Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
No Son lo Mismo
Eduardo García Gaspar
29 julio 2002
Sección: NEGOCIOS, Sección: Asuntos, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en: ,


La confusión es total y las confusiones son dañinas. No es lo mismo ser un administrador de un negocio, que un empresario.

Le voy a poner un problema que usted tiene que solucionar para saber si usted es un empresario o un administrador.

Una noche, oscura, va usted por una carretera desierta. La ciudad más cercana está a ochenta kilómetros.

En la carretera encuentra usted un carro descompuesto y tres personas que se encuentran varadas. Esas tres personas son las siguientes.

• Una anciana que necesita llegar de urgencia al hospital de la ciudad para ser atendida.

• Un viejo amigo de usted, al que hace años no ve y quien fue el responsable de salvarle a usted la vida cuando en el incendio de su casa él lo rescato a usted de entre las llamas; este viejo amigo tiene urgencia de llegar a la ciudad para mantener su empleo.

• La otra persona es una dama (o un caballero si es que el lector es mujer); esta dama es la mujer de su vida y usted lo sabe; además, si usted no la lleva a la ciudad, ella de seguro no querré verlo a usted el resto de su vida, pues también tiene urgencia de llegar a la ciudad.

En fin, usted detiene el coche, que es un deportivo de solo dos asientos y averigua todo lo anterior. Eso significa que usted tiene frente a sí un dilema a resolver.

Usted debe decidir a cuál de esas tres personas debe llevar en su carro. Esa es la decisión que usted debe tomar.

Y dependiendo de lo que usted conteste se aclarará muy bien si usted es un empresario o un administrador de negocios… entendiendo que ninguna de esas posiciones es superior a la otra, simplemente son diferentes. Ambas se necesitan y son claves para un buen funcionamiento de las empresas.

Ahora deje de leer, tome una hoja y dé su respuesta, explicando las razones de su decisión…

Ahora sí, siga leyendo para dar la clave de sus respuestas.

Recuerde, se trata de tomar una decisión y de explicar el por qué se ha tomado.

Primero, usted es un administrador si lo que hizo es lo siguiente: seleccionar a cualquiera de esas tres personas para llevarla a la ciudad de manera que ella atendiera la urgencia que la movía a llegar pronto.

Quizá si usted decide llevar a la anciana, lo mueven intereses caritativos por encima de otros.

Tal vez si decidió llevar a su viejo amigo, en usted predominan los valores de agradecimiento por encima de los otros.

Y si seleccionó a la dama de su vida, es posible que lo muevan intereses más egoístas.

Segundo, si usted es un empresario, esa situación sería vista como una oportunidad de hacer algo diferente. Por ejemplo, darle las llaves de su carro a su amigo para que él llevara a la anciana al hospital, quedándose usted a hacerle compañía a la bella e inteligente dama.

La respuesta de administrador es un análisis racional para la selección de una entre varias opciones.

La respuesta del empresario radica en ver las cosas desde otro ángulo, en tener una visión que se sale fuera de lo común.

Ambos son necesarios, el administrador y el empresario, pero son muy diferentes.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras