Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Condones a Fuerza
Eduardo García Gaspar
1 diciembre 2003
Sección: EFECTOS NO INTENCIONALES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


No tengo datos exactos, pero en Tabasco ahora, igual que hace no mucho en otra parte de México se ha dado un caso curioso, el de la autoridad que pretende forzar a los ciudadanos a ofrecer condones.

Le digo, es notable en extremo analizar cómo es que una autoridad se siente capaz de obligar que algunos establecimientos comerciales, como hoteles, restaurantes o farmacias, tengan la obligación de ofrecer condones a su clientela.

Para estudiar el caso, antes que nada debe pensarse sobre eso que siente la autoridad para obligar a algún establecimiento a que ofrezca ese producto.

Lo más razonable es suponer que la autoridad cree que eso que ordena es bueno para la sociedad a la que gobierna. Más en detalle, casi seguramente, los gobernantes que eso ordenan cavilaron que el tener condones en esos establecimientos producirá menos embarazos no deseados y menos enfermedades sexuales.

Todo eso suena bien en la superficie, nada más en la superficie.

Pero suena tan bien que quien guía su vida por las apariencias solamente, no dudará en creer que los condones deben ofrecerse en todos los hoteles, bares, restaurantes, discotecas, farmacias. Claro, como siempre, las apariencias son engañosas y pueden producir efectos contrarios a los que persiguen medidas como ésa.

Veamos este caso con una segunda opinión.

Debe reconocerse de entrada que esa disposición de disponibilidad obligatoria de condones en ciertos establecimientos viola libertades humanas y es inconstitucional. Yo tengo libertad de dedicarme a la actividad lícita que desee y si no deseo vender condones en mi tienda, nadie puede obligarme a ello.

Nadie, por muy buenas intenciones que se tengan. Y si alguna ley estatal me obliga, esa ley va contra la Constitución y, peor aún, viola derechos humanos.

Los medios no justifican los fines, por lo que ese loable fin de evitar enfermedades y embarazos no deseados nunca podrá autorizar la violación de leyes y derechos. Solamente sobre esta base la decisión de obligar a esos establecimientos a vender condones debe echarse a la basura.

Pero hay más. Como decía Bastiat, el economista francés del siglo 19, “hay cosas que se ven y cosas que no se ven”.

Lo que se va a ver con facilidad es la orden de un gobierno que aparece como preocupado por un problema en la sociedad y dicta una medida para resolverlo. Le digo, en la superficie habrá inocentes que aplaudirán la medida. Pero la sociedad es un ente demasiado complejo como para creer que tomando una decisión como ésa, el asunto se resuelve.

La verdad es que de hecho, la decisión de elevar la accesibilidad de los condones puede producir efectos opuestos a los buscados. Se conoce ampliamente que la mayor accesibilidad de un bien eleva su demanda, con precios bajos y otras medidas que reduzcan su costo total, como el tenerlo disponible en más lugares.

Sobre esta base, es posible hacer una predicción, la mayor oferta de condones producirá un mayor número de contactos sexuales… igual que la mayor oferta de naranjas eleva las ventas de esa fruta. Esto es economía de primer año y no se necesita ir a la universidad para saberlo.

Todo comerciante lo conoce. Si se eleva el número de contactos sexuales, aunque no sabemos en qué proporción, podemos especular que es probable que también se eleven los embarazos y las enfermedades en números absolutos, pero también en proporción.

Las cantidades exactas solamente podrán venir de un estudio serio que compare la situación antes y después. Pero la probabilidad existe a pesar de que la medida gubernamental no la reconozca.

Visto en un panorama general, éste es un ejemplo de un síndrome de los gobiernos mexicanos, quienes dictan medidas simples creyendo que con eso solucionan problemas complejos.

Otro ejemplo es el de poner impuestos más altos a los productos de lujo, lo que ocasiona contrabando y daña a gente de ingresos medios y bajos.

Y así es que una decisión gubernamental de buenas apariencias, muy convincente para los cándidos, es en realidad violatoria de las libertades y tiene probabilidades de empeorar la situación que intenta solventar.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras