Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cambio, Desde Luego
Eduardo García Gaspar
19 mayo 2003
Sección: NEGOCIOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Nada fracasa tan suavemente como el éxito. El éxito es una droga sabrosa, deliciosa, que todos envidian y que, desafortunadamente, produce alejamiento de la realidad.

Me recuerda las escenas de esas películas de los establecimientos en China, donde antes podía fumarse opio. Allí uno se aleja de la realidad.

Voy a un caso concreto de esto. Los medios de comunicación, de todos los servicios que puedo recordar, son los más sujetos a sufrir las consecuencias tecnológicas y sus directivos, más les vale, deben estar alejados de todo el opio del éxito que hayan tenido.

Si usted tiene el molde mental de la televisión abierta, ya lo tuvo que cambiar a la de satélite y a la de cable, pero la va a seguir cambiando a otra posibilidad, la de Internet.

No es sorpresa que la gente que realmente quería estar informada, por ejemplo sobre el conflicto en Irak, tenía en la RED una fuente de información más variada, rica y rápida que la de los noticieros mexicanos. A tal punto, que era francamente inútil verlos.

La cosa se va a poner peor, pues la televisión por RED es una posibilidad seria. Usted podrá acceder a las televisiones de cualquier parte del mundo, como ya se puede hacer con estaciones de radio. Todavía no es perfecto, pero para allá vamos.

La radio no se queda atrás. Si usted tiene una estación de radio y cree que ella está garantizada porque el gobierno da esas concesiones, piense fuera del corral, porque ya la gente puede escuchar por Internet estaciones de otras partes.

Mal pero las escucha y la tecnología las va a mejorar. Peor aún, con la tecnología actual yo podría poner mi estación de música a la que podría accederme cualquiera en el mundo, mientras yo me río de tener permisos gubernamentales.

Con la ventaja de buscar nichos de mercado que son imposibles en la limitada cobertura de la estación típica. El panorama es aun peor para los radiodifusores. Ya existe el radio por satélite y hay un medio millón de suscriptores en Estados Unidos.

Y, para acabarla de amolar, dos fabricantes de autos están comprometidos a apoyar que sus carros tengan radios que sintonicen estaciones de satélite (recuerde que la audiencia de radio en automóvil es quizá la más importante de la radio).

Claro que las dos empresas que están haciendo eso de radio por satélite pueden fracasar, pero lo que va a seguir va a ser la ampliación de los esfuerzos de mandar a los medios masivos por otros medios fuera de los tradicionales y que a la larga cambiarán la estructura de la industria. De eso no hay duda. ¿Cómo combatir esto?

No lo sé con exactitud, pero lo que si sé es que no se podrá poner al día quien se haya adormecido en el suave sueño de éxito. Y esto viene a recordar eso que ya es falso, lo que de no hay otra constante que el cambio.

Le digo que es falso, porque en realidad todo ha cambiado ya, la única constante que existe es que el cambio se está acelerando.

Le repito, los noticieros ya sufrieron durante la guerra de Irak lo que era obvio, el perder la audiencia de quienes de verdad querían tener información en cantidad, variada y rápida. Esas personas se fueron a Internet.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras