Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Criminalidad y Pobreza
Eduardo García Gaspar
3 junio 2003
Sección: CRIMEN, PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Me gusta una expresión, la de pensar fuera del corral, es decir, sin convenciones aceptadas gratuitamente. Es el equivalente de ser original, de salirse fuera de lo acostumbrado y aceptado.

Encontré un ejemplo de eso en la siguiente idea que comparto con usted. El pensamiento ortodoxo, al que estamos habituados, es el de que la pobreza causa criminalidad.

Pensar así es lo reiterado normalmente y aceptado sin mucha reflexión. Veamos que si aceptamos la idea de que la pobreza causa criminalidad, necesariamente tendríamos que, por ejemplo, en los EEUU prácticamente no existiría un problema de criminalidad, mientras que en los países pobres, ella sería rampante.

México, en este caso, tendría índices de criminalidad medianos, y no grandes como los padece.

Vayamos más adentro de esto. Si la pobreza causara la criminalidad, entonces la Ciudad de México sería mucho más segura que, por ejemplo, Oaxaca. El DF es mucho más rico que ese estado.

Como que no hay evidencia que pruebe eso mostrando causalidad entre pobreza y criminalidad.

Más aún, varias veces he escuchado otro argumento de sentido común: si la pobreza causa criminalidad, entonces los robos que veríamos no serían de bancos, joyas, tarjetas de crédito y similares, sino de comida y bienes de subsistencia.

La conclusión parece bastante obvia, pues las evidencias y razones muestran que no hay una relación de causa y efecto entre la pobreza y la criminalidad. Pero, si nos salimos del corral podemos pensar exactamente al revés, es decir, que la criminalidad causa pobreza.

Esto es lo contrario del pensamiento habitual al que se nos ha acostumbrado a fuerza de repetir la idea. Vale la pena, por tanto, echarse un clavado en esa idea contraria: son la criminalidad y la inseguridad una causa de la pobreza.

Y créame que hay razones poderosas para aceptar esa relación. Por ejemplo, piense en dos países, uno con alta criminalidad y el otro con baja criminalidad. ¿Dónde van a costar más los bienes?

Desde luego, los bienes van a tener precios más altos en el país con alta criminalidad, porque en él se tiene que gastar en guardias, alarmas, vigilantes, guardaespaldas, sistemas de seguridad, procesos anti fraude. Esos son costos de producción que no existirán en el país de baja criminalidad.

Vayamos ahora a otra situación en esos países. ¿Dónde progresarán más los negocios?

Obviamente en el país con baja criminalidad. Imagine usted, por ejemplo, la vida nocturna en el país de alta criminalidad y verá que debe ser escasa, es decir, restaurantes, bares y demás establecimientos que tienen negocios nocturnos no progresarán.

Imagine usted quién iría a Las Vegas si allí no hubiera una seguridad casi total por las noches. Si Las Vegas se convirtiera de repente en una ciudad con alta criminalidad, tendríamos de inmediato desempleo, pérdidas en los negocios, cierre de empresas.

Eso mismo le sucede a las comunidades que sufren de criminalidad: su potencial de progreso se altera negativamente. Es decir, hay más lógica en la idea de que la criminalidad causa pobreza que en la idea contraria.

Esto nos lleva a un terreno por demás interesante. La pregunta lógica es ¿quién es el responsable de la seguridad de la comunidad? Sólo hay una respuesta lógica, el gobierno, pues es la única institución que puede hacer uso de la fuerza con legitimidad.

Para eso tiene instituciones como la policía y los tribunales. Si es un país la criminalidad es alta, por tanto, la responsabilidad de ese hecho es del gobierno y de nadie más. Nadie en una sociedad tiene la responsabilidad de la seguridad excepto el gobierno.

Como le digo, en esta segunda opinión, hay más potencial en la idea de que la criminalidad causa pobreza que en la noción opuesta.

Si aceptamos que la criminalidad produce pobreza y que la causa de que exista criminalidad es una mala actuación de la autoridad, se sigue necesariamente que la falla del gobierno en este sentido, es raíz de indigencia.

Con la ventaja de que si lo vemos del otro lado, podemos argumentar con fuerza que las acciones de un gobierno para combatir la criminalidad son en realidad actos que ayudan a combatir la miseria. No está mal esta idea fuera del corral tradicional.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



7 Comentarios en “Criminalidad y Pobreza”
  1. Rrubbenn Dijo:

    Al fin encontré una buena idea original para mi trabajo de la clase de economía y a la que me adhiero. Si la pobreza explicara el delito entonces no habría crímenes de cuello blanco, ni fraudes financieros.

  2. Daniela Cerdas Dijo:

    Su escrito carece del menor conocimiento del tema

  3. leticia Dijo:

    considerar a la pobreza como necesidad no como delito porque son conceptos muy diferentes porque gracias a la pobreza se va cometiendo varios delitos. NOTA DEL EDITOR: no necesariamente, hay más causantes de criminalidad que la pobreza; ella no explica la totalidad del crimen.

  4. Omar O. López Sinisterra Dijo:

    La Pobreza existente en diferentes zonas de nuestros países constituye un caldo de cultivo que propicia la actividad delictiva y criminal. Las pandillas y el crimen organizado absorbe individuos cuyas necesidades los llevan a cometer actos ilícitos. Ciertamente que si existe inseguridad y criminalidad aumentan los gastos en esta materia, pero la inversión no es solo a nivel gubernamental, sino a nivel privado en donde la criminalidad se ha convertido en un negocio para algunos (agencias de seguridad, video vigilancia, cercas electrificadas, armas etc.), lo que significa que existe enriquecimiento con la criminalidad. No es que la pobreza sea una causal directa de la criminalidad, sino que las condiciones de la misma, permiten que individuos decidan perpetrar un hecho delictivo para poder cubrir sus necesidades. El aumento de la criminalidad produce un estado de inseguridad en la población, la que vive en temor y adquiriendo otra forma de vida, pero no aumentando la pobreza. Significa cambio del esquema de vida social con algunos costos pero que son parte de las medidas gubernamentales que se toman ante el aumento de la criminalidad.

  5. Omar O. López Sinisterra Dijo:

    La Criminalidad no produce pobreza, al contrario produce riquezas para aquellos que viven de ella como los que venden equipos sofisticados para vigilancia, controles y alarmas en residencias, cercas electrificadas y otras, sistemas digitales para control industrial, agencias de seguridad y muchos más. La pobreza es una causal indirecta de la delincuencia y la criminalidad. Individuos que no pueden generar algún tipo de respuesta ante el hambre, la necesidad en su hogar, el desempleo, la carencia de salud y una vida digna, cometen acciones delictivas o son fácilmente absorbidos por pandillas o el crimen organizado. Algunos autores señalan que las zonas de pobreza y extrema pobreza son fuente o caldos de cultivo para la delincuencia. La criminalidad no genera pobreza, sino inseguridad, temor y desasosiego entre las familias y sociedades. Genera un cambio en la actitud y el clima social de los que allí conviven, tomando nuevas acciones de vida frente a este poderoso flagelo.

  6. Araceli Dijo:

    El crimen, de cierta forma es una forma de vida para algunas personas, pero no necesariamente parte de la pobreza, sino mas bien de la ambicion, en algunos casos el crimen, lamentablemente, es descubierto a las personas que por necesidad se dedican a esta actividad.

  7. Miguel Flores Dijo:

    Ay…Eduardito, tienes una criminal pobreza mental. NOTA DEL AUTOR: gracias por su comentario y por usar un ad hominem clásico, http://contrapeso.info/2008/la_falacia_del_insulto/.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras