Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Población Ignorante
Eduardo García Gaspar
31 julio 2002
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Si en una democracia son los votos de las personas los que llevan al poder a los gobernantes, resulta muy lógico que se haga un examen de cómo deciden las personas sus votos.

Es decir, el asunto de los factores que las personas usan para decidir por cuál de los diferentes candidatos votarán cada una de ellas. Eso es muy obvio, pero también muy dramático.

Tomar una decisión, la que sea, implica elegir un camino para los que necesariamente se tiene que pensar en los objetivos propios y en las consecuencias de esa decisión.

Puesto de otra manera, en un mundo ideal, cada uno de nosotros antes de la elección presidencial del 2000 tuvo que haberse sentado con los programas de acción de cada uno de los candidatos y hacer un examen de cada uno de sus puntos, emitiendo un juicio crítico sobre bases económicas, políticas y sociales.

Pero en el mundo real eso nunca sucederá. Los ciudadanos votaremos por motivos extraños e incluso ajenos a cuestiones de fondo.

Usted ha oído esos motivos: “se me hace simpático”, “se ve demasiado enojón”, “me gusta cómo habla”, y otras razones igualmente racionales. O, simplemente usamos criterios como el de “lo que conviene es un cambio”, sin mucha reflexión acerca de las consecuencias del cambio.

El asunto empeora sin echamos sobre eso la información acerca de nuestro nivel de educación.

No somos un pueblo con grandes niveles de educación formal y nuestros hábitos de lectura son escasos, muy escasos. La calidad de la educación en México ha sido mal evaluada.

En pocas palabras, el punto es que las decisiones de voto vienen en su gran mayoría de personas con una muy escasa preparación.

El voto del más brillante economista vale lo mismo que el voto del más ignorante barrendero. El voto de usted, que lee editoriales, cuenta lo mismo que el voto de alguien que nunca ha abierto un periódico.

El asunto es grave pues permite la elección de gobernantes que pueden abusar del bajo nivel de conocimiento de la población y prometer lo imposible e irracional… todo porque entre los votantes no existen conocimientos esenciales que permitan reconocer las promesas engañosas.

Ese voto de baja calidad, sin bases razonablemente sólidas, sin embargo elige a gobernantes y no hay de otra que aceptarlo.

Ahora viene un par de puntos que pueden aliviar ese voto de baja calidad.

Uno de ellos es el de los medios de comunicación que pueden ayudar al ciudadano a razonar sus votos, especialmente los medios de alcances muy masivos.

Esto significa que los medios tienen su responsabilidad democrática siempre, pero que en el caso mexicano es aún mayor. Los lectores de noticias, comentaristas y demás, en esos medios, tienen la responsabilidad de estudiar y saber de economía, de política, de religión y no nada más de los más recientes chismes políticos o conflictos entre los gobernantes.

Tienen que poder explicar objetivamente los sucesos sin perderse en las ramas de lo irrelevante.

Y los políticos tienen una responsabilidad incrementada también. Como los medios, ellos tienen que reemplazar al menos una parte de la ignorancia con la que cantidades de votos fueron dados. El candidato que hace promesas imposibles puede ser desenmascarado en una sociedad con buenos índices de educación, pero no en una sociedad de educación reducida como la nuestra.

Los mexicanos, por consecuencia necesaria, estamos más expuestos a candidatos mentirosos que prometen lo imposible. Este es un riesgo populista que corremos sin mucho que lo pueda evitar con excepción de los medios, si ellos son inteligentes, y de los propios gobernantes.

Por eso, la presencia en el gobierno de gente como la del Banco de México o como otras personas en la Secretaría de Hacienda son un elemento de contrapeso a esa inclinación populista que produce nuestro voto de baja calidad.

Son ellos contrapesos en extremo útiles para evitar resbalones conducentes a crisis de gobiernos irresponsables que subieron al poder gracias a promesas que sabían eran mentiras.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras