Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dejarlos Solos
Eduardo García Gaspar
13 octubre 2003
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Hay personas en este mundo que solas se bastan para abrirse y dejar en claro quiénes son.

Una de esas personas es el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. La BBC del 13 de octubre reportó brevemente las palabras de esa persona y que cito con aún mayor brevedad.

Desde luego, el bueno de Hugo lanzó a Cristóbal Colón un epíteto imposible de ignorar. Le llamó “genocida” y lo acusó de iniciar una invasión del continente por parte de conquistadores que fueron “peor que Hitler”.

Colón fue “la punta de lanza de la mayor invasión y genocidio jamás vistos en la historia de la humanidad”. Más otras palabras “nosotros, los venezolanos no tenemos razón para celebrar a Colón”.

El 12 de octubre debe ser recordado como “el Día de la Resistencia India”. La cosa va más allá, pues los nombres de Venezuela y América fueron “impuestos”. Las personas que deben ser admiradas son Guaicaipuro y Toro Sentado.

“¡Viva Toro Sentado!”, gritó para ser aplaudido por la audiencia. Desde luego, todo llama a una situación surreal, conducida por un maniático que lo es más por tener poder, lo que prueba que el poder hace extremos los vicios que la falta de poder oculta.

Sin embargo, vale la pena ver un poco más a fondo el asunto. Y lo primero que debe mencionarse es la tendencia de los de izquierda en nuestro continente para poner toda su atención en el pasado, que es justo lo único que es imposible de cambiar.

Podrían ver hacia delante, hacia el futuro, pero no, su mira está en ese pasado que se regodea en las injusticias del pasado.

Cuestión de enfoques y de mentalidades. Hugo Chávez, que tiene un nombre español y hablaba en español, sin duda da gran prioridad a la celebración del Descubrimiento de América, por encima de los problemas de su país, el que debe estar boyante para permitirle al presidente dedicar su tiempo a echarle loas a Toro Sentado.

Esto revela otra de las facetas de la izquierda latinoamericana, que es el ensalzamiento de lo indígena, que es exactamente lo mismo que en México se hizo durante la Independencia.

Si juntamos las dos cosas, la visión al pasado y la exaltación de lo indígena, eso nos permite ver un rasgo de la izquierda, que es sencillamente la imposibilidad de aceptar la realidad tal como es. Hugo Chávez tiene el mismo padecimiento de muchos otros, no reconoce lo que ya existe y, por eso, sus grandes arengas se van a la crítica del pasado.

Hubiera querido un presente que no existe y que no puede existir. El problema, desde luego, es que por mucho que le ponga ganas, el presente existe y tiene que enfrentarlo lo quiera o no. Pero como para esas personas el presente es inexistente, todo lo que hacen es erróneo. Quieren regresar al pasado para cambiar el presente y eso no se puede.

Es así que sólo les queda el remedio de la retórica, hablar como si el presente no fuera cierto. Un loco así hace daño en la proporción en la que goza de poder. Dentro de una celda sería un tipo pintoresco, pero sentado en la silla presidencial de cualquier país sin controles democráticos el tipo se vuelve un infierno para millones de personas. Locos siempre existirán.

El problema es llevarlos a situaciones de poder. Y esto, entre paréntesis, prueba que la democracia no es votar y elegir a gobernantes, sino tenerlos controlados.

En fin, leer ese breve reporte de la BBC me recordó los tiempos populistas de Echeverría y me pude imaginar a Hugo y a Luis teniendo reuniones bilaterales para decidir la construcción de un monumento a Toro Sentado, invitar a Castro a la siguiente reunión y hacer de sus países un desastre.

A lo que voy es sencillo. Quien lamenta el pasado como ocupación central por necesidad ignora el futuro y vive, lógicamente, en un presente que se rehúsa a aceptar, lo que lo lleva a realizar acciones equivocadas.

Este padecimiento puede detectarse en quienes se dedican a la misión imposible de querer cambiar lo ya sucedido. Hugo Chávez es uno de ellos, muy parecido a los pacientes mentales de otras partes, excepto por estar ahora en la silla a la que fue llevado por un electorado que no sabía lo que hacía.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras