Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Mucha Industria, Poca Empresa
Eduardo García Gaspar
30 diciembre 2002
Sección: NEGOCIOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Hace unas cuantas semanas, en el editorial de BIZNEWS, se trató el tema del turismo en el norte de México. El corazón del comentario hecho fue la pérdida de la oportunidad del turismo en esta parte del país.

Sí, el norte de México tiene una participación desproporcionalmente mayor en la actividad económica general, pero no es así en el sector del turismo.

En otras palabras, el norte ha desperdiciado la oportunidad de un mercado enorme, calculado en varios millones de americanos que podrían estar cruzando la frontera si de este lado existieran facilidades turísticas atractivas.

Veamos esto, si le parece, desde el punto de vista de planeación empresarial.

Visto de manera sencilla, la gran parte de la actividad económica del norte es industrial y dentro de lo industrial las maquiladoras juegan un papel importante. Ésa ha sido la realidad por años, tantos que se ha vuelto costumbre y se ha tomado como una situación fija.

Si se es un buen planeador, la primera lección siempre es que las realidades no son fijas, ni eternas y que el futuro es imposible de predecir. La pregunta obligada de los agentes económicos, particulares y públicos, debió haber sido desde hace mucho tiempo la de qué podemos hacer cuando cambie la realidad en la que vivimos.

¿Qué sucederá cuando las maquiladoras cierren? No es ser pesimista, sino precavido. ¿Qué otra oportunidad de desarrollo existe en la zona norte además de las maquiladoras y la industria?

Esas preguntas se las hicieron no las autoridades, ni los empresarios formales, sino otras personas, los propietarios de los negocios cuestionables que existen de este lado.

Me refiero a las cantinas de mala muerte, a los prostíbulos de espectáculos innombrables, a las tiendas que venden cerveza a turistas menores de edad. Hacen mal, pero no se les puede negar una visión de negocio mayor a la de las mentes que creyeron que el norte era sólo industria y maquila.

Quizá el asunto puede resumirse en ver al norte del país como rico en industria y actividad económica general, pero pobre en visión alternativa de negocios y pobre en planeación.

¿Se ha estancado la acción empresarial en el norte? Siento que no, pero tendría dificultad explicando las razones por las que el único centro turístico de importancia en esta parte del país es el de Baja California y nada existe en Tamaulipas.

El corazón de la actividad empresarial está en la búsqueda de oportunidades y encontrarlas donde nadie las ha visto aún. Quizá la vocación industrial del norte de México nos ha puesto una venda en los ojos, impidiéndonos ver situaciones de otro tipo.

Y también al norte de México le ha sucedido que la descoordinación de acciones con las autoridades ha puesto obstáculos al desarrollo de lugares turísticos, los que no pueden crearse sin que ambas partes cooperen. La lección es obvia, ser empresario no es sinónimo de ser industrial.

Se puede ser empresario en muchas otras actividades y para el norte, en el turismo, hay oportunidades de negocio como pocas veces se nos han presentado.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras