Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Nueva Idea
Eduardo García Gaspar
19 septiembre 2002
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Desde hace varios años anda por el mundo flotando una nueva idea que aún no tiene una definición clara.

Es la noción del desarrollo sostenido. De seguro usted ha oído hablar de ella.

Cada quien la define como quiere y, según un artículo, existen 300 definiciones dadas para explicar lo que es desarrollo sostenido.

Yo no voy a intentar dar la definición número 301, pero sí voy a intentar comunicarle a usted mis conclusiones sobre esto. Espero que le sirvan.

Primero, cuando usted oiga del desarrollo sostenido debe considerar que no existe un acuerdo sobre lo que es. Cada quien da su definición. Y cuando eso sucede es imposible dar juicios razonables de lo que cada uno propone.

Así que, le sugiero, ponga cuidado, lo que una persona diga del desarrollo sostenible puede ser lo contrario de lo que otro piense. Y eso es una lástima, porque parece ser una buena idea en su substancia.

Después de leer algo al respecto, la esencia de esa idea parece ser la de pensar para el largo plazo, es decir, tratar de ver las consecuencias futuras de nuestros actos presentes.

Le digo, no está nada mal esa idea… aunque es una lástima, porque a ella la definen como quieren.

Por ejemplo, si usted se encuentra a una persona con fuertes tendencias ecológicas ella nos va a explicar al desarrollo sostenible exclusivamente sobre las bases del respeto a la naturaleza y la lucha contra la contaminación.

No está mal, pero esa visión es incompleta. Si usted, por otro lado se encuentra a un economista, le va a explicar al desarrollo sostenido sobre la base de reducción de la pobreza. Tampoco está mal, pero no está completo.

Leyendo sobre el tema, porque creo que es importante para usted, le digo que en lo general las definiciones de desarrollo sostenido más populares tienen ese elemento de pensar de largo plazo y de tratar de coordinar tres elementos básicos.

El primero de ellos es el del crecimiento económico, es decir, el progreso material. Esto demuestra el interés por resolver el problema de la pobreza y la miseria que es agobiante en nuestro mundo. Sí, esto es tener más ingresos, más producción y todo eso que nos imaginamos que es crecimiento.

El segundo elemento es el de los factores externos a la persona en una sociedad. Aquí se habla de acceso a escuelas, hospitales, vacunas, casa, agua, drenaje. También se habla aquí de democracia, libertades y respeto a los derechos humanos.

Uno de los aspectos que más relevancia tienen dentro de esta segunda parte es el de los aspectos ecológicos.

Es tanta la importancia que suele tomar este aspecto que se corre el riesgo de olvidar que también existen otros. El aspecto ecológico, al igual que el resto de los aspectos en esta segunda parte del desarrollo sostenible, tienen en común la noción de pensamiento de largo plazo y los efectos que en el futuro tendrán las acciones presentes.

El tercer elemento es el de la persona humana, su naturaleza. En esta parte se consideran las habilidades, los conocimientos y los talentos de la gente, incluyendo la solidez de las políticas económicas de cada nación, destinadas a generar crecimiento.

En conclusión, la idea del desarrollo sostenible enfatiza la noción de que debemos progresar materialmente y de que es posible hacerlo pensando de largo plazo para evitar, por ejemplo, daños de contaminación ambiental, y elevando aspectos como la educación y la salud.

Repito, la idea no está nada mal y de hecho, para mí es un alivio escuchar ideas como estas que aunque vagas tienen mucha más dosis de realismo que las soñadoras propuestas de los seguidores Ghandi con sus aldeas autosuficientes y las tiránicas sugerencias socialistas.

Eso es lo bueno del desarrollo sustentable.

Lo malo, muy malo, que tiene es que cada quien ve en esa idea lo que le conviene y que no es necesariamente lo que los demás piensan… que es precisamente lo que me pasó cuando en una ocasión propuse lo mismo que escribo aquí.

Uno hombre se levantó indignado y dijo que lo que yo acababa de proponer era tonto y que el desarrollo sostenible era una etapa futura feliz de la humanidad en la que las grandes empresas habrían desaparecido y viviéramos satisfaciendo el mínimo de nuestras necesidades básicas de alimentación, vestido y casa. Le digo a usted, cada quien…

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras