestra infancia, de mil maneras diferentes y por mil diversos medios, nuestra mente se ha acostumbrado a creer que es cierto lo que es falso. La expropiación del petróleo para ser colocado en manos exclusivas del gobierno fue una mala decisión de graves consecuencias.

De entrada, esa decisión creó un monopolio abierto que sólo puede ser justificado con propaganda demagógica, pero que sigue siendo monopolio con todas sus desventajas, le hagan la publicidad que le hagan.

Una de las peores consecuencias de PEMEX es ésa, la mencionada al principio.

En ese monopolio estatal se han concentrado todos los huevos del petróleo mexicano. Nuestro petróleo está por tanto siendo manejado con altos riesgos, mayores a lo que tendríamos si hubiese varias empresas petroleras.

Voy a poner un ejemplo muy claro de esos riesgos. Se argumenta que la propiedad estatal del petróleo nos da soberanía. La verdad es exactamente la contraria, esa propiedad estatal nos quita soberanía y la traslada a los líderes del sindicato petrolero.

Son ellos los que tienen el poder real, los que pueden poner al país de cabeza, como la realidad lo está probando hoy.

Todo por colocar los huevos del petróleo en la misma canasta. Si hubiera varias empresas petroleras no existiría el problema que estamos viviendo. Con la generación de electricidad sucede lo mismo exactamente.

Argumentan que la propiedad estatal de la generación de electricidad le da soberanía al país, pero la verdad es otra.

La soberanía es menor pues el poder se traslada al sindicato de esos trabajadores. En otras palabras, estaríamos en una posición de mayor soberanía si la propiedad de varias empresas generadoras de energía estuviera en manos extranjeras.

Los monopolios son monopolios, con todas sus desventajas y a pesar de toda la publicidad que se les pueda hacer. La concentración de poder que los monopolios crean es inmensa, gigantesca en sectores en los que no hay sustitutos fáciles, como la gasolina, el diesel, la electricidad.

En un principio, el gobierno puede pensar que es él quien tiene el poder sobre el monopolio, pero se engaña, pues ese poder pasa directamente a quienes manejan la empresa… y no dude usted que lo van a aprovechar para su beneficio personal.

Visto a más de medio siglo de distancia, la expropiación petrolera puede verse como uno de los más gigantescos errores de la política mexicana de todos los tiempos.

Ha lastimado nuestra soberanía de tal manera que un gobierno elegido democráticamente no puede actuar por tener la amenaza del sindicato petrolero para paralizar el país.

El sentido común casi nunca falla. Si nos aconseja diversificar nuestros riesgos y no lo hacemos, tarde o temprano nos cobrará la factura. Igual que los principios económicos, usted puede violar la ley de la oferta y la demanda, pero eso va a tener un costo ahora o después.

El enorme error de la expropiación lleva ya tiempo cobrando sus facturas, con gasolinas malas, caras y un sindicato que tiene a los mexicanos agarrados de eso que no se debe poner en una sola canasta.

Y, al final, no me deja de maravillar la realidad de que a pesar de todo lo que está sucediendo, la mayoría de los mexicanos no aceptarían la inversión privada y extranjera en la industria petrolera.

La propaganda, sin duda, ha cegado a la razón… pero la realidad existe aunque no la veamos.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras