Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Socialismo Para Niños
Eduardo García Gaspar
13 agosto 2002
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


Como parte de la serie de artículos que ilustran a los diferentes sistemas sociales, ahora trato al socialismo.

Usted tiene dos vacas y dos gallinas, y vive razonablemente bien. Sube al poder un gobierno que desea hacer el bien a la sociedad y llevar el bienestar a todos los confines de su país.

Con ese objetivo en mente, el gobierno crea diversos organismos gubernamentales, como la Comisión para el Estudio de las Oportunidades Sociales y el Ministerio del Progreso Integral. El número de burócratas se duplica, todos con la tarea de planear el bienestar social.

El presidente del gobierno decreta la realización del Gran Consenso Nacional de Planeación en el que serán reunidos e integrados todos los planes de producción nacional, desde los productores más pequeños hasta los mayores.

Usted recibe diversas notificaciones de la autoridad solicitando datos sobre sus vacas y gallinas, una de ellas, la más breve es un formulario de treinta páginas que solicita proyecciones de producción de leche y huevos durante los siguientes cinco años.

La oficina recolectora de la información nacional integra en sus archivos los datos de todos los productores de todos los productos.

Mientras esa tarea se realiza, el gobierno le solicita a usted se abstenga de realizar mejoras en su producción de leche y huevos, hasta que el plan nacional se encuentre listo y la producción de todo el país pueda ser planeada de manera efectiva.

El tiempo transcurre sin que la información puede ser resumida en un solo documento que será dado al presidente y sus ministros.

Y usted no puede siquiera comprar medicinas para sus animales porque su producción depende del plan nacional y éste aún no está listo. Una de sus gallinas muere y la otra pone menos huevos que antes porque la producción de alimento para gallinas aún no ha sido coordinada con el plan nacional.

Meses después, el gobierno anuncia que ya se encuentra listo el documento que resume todos los datos de los productores nacionales y que ahora inicia la etapa de análisis.

En ese tiempo, usted ha tenido que llenar más de cien formularios y que viajar a la capital del país para tramitar permisos urgentes de cambios en su producción de leche. Durante uno de sus viajes, una de sus vacas enferma y produce menos leche.

Al fin el gobierno emite el gran plan de producción nacional en el que se establecen con detalle los niveles de producción de los productos más importantes del país y hace proyecciones de producción que indican que el país resolverá su problema de miseria en ocho años y cinco meses.

Se pide a todos los productores del país esperen a recibir las instrucciones específicas de acuerdo al plan nacional para que ellos procedan a sus labores en concordancia con el mencionado plan.

Tres meses después usted recibe un sobre voluminoso, con un libro de novecientas páginas que contiene las guías nacionales de producción de leche y huevos.

En ese libro se establece que el volumen de la leche será reportado en mililitros de producción, ya que así se dará la impresión de mayores volúmenes, pero que el rendimiento de las vacas será evaluado en el gobierno en kilos de leche producida.

Por su parte, los huevos serán medidos en metros lineales de producción.

Toda violación al plan nacional será severamente castigado y el gobierno duplica de nuevo el número de burócratas para tener un inspector de planta en cada sitio de producción. Para evitar multas, usted decide leer el manual y estudiarlo en serio.

Para hacer lo que el libro indica, usted tiene que comprar máquinas para pesar la leche y medir los huevos, lo que encarece sus costos de producción, pero no puede subir los precios porque el gobierno indica que cada kilo de leche debe ser vendido a no más de una quinta parte del salario diario promedio nacional y que el gobierno modifica a diario.

Leyendo el manual, usted descuida sus vacas y una de ella muere. La otra deja de dar leche.

Dos años después el gobierno anuncia que no se ha podido lograr la meta de producción de leche y de huevos. Usted mata a la única vaca que queda para poder comer. El gobierno convoca a un nuevo plan de producción nacional.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras