Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Análisis Sencillo
Eduardo García Gaspar
29 enero 2002
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Sin mucha capacidad de razonar pueden tenerse conclusiones útiles derivadas de todo lo sucedido alrededor de la recién emitida Reforma Fiscal en México.

Aceptemos, de momento, que esa reforma fue mal hecha, muy mal hecha. Aceptemos que ella contiene errores y que es una de las peores reformas de ese tipo de todos los tiempos.

Ése parece ser el común denominador de las opiniones sobre ella. Si aceptamos esa calificación de la reforma fiscal nueva, la pregunta que vale la pena pedir una segunda opinión sobre el por qué ha sido tan mala esa reforma.

De las explicaciones de la mala calidad de esa reforma pueden salir conclusiones interesantes.

Primera explicación. Es mala porque fue trabajada sin tiempo suficiente, elaborada al vapor, de última hora. Esto significaría que el remedio para corregir esta posible falla es tiempo, más tiempo para análisis por parte del Congreso del país.

El punto aquí es que debemos desechar esa explicación, pues la reforma lleva meses en manos del congreso, desde mayo al menos. No convence esta explicación.

Segunda explicación. Es mala porque fue trabajada por personas incapaces. Los miembros del Congreso carecen de capacidad intelectual para la tarea que les fue encomendada. No saben hacer leyes, no saben hacer reformas, no conocen a la sociedad para saber lo complejo que es emitir leyes.

No son los artistas que se requiere para crear leyes. Esta explicación tiene facetas. ¿Son los congresistas verdaderos tontos?

No es aceptable esta explicación. Aunque algunos sean o aparenten serlo, no puede decirse que todos o la mayoría sean tontos. Debemos ver que estamos frente a personas que no son tontas.

Lo que sigue es preguntar, si no son tontos, ¿saben de leyes y de economía y de política lo suficiente? Ésa es una buena pregunta.

Al parecer no, dados los errores y los posibles efectos secundarios de las disposiciones fiscales, como la del tratamiento fiscal que discrimina intencionalmente contra la fructuosa y ya se ha interpretado como en oposición al TLC.

Al menos, no debemos descartar esta explicación: los congresistas tuvieron tiempo para analizar la reforma fiscal del Ejecutivo y proponer medidas fiscales diferentes y mejores; los congresistas no son tontos, pues sus puestos y su carrera indican algún nivel de inteligencia… pero, hay indicaciones de que esa inteligencia no se da en el campo de la emisión de leyes, que es precisamente su campo de acción.

Tercera explicación, si suponemos que los congresistas son listos y que sí saben hacer leyes, se antoja culpar de la mala calidad de la reforma fiscal recién emitida, a otra variable, a la terquedad.

Los congresistas no supieron negociar entre sí para llegar a acuerdos que fueran útiles y se reflejaran en una sana reforma electoral de calidad razonable.

Es decir, lo que no funcionó es el sistema de negociación por terquedad en posiciones partidistas o personales, no supieron o no quisieron negociar… lo que es precisamente parte de su función esencial.

Quizá esto se deba al hecho de que la negociación formal, abierta, no es una costumbre política mexicana de los congresistas dadas las circunstancias del presidencialismo anterior.

La segunda opinión que vale aquí, por tanto, no es la de una mención crítica de los puntos débiles y de los errores que tiene la reforma fiscal del 2002.

Lo mejor que podemos hacer es explorar las razones por las que esa reforma es mala en su saldo final. No fue por falta de tiempo de los congresistas. No fue por falta de inteligencia de los congresistas.

Puede ser que esa reforma fiscal de baja calidad se deba a que los congresistas federales no saben hacer leyes, o no saben negociar. O ambas cosas.

Y, si eso es cierto, el panorama es desolador, pues la razón de ser de un congresista es hacer leyes y negociarlas, de manera que esas disposiciones sean las mejores para el país… para todos en el largo plazo… no para pocos a la corta.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras