Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Parte Del Futuro
Eduardo García Gaspar
28 agosto 2002
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en: ,


La fascinación por el futuro en los humanos es de siglos. El futuro es literalmente imposible de conocer anticipadamente y, de seguro por eso, nos atrae con embrujo irresistible.

Sin embargo, algunas cosas del futuro sí pueden ser conocidas. Por ejemplo, puedo predecir el futuro de usted con total seguridad: si usted se tira del Empire State Building yo puedo predecirle que usted morirá.

Claro que lo que no sé es si usted se tirará o no de ese edificio. Lo que sí sé es lo que le acontecerá en caso de que decida tirarse.

Las proyecciones demográficas son algo por el estilo. Usted y yo podemos prever el futuro con certeza. Allí va un ejemplo con datos de un artículo del Colegio de Bioética de Nuevo León A.C.

Veamos algunas estadísticas del censo del 2000 en China, el país más poblado del mundo. Las cifras muestran que allá nacen 116.9 niños varones por cada 100 bebés mujeres. Casi 17 niños de más por cada 100 mujeres.

Al parecer, las cifras normales en el resto del mundo son las de unos 105 niños hombres por cada 100 mujeres, una desproporción mucho menor.

La causa de esa situación en China es la del control natal muy fuerte que casi obliga a un hijo por cada matrimonio y la preferencia por hombres. Como siempre, la situación no es así en toda China, pues hay variaciones regionales.

Dice el reporte que dos provincias chinas, Hainan y Guangdong, tienen índices de recién nacidos de más de 130 varones por cada 100 niñas. Por el lado del Tibet, las proporciones son normales.

Ya que sabemos eso, usted y yo podemos hacer una proyección cierta del futuro, sin el menor temor a cometer un error.

Podemos predecir que en unos años más habrá muchos más hombres chinos que mujeres, varios millones más y, también podemos decir que a un hombre chino en el futuro le será más difícil casarse que a un hombre en el resto del mundo… si es que quiere casarse con una china en China.

Ahora que sabemos eso como un dato seguro, podemos sentarnos tranquilamente a especular sobre los efectos de esa desproporción de varios millones de chinos hombres solteros.

Puede que en China se desarrolle un mercado de mujeres, oficial o informal, suave o duro, en el que los solteros compren a las esposas más o menos como una subasta. Si esto se da, es posible predecir que los solteros serán más abundantes en los niveles de bajos ingresos.

También es una posibilidad que las chinas que viven fuera sea atraídas a su país de origen con alguna jugosa oferta y que con ellas lleven ideas occidentales que alteren el medio ambiente social allá. Puede ser que algunas provincias chinas exporten mujeres a otras. Quizá entre los solteros crezca el homosexualismo.

Ante la imposibilidad de casarse con personas de otro sexo, es posible que decidan formar matrimonios del mismo sexo, lo que incluso puede ser apoyado por el gobierno chino ya que es imposible que esas parejas tengan hijos.

Igualmente es factible que el gobierno chino en el futuro haga una campaña que atraiga a mujeres de otros países, o que deje a los solteros emigrar libremente de China. En fin, el panorama de posibilidades es impresionante.

Sabemos que habrá más chinos solteros, muchos millones más que los normales en el mundo. Lo que no sabemos es lo que sucederá por esa causa. Le digo, el futuro es fascinante.

Conocemos algunas cosas que sucederán en el futuro, como esa abundancia de chinos hombres solteros, pero no podemos saber las consecuencias de ese hecho innegable.

Y la cuestión de ese desconocimiento del futuro tiene sus aspectos filosóficos que quizá merezcan una cerveza para ser mejor discutidos. Imagine usted que efectivamente el futuro puede ser conocido con todos sus detalles y piense en el tipo de vida que tendríamos en el presente. Nuestra vida sería un absurdo absoluto.

Si supiéramos que íbamos a ser millonarios dejaríamos de hacer eso que nos iba a volver millonarios, lo que es una contradicción.

Ese desconocimiento del futuro es lo que nos mueve a trabajar y a esforzarnos porque así logramos condiciones de mejora. Desconocer el futuro, en otras palabras, es una gran cosa, toda una bendición para el género humano.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras