Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sucede lo Lógico
Eduardo García Gaspar
25 octubre 2002
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


La vida tiene menos sorpresas de las que creemos. En ella sucede lo natural y obvio. Y si algo nos sorprende es muy probable que hayamos sido nosotros los que hicimos algo cuyas consecuencias no medimos.

Un ejemplo, muy clásico, cuando se decreta la congelación de rentas quien lo hace espera ayudar a los arrendatarios con rentas más bajas.

La “sorpresa” es que se acaba por lastimarlos con edificios de escasa calidad y por dejar de crear unidades para rentar, lo que daña a la sociedad entera.

Queriendo ayudar se termina por perjudicar. Parecería una sorpresa, pero no lo es. Hay muchos libros ampliamente disponibles que explican esa consecuencia.

El ejemplo de PEMEX es un caso igual: fueron tomadas decisiones que debían tener un resultado determinado, positivo, pero al cabo del tiempo se tienen otros resultados reales, distintos y negativos. Las cosas salieron mal, pero no es sorpresa, sino algo lógico que podía haberse previsto sin gran ciencia.

El presidente Cárdenas tomó la decisión de formar una sola gran empresa petrolera propiedad del gobierno.

Las tres hipótesis de esa acción eran:

(1) la de que lo que es del gobierno es de los mexicanos,

(2) el gobierno puede administrar muy bien esa empresas única de petróleo y

(3) este nuevo monopolio no tendrá las consecuencias negativas del resto de los monopolios.

Ignoro si Cárdenas examinó esas hipótesis. Lo que sí sé, es que ellas se dieron por aceptadas al menos implícitamente.

La idea de que lo que es del gobierno es de los mexicanos es una fantasía ajena al sentido común, pero esa hipótesis se convirtió en doctrina escolar y dogmática durante decenas de años.

Es falsa, lo que es demostrable en la realidad con un solo hecho: PEMEX no presenta resultados financieros trimestrales ni anuales, con información abierta, tal y como lo hacen las empresas privadas.

Debe concluirse que PEMEX no es de los mexicanos pues no reporta a ellos datos, ni reparte dividendos.

La segunda hipótesis es la de que el gobierno tiene la capacidad de administrar una empresa de esa importancia y magnitud. Es lógico, aunque no sorpresa, que eso no haya sucedido.

Toda la lógica nos dice que los gobiernos no son buenos administradores porque no tienen el incentivo de serlo. Pasó lo que tenía que pasar, PEMEX goza de una de las peores administraciones del petróleo en el mundo, como lo demuestra la escasa productividad de la empresas: tiene casi 140,000 empleados, con el menor índice de eficiencia por empleado.

No es sorpresa que eso sucediera. La real sorpresa hubiera sido tener a PEMEX como una empresa bien administrada y productiva.

Sucedió lo natural y lógico. ¿Iba a ser PEMEX la excepción entre los monopolios? Gran asombro hubiera sido que lo fuese, pero no lo es. Como todo monopolio, sólo puede sobrevivir al amparo de la fuerza gubernamental, que por ley le otorga la exclusividad de un sector económico y carece así de incentivos para dar buenos productos a buenos precios con uso eficiente de sus recursos.

Y, por último, vayamos a los sucesos de actualidad, cuando esa empresa amenaza al país con una huelga que paralizaría a la sociedad.

Aún arreglada la huelga, tampoco es sorpresa que eso suceda, sino algo que es consecuencia natural y lógica de creer que es cierto lo que a todas luces es falso. ¿Renunciaría alguien al poder al beneficio y al dinero que le da su posición? De entrada, no, luchará naturalmente para que eso no suceda y lo hará hasta el límite de su poder.

No es sorpresa que exista esa amenaza nacional por querer imponer la ley lastimando los intereses de un monopolio que desafía a la razón. La gran sorpresa hubiera sido el que el sindicato de PEMEX aceptara de buena voluntad la investigación de sus líderes. ¡Qué digo sorpresa, milagro!

En esta segunda opinión, le digo una cosa muy sencilla.

Es posible ignorar el sentido común y los principios de una conducta racional, pero tarde o temprano la realidad regresará a cobrar su factura. Cárdenas y muchos mexicanos creyeron que eran ciertas ideas que no lo son.

La realidad nos ha pegado desde hace tiempo, dándonos una empresa mala, corrupta, chantajista, ineficiente y monopólica. Es ése el costo de no hacerle caso al sentido común.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras