Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cosas de la Vida
Eduardo García Gaspar
2 abril 2003
Sección: MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La agencia EFE es una empresa española de noticias y nos muestra un ejemplo de una inocencia que se torna sospechosa.

De uno de sus servicios, literalmente, citó lo siguiente dentro de un texto que informa acerca de Sadam.

La cita, créamelo, es cierta. Hablando de las dificultades del país, la nota dice

“sin embargo, ni la debilitada situación económica ni la situación postbélica mermaron el éxito de Husein en las urnas, y el 15 de octubre de 1995 el presidente iraquí lograba el apoyo del 99.96 por ciento de la población, en un referéndum, primero en la historia de Irak, celebrado para su continuidad en el poder hasta el año 2002”.

Yo no sé qué pasaba por la mente de quien eso escribió, pero siquiera un poco de talento indicaría lo terriblemente sospechoso de unas elecciones en un país que no es precisamente Suiza y en donde el 99.96% de la población votó por ya sabe usted quien.

Me imagino que el 00.04% restante, unas 10 mil personas cometieron errores al votar y se fueron voluntariamente directo a la sala de tortura más cercana.

Digo, ¿no es acaso sospechoso, siquiera un poco, que se obtenga ese porcentaje? Es aún más increíble que un agencia noticiosa lo tome al pie de la letra. Son cosas que suceden en Cuba y sitios similares, como en la antigua URSS.

Sin pasar pena, la nota en otro párrafo dice

“El 3 de agosto de 1999, Sadam nombró vicepresidente del Consejo de Estado a su hijo menor, Qusai Sadam Husein, de 33 años, y en las elecciones legislativas del 27 de marzo de 2000, el hijo mayor del presidente iraquí, Uday Husein, retirado de la política desde el atentado sufrido en 1996, obtuvo un escaño en el Parlamento con casi el 100% de los votos de su circunscripción de Bagdad”.

Le vuelvo a decir, ¿no hay acaso un pequeño y minúsculo asomo de duda con esas cifras?

No digo que EFE editorialice, pero sí que ponga en contexto, porque a la primera vista resulta que Sadam realmente era un tipo popular, capaz de ganar elecciones libres. ¿No hubo ni siquiera un voto en su contra?

La pregunta es válida ante datos como los siguientes. En 1940, en México, Ávila Camacho ganó con el 93.9 por ciento de los votos. Luego en 1946, ganó Miguel Alemán con el 77.91. Más tarde, en 1952, Ruiz Cortines tuvo el 71.32. Seis años más tarde, López Mateos tuvo 90.13.

En 1964, Díaz Ordaz ganó con 88.82. En 1970 Echeverría ganó con varios partidos el 86.02. López Portillo en 1976 no compitió con nadie.

Estas cifras vienen de un período en el que todos sabemos había fraudes, engaños y hasta amenazas. Luego nos llegó poco a poco la realidad.

Primero con Miguel de la Madrid, quien registró el 70.99. Salinas de Gortari en 1988 tuvo el 50.36 por ciento de los votos. Zedillo tuvo el 48.76 y Fox ganó con el 42.5. Como que suena más creíble el asunto.

La nota de EFE es importante porque muestra inocencia doble.

Una, por parte del medio que lo reporta tomando la información como síntoma del éxito popular de Saddam. Y dos, la inocencia misma del régimen de Irak en ese tiempo, el que con un poco de malicia hubiera mencionado, por ejemplo, una victoria con el 81.13% que es mucho más creíble que esos 99.96% y 100%.

Y esto me hace volver a uno de los puntos en los que he insistido tanto en esta segunda opinión. Los medios son imperfectos porque también son humanos.

Unos pecan de una inocencia abrumadora con la de EFE, otros no tanto. Y esa imperfección hace que en el lector caiga la responsabilidad de sacar sus propias e individuales conclusiones sobre los hechos que se reportan.

Una pieza adicional. Un líder musulmán shiita declaró a CNN, en Ciudad Sadam, el día en el que la coalición tomó Bagdad “El tirano del mundo está acabado gracias a la coalición. Gracias a Dios por Irak el victorioso. Dios es grande. Gracias a Dios por ayudarnos a acabar con la tiranía”.

El mismo día en el New York Times se reportaron las palabras de otro iraquí, quien dijo en un inglés primitivo, “Sadam muerto y dos hijos, volvámonos una gente feliz por las noticias”.

¿No es ese reporte de EFE una de esas cosas de la vida que indican una terrible inocencia, tan grande que se vuelve sospechosa? La última palabra, como siempre, es del lector que piensa.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras