Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Bajo el Altar Hay Lodo
Eduardo García Gaspar
4 marzo 2003
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Este es un año muy especial para México, en el que las definiciones dadas por los mexicanos van a dirigir literalmente lo que será del país en el futuro.

Antes, esa decisión estaba en el presidente todopoderoso que hacía lo que quería. La cosa ha cambiando y ese poder de decisión ha sido colocado en buena parte en las manos de cada mexicano, educados o no, pobres o ricos.

Me refiero a las elecciones de este año, que significan en pocas palabras el refrendo o la reprobación del voto de un cambio de gobierno. Será ese año cuando veamos qué tan paciente es la ciudadanía con los cambios foxistas, o qué tan inquietos somos.

Esto, desde luego, lo saben todos los que medianamente han pensado el asunto, lo que no necesariamente significa una mayoría y quizá sea una minoría realmente pequeña.

Una de las partes de esa minoría que sabe lo que está en juego es, por obvias razones, el grupo de personas que manejan los partidos políticos, de todos tamaños y colores. No es que sean más inteligentes que el resto, sino que ése es su trabajo: llegar al poder prometiendo lo incumplible.

Pero así es su negocio y de eso viven, de tener posiciones en el gobierno. El que pierde las elecciones, se queda sin trabajo y eso tiene una consecuencia muy seria.

Es esa consecuencia la que permite hacer un pronóstico tan seguro como la apuesta de que mañana no se acaba el mundo. La predicción es sencilla: los partidos van a lanzarse con todo lo que tienen para ganar las elecciones y eso quiere decir que van a usar todos los trucos que puedan, muy sucios inclusive.

El pronóstico es de una campaña de elecciones en la que se golpearán hasta con la cubeta. De hecho, las elecciones son siempre así, ellas tienden por naturaleza a generar más suciedad que caballerosidad. La razón es obvia.

Las elecciones a posiciones de gobierno son como el póquer, el segundo lugar gana cero, igual que el resto de los lugares. Sólo el primero tiene premio, así sea un par de tres contra un par de dos. Más aún, el premio se queda varios años.

Cuando las personas tienen un premio de ese tipo, créame que no van a ser modelos de juego limpio. Si así son las campañas electorales, el asunto se complica por una razón circunstancial, éstas son elecciones importantes en extremo debido al paro legislativo de reformas serias.

La pelea por el dominio político ya es fiera y empeorará en la proporción en la que quienes compiten se sientan influidos por esa noción de o todo o nada.

Una vez que ha sido posible pronosticar una lucha dura y sucia, ya vista en el Estado de México, nos falta revisar qué tipo de acciones veremos. La más obvia de ellas es el enorme y asombroso gasto en publicidad, lo que es buena noticia para los medios.

Sin duda, los partidos políticos están influidos por la noción de que a más gasto publicitario más probabilidad de éxito.

Pero hay más que eso. Dentro de un ambiente en el que se pierde o se gana sin términos medios, los ataques son cosa de varias veces al día. Todo lo que sucede, absolutamente todo, aunque sea el vuelo de una mariposa, va a ser interpretado por los partidos bajo la idea de si eso es o no favorable a ellos.

Peor incluso, todo lo que diga el competidor va a ser examinado con lupa y puesto en una perspectiva negativa de ataque destinado a debilitarlo.

Es muy natural que así suceda. Es decir, el volumen de ataques a Fox se incrementará aún más. Es seguro que seguirá la suciedad pues la mente de los partidos políticos está concentrada exclusivamente en lograr victorias electorales. El resto no les importa ni un comino.

Pero no se deprima usted, así es en buena parte la democracia.

Bajo el altar que le hemos construido los mexicanos, hay lodo y suciedad. Igual que bajo la casa que usted tiene y que tanto quiere. Ahora, lo que las elecciones mostrarán es el qué tan corta es la memoria del ciudadano y qué tan impaciente es.

Regresará el PRI en proporción importante si la ciudadanía es impaciente y de corta memoria, al menos creo que ésa es la apuesta que la campaña de publicidad de ese partido está haciendo. ¿Seremos una ciudadanía dada a los vaivenes o una ciudadanía más paciente y racional?

Lo veremos durante el año. Mientras tanto, el lodo empezó a salir y seguirá saliendo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras