Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Motivar Para Qué
Eduardo García Gaspar
19 junio 2002
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Desde hace tiempo, gozan de cierta moda las pláticas y conferencias de quienes han sido llamados motivadores. Las conferencias consisten en una serie de apelaciones al poder personal, en las que la audiencia participa de manera activa.

La teoría es que esa motivación es positiva, que eleva la moral y la confianza en uno mismo.

Igualmente, los libros que temas similares llevan buenos años de ser posiblemente el mayor segmento de obras vendidas. También, son textos que de mil maneras diferentes intentan elevar la moral propia creando sentimientos positivos.

Me contaba hace tiempo un librero amigo que esos libros son responsables de la mayoría de sus ventas; se venden de verdad bien y algunos de ellos suelen ponerse de moda. No está mal lo anterior.

Al fin, uno de los requisitos de las personas exitosas es el de tener confianza en sí mismas, el de tener actitudes positivas, el de reaccionar con visión ante los sucesos.

Pero eso no basta, el éxito, los logros se obtienen con cosas adicionales a las que produce una persona extraordinariamente motivada.

Éste es el tema de esta segunda opinión: tener personas muy bien motivadas, y nada más, de hecho puede producir efectos contrarios a los buscados. Puede usted tener una persona muy positiva, con gran drive, como le dicen en algunas empresas, que eso sólo no basta.

En fin, tome usted a la persona más motivada del mundo y asígnele una misión, por ejemplo, la de volar un avión en un trayecto corto, digamos de Culiacán a Mazatlán. ¿Lo va a poder hacer?

Desde luego que no, a menos que esa persona sea piloto y tenga buenos conocimientos de aviación.

Este ejemplo es extremo y muestra mi idea. La motivación no basta. Tener grandes deseos de hacer algo no es suficiente.

Usted puede sentirse con grandes ganas de escalar el Everest, acudir a una de esas pláticas en las que todos acaban gritando “yo sí puedo”, viajar al Himalaya y no subir más de quinientos metros por mucha motivación que usted posea.

Hay un ingrediente extra que falta. Ese componente que no está en la motivación se llama conocimiento, preparación, experiencia o como usted quiera llamar al hecho de saber de eso para lo que uno está motivado.

Si ni usted ni yo sabemos de ingeniería civil lo que construyamos va a ser necesariamente inferior a lo que harían profesionales que sí saben, aunque nosotros estemos más motivados que ellos. No es que esa motivación sobre, lo que digo es que no es suficiente.

Desde luego, entre dos personas iguales, se preferirá a la que se perciba con actitudes más positivas. Pero si usted tiene que seleccionar entre dos personas para reparar su carro, dudo que prefiera a un abogado fiscalista muy motivado sobre un ingeniero automotriz menos motivado.

Es una cuestión de sentido común. Más aún, lo que digo es que el buen conocimiento del área propia de conocimiento es una gran motivación.

Cuanto más conozco de mi campo, más confianza me tengo y cuanto más confianza me tengo, más capaz de siento de hacer bien las cosas.

El conocimiento es cimiento de la motivación, de seguro el cimiento más sólido. Por más motivado que salga yo de una conferencia de un motivador, dudo que yo pueda hacer una de las cosas que siempre he querido hacer, tocar el clarinete.

Para hacerlo, tendré sin remedio que estudiar y estudiar y estudiar, es decir, obtener conocimientos y practicar.

Por eso le digo que es incluso peligroso eso que hacen los motivadores, lo de hacer creer a las personas que ellas pueden creando la impresión de que sólo eso basta. No, se necesita saber.

Y si uno intenta hacer sin saber, esa motivación puede de hecho producir efectos contrarios. Hacer que las personas se desmoralicen y caiga su confianza en ellas mismas.

Todo por creer que la motivación es lo único lo que se necesita y desdeñar la parte del saber y conocer. Por eso me llama la atención esa frase tan usada, de “me tuve fe”.

Es bueno tenerse fe, pero es insuficiente. La fe acompañada de conocimientos es lo que funciona. La motivación sola no.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras