Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Extraordinario Copiloto
Eduardo García Gaspar
29 julio 2002
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Sin entrar a cuestiones teológicas, que son el terreno de los expertos, permítame expresar algunas reflexiones sobre el papel de Dios en nuestras vidas.

Siendo yo creyente en un Ser Superior creo firmemente que Él juega el más grande papel en nuestras vidas. Todos los días vemos las enormes tonterías que cometemos los humanos.

Eso no me quita la fe en la raza humana, al contrario.

Si sabemos que podemos cometer tonterías, eso significa que podemos hacer cosas inteligentes. En otras palabras tenemos capacidad racional y, más aún, tenemos libertad para usar esa capacidad. Tener uso de razón sin tener libertad sería un absurdo.

En nuestra vida es innegable que tenemos capacidad de elegir lo que hacemos. Esto es indiscutible y demostrable a diario. Para elegir tenemos a nuestra disposición la razón y la libertad.

Pero elegir necesariamente requiere de reglas para saber cuál es la mejor elección. ¿Cómo saber qué curso de acción es el mejor? Le digo, para eso se necesitan reglas, principios, o como usted le quiera decir.

¿De dónde salen esas reglas o principios que nos ayudan a elegir la mejor opción? Yo no veo mayor fuente de esas reglas que Dios, nuestro Creador. Digo, si Él nos creó es lógico que también nos diera una ayudada indicándonos qué debemos hacer… pero dejó eso a nuestro criterio dada nuestra libertad.

Allí están los Diez Mandamientos para guiarnos, sencillos, breves y directos para que usando nuestra razón los llevemos a la vida diaria.

Por ejemplo, sabemos que mentir es malo, pero la razón nos indica que es muy diferente decirle al compadre que nos gustó mucho la horrible corbata que nos regaló, a decirle al comprador de nuestro carro que éste tiene menos kilómetros de los que en realidad tiene.

A diario, centenas de veces cada uno de nosotros elige una opción sobre el resto y en esa elección los mandamientos son nuestros principios, más sabios y simples que cualquier constitución política.

Pero hay ocasiones en las que necesitamos más que esos mandamientos, cuando nos sentimos perdidos, cuando no sabemos qué hacer, cuando nuestro estado mental está confuso. Podemos elegir, sin complicaciones, la marca de cerveza que queramos u otras cosas entre las que elegimos.

Pero las cosas no son siempre tan fáciles. Hay ocasiones en las que enfrentamos decisiones duras y allí es cuando entra Dios, si es que lo dejamos. Son momentos complicados y espinosos.

Por ejemplo, la situación del gobernante que enfrenta un ofrecimiento de corrupción a cambio de favores, la del padre de familia que enfrenta a un hijo drogadicto, la de la mujer cuyo esposo ha fallecido… momentos serios, duros, de angustia, que pueden ser la pérdida del trabajo, el divorcio, en fin esas situaciones que uno no desearía a nadie.

Son momentos en los que sentimos que la razón y la libertad son rebasadas. Y son ocasiones en las que un acto malvado nos puede dar gran beneficio a costa del daño ajeno.

Bueno, pues en mi caso al menos, creo que es cuando surge Dios como el copiloto de nuestra vida: no perdemos el control de nuestra vida, pero Dios nos puede ayudar a que nosotros tomemos el curso que más nos conviene.

Seguimos en control nosotros, mantenemos el mando sobre nuestra vida, pero allí está Dios si es que queremos que nos ayude. Estoy seguro de que un teólogo pondría estas cosas en un lenguaje más adecuado que el mío.

Todo lo que he querido hacer es salirme del tema normal de las columnas editoriales para tratar algo que suele ser ignorado demasiadas veces, el tema de Dios.

Y es un tema muy necesario si es que queremos usar nuestra libertad y nuestra razón. Él nos ha dado esos principios en los Diez Mandamientos y en el Sermón de la Montaña, y ya diario los podemos usar racionalmente eligiendo lo mejor de acuerdo con esos valores.

Pero, le digo, hay ocasiones en las que necesitamos más que eso, necesitamos hablar con Él de alguna manera y pedirle que sea un copiloto que nos dé instrucciones más claras y directas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Un Extraordinario Copiloto”
  1. Pensamientos de Navidad | Contrapeso




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras