Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Monopolios Mentales
Eduardo García Gaspar
25 noviembre 2002
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Demasiadas veces explicamos las cosas con un sentido de escaso valor que damos por verdad revelada, aún cuando se nos presenta evidencia que nos demuestra estar equivocados.

Uno de los terrenos en los que eso se nos presenta es el económico, donde creemos que por tener dinero en la bolsa podemos razonar correctamente sobre Economía.

Pongo un ejemplo de esto.

A raíz de la entrada de pollo sin aranceles a México desde los EEUU, a precios significativamente más bajos, una de las personas que comentaba eso afirmó que el plan de los americanos era el de adueñarse del mercado de pollo en México para luego establecer un monopolio y elevar los precios.

Dio eso como un hecho absoluto. No le hice mucho caso, pero investigué sobre el asunto. Encontré lo siguiente.

Algo similar sucedió con los televisores en los EEUU, ya que los aparatos japoneses desplazaron a los americanos casi completamente. Las plantas americanas cerraron y los EU tuvieron televisores extranjeros principalmente.

¿Subieron los precios de esos aparatos? No, de hecho bajaron de precio por la competencia entre diversas marcas y esa nación gozó de televisores más baratos que los nacionales.

Esto sugiere que la teoría de complot de esa persona tiene una base muy endeble.

Pero hay más. En un razonamiento económico bastante lógico, es posible que el pollo extranjero desplace a varios productores de pollo nacional. Ellos serán los productores menos eficientes y que vendan a los precios más elevados. Sin duda sufrirán algunas empresas.

Pero el otro lado de la moneda es muy positivo, pues varios millones de mexicanos se beneficiarán con pollo más accesible y ésa es una forma de mitigar la pobreza elevando la calidad de la comida de muchas personas.

No está nada mal el resultado neto: alimento más barato. Pero vayamos varios pasos más allá en el tiempo y supongamos que todo el pollo que se consuma en México será americano. ¿Es eso un monopolio?

No, definitivamente no, pues existen varios productores americanos de pollo que estarán compitiendo entre sí para vender más, igual que los fabricantes de televisores. El resultado puede muy bien ser una reducción adicional del precio del pollo.

Pero vamos a suponer que todos los fabricantes americanos de pollo que venden a México se ponen de acuerdo para elevar el precio. ¿Lo podrán hacer?

Lo pueden intentar llegando a un acuerdo mutuo, pero que en la práctica tendrá muy pocas probabilidades de hacerse realidad pues está en contra de los intereses individuales de cada fabricante. Si llega a acordarse algo así, lo más probable es que no sea respetado por quienes lo acordaron.

La experiencia con ese tipo de acuerdos es ésa precisamente, la de no respetarse. Pero vamos a suponer que se respeta el acuerdo y el pollo en México sube estrepitosamente. ¿Qué sucederá entonces? Varias cosas.

Por principio de cuentas descenderá la cantidad demandada de pollo debido a su incremento de precio, eso es inevitable y el supuesto monopolio venderá menos. Las personas cambiarán sus compras adquiriendo otros alimentos, es decir, el pollo será sustituido por otros alimentos, los que usted quiera.

Pero hay más cosas que van a suceder si ese acuerdo monopólico llegara a establecerse.

Otras empresas viendo que el precio del pollo sube, sentirán una oportunidad, la de establecer otras empresas productoras de pollo que al entrar en competencia harán que el supuesto monopolio no pueda poner los precios altos que desea.

Más aún, se presenta la oportunidad de importar pollo de otras partes, por ejemplo, de Inglaterra, lo que de nuevo generará competencia, elevando la oferta y por ende reduciendo los precios.

La única manera de que ese monopolio tenga éxito es la de convencer al gobierno mexicano de dar exclusividad de pollo a esas firmas.

En otras palabras, el monopolio podrá existir sólo con la ayuda del gobierno, igual que PEMEX. Le digo, demasiadas veces algunas personas dejan volar su imaginación con fantasías que no tienen ningún fundamento, pero que creen ciertas a pesar de que se les muestre toda la evidencia en contra.

El problema no es ése, sino el que existan políticos que padezcan esas mismas fantasías y tomen decisiones creyendo que tienen otro monopolio, el de la verdad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras