Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una de Las Dos
Eduardo García Gaspar
10 septiembre 2002
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Ya más tranquilos todos las cosas se ven mejor, con claridad y sosiego.

Me refiero a algo que suelo hacer tanto como puedo y que es abstenerme de juicios inmediatos al suceso que trato de evaluar.

Por ejemplo, me resulta demasiado difícil criticar lo bueno y lo malo del informe presidencial al día siguiente. Pero, pasados unos días, la perspectiva es mayor.

Quizá usted recuerde que hace ya bastante tiempo escribí que en México había dos grandes variables y que ellas eran las realmente importantes de examinar. El resto de los sucesos nos podían distraer de lo que en realidad valía la pena.

Una de esas dos variables es la capacidad de las instituciones políticas y sus integrantes para llegar a consensos mutuos que permitieran la marcha de los asuntos nacionales.

La otra gran variable es el manejo de las finanzas públicas y en concreto la realidad de que un manejo descuidado nos llevara a déficits en el gasto, lo que causaría poco después una gran crisis económica con consecuencias en extremo serias.

Me voy a referir sólo a la variable de los consensos políticos.

Olvídese de los detalles y vayamos a la esencia. Casi dos años de gobierno con un presidente panista, llegado al poder sin violencia al estilo democrático más puro, es un suceso impresionante, al que ya nos acostumbramos.

Pero ese gran suceso iba a tener sus costos, siendo el más obvio de ellos el de los conflictos entre partidos. Sabíamos que iba a haber conflictos generados por la soberbia del ganador y la envidia del perdedor… lo que no sabíamos era qué tan profundos serían esos conflictos.

Y, desde luego los hubo en los asuntos de más fondo, que son los de las reformas profundas que se necesitan en asuntos laborales, de generación de energía, privatizaciones y demás.

Esos asuntos tocan fibras muy sensibles y, lo peor, afectan el modus vivendi de muchas personas en posiciones de influencia. Fueron dos años de terquedad, soberbia, desquite, amenazas, trabas y envidias que paralizaron los cambios. Eso generó presiones fuertes.

De hecho se convirtió en el gran tema nacional de todos los medios: el gobierno mexicano no funcionaba porque no lograba acuerdos. La situación era natural porque nuestros políticos no están acostumbrados a negociar al estilo democrático.

Pero la presión subió y, por lo que se ve, la idea de que México está antes que nada comienza a florecer.

Los síntomas de ese florecimiento están en los sucesos del informe presidencial de hace unos días. Las palabras de Fox y de Paredes son muy indicativas de que el sentido común empieza a salir a la superficie y quizá llegue a dominar.

La esencia es muy clara, México está por encima de los partidos políticos y a los mismos partidos políticos les conviene tener un México en progreso que uno en retroceso.

En otras palabras, esta segunda opinión indica que hay esperanzas mayores que el día anterior al informe y que esa confianza en lograr consensos, sin embargo, no tendrá un camino sencillo que recorrer.

Sus enemigos serán los partidos e individuos menos visionarios, los más ideológicos, los menos prácticos, los más miopes… por esto podemos esperar que se produzcan rompimientos internos en algunos de los partidos.

Visto de otra manera, creo que podemos esperar alianzas de personas de diferentes partidos, divididas en democráticos y tercos. Los tercos verán hacia el pasado y querrán mantener posturas inamovibles pasadas.

Los democráticos verán hacia el futuro y desearán promover cambios que ven inaplazables. Va a ser interesante esa situación de escisiones partidarias entre los tercos y los democráticos.

Al final, pienso que algo muy importante emergió en el informe presidencial y que involucra a una de las dos grandes variables que determinarán el futuro mexicano.

En las palabras de Fox y de Paredes fue tratada con apertura la noción de que es necesario tener consensos y de que no puede seguirse dentro de posturas tercas, anticuadas e inflexibles cuyo único efecto es lastimar al país.

No todos los políticos entienden esto, pero es ya claro que muchos lo empiezan a comprender. Este es un gran logro y el inicio de un camino lleno de piedras y zancadillas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras