Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Desde la Escuela
Eduardo García Gaspar
5 mayo 2003
Sección: ESCUELAS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Hay un común denominador que me parece interesante para tener una segunda opinión.

El asunto está en tratar de concluir qué tienen en común los siguientes asuntos: la defensa extrema de PEMEX como propiedad de los mexicanos, la actitud anti norteamericana de los mexicanos y el resentimiento nacional contra los españoles.

Estos tres asuntos han estado flotando en el aire desde hace tiempo.

Recientemente, el presidente Bush planteó cándidamente el por qué los norteamericanos producían aversión en el extranjero.

Hace unos días, el canciller Derbez planteó un no rotundo a la menor consideración de privatizar PEMEX, seguida por la reiteración del presidente Fox.

Y, lo de los españoles lleva decenas de años viviendo en las mentes de los mexicanos, ampliado por las compras de bancos mexicanos ahora como propiedad hispana.

Creo que esas tres ideas tienen en común una cosa, su origen. Ese origen es el escolar. Sí, viene de cuando estábamos sentados en la escuela, de pequeños. Fue allí que se nos inculcaron en nuestras mentes inmaduras ideas primitivas como ésas, por no mencionar la de Hidalgo como padre de la patria con Iturbide puesto de lado.

Todo lo que vimos en la escuela sobre los Estados Unidos fue la sola idea de que nos habían quitado la mitad de nuestro territorio, lo que con una buena cantidad de odio, nos implantaron en las neuronas.

Desde luego no vimos nada del otro lado de la historia, como nuestra absurda culpa de descuido y falta de habitantes en esas zonas que eran territorio de nadie. Tampoco vimos que el centralismo causó esa pérdida, por no mencionar a nuestros miopes gobernantes de entonces.

La idea con las que nos quedamos es esa simplista noción de que hace siglo y medio los americanos nos robaron y así nos quitamos toda la culpa que nosotros tuvimos.

Lo mismo sucedió con PEMEX, otro implante artificial derivado de propaganda política totalitaria.

Cuando estudiábamos historia de México, todo era ensalzar a las civilizaciones prehispánicas, las que fueron aniquiladas por el odiado conquistador que puso su pie sobre el heroico cuello de los aztecas.

Como en las películas de vaqueros, había buenos y malos, y los malos eran los españoles, con lo que borrábamos de nuestra historia 300 años y más de la mitad de nuestras raíces.

Eso, como lo de los norteamericanos sucedió en la escuela, donde fuimos indoctrinados. Lo de PEMEX es lo mismo. Las escuelas tenían que defender no a la razón, sino a los actos de gobierno, lo que suele ser lo opuesto a la razón. Consecuentemente, esa paraestatal se convirtió en el absurdo de ser la heroica posesión de todos los mexicanos.

No importa que a diario se muestre lo contrario, mucha gente honesta sigue creyendo que PEMEX es de lo mejor que le pudo pasar al país, y que lo peor que nos sucedió fue lo de la colonia y el robo de la mitad del territorio.

Esas ideas se han mantenido en las mentes mexicanas gracias a su apoyo en medios de comunicación y en las intervenciones de nuestros intelectuales, que las alimentan manteniendo la posición de ser verdades reveladas e incuestionables.

Porque la verdad es que si usted apoya la desaparición de PEMEX usted corre el riego de que, mínimo, se le acuse de querer vender a la patria a los intereses extranjeros. Siendo ese el sentir de la mayoría de las mentes mexicanas, es obvio que los partidos en busca de popularidad no tendrán las agallas para enfrentar el problema.

No es probable esperar que partido alguno apoye la privatización del petróleo mexicano y logre mayoría de votos. Como tampoco es probable que un gobierno mexicano apoye alguna postura internacional de Estados Unidos. Todo porque nuestras mentes han sido indoctrinadas, vacunadas contra el uso de la razón en esos temas.

Vaya, ni siquiera son sujetos de discusión razonable a pesar de que puede haber argumentos muy convincentes a favor de la privatización de PEMEX y de una alineación internacional con los norteamericanos. Con todo eso, México ganaría.

Lo que digo en esta segunda opinión es que lo que nos metieron en el cerebro durante nuestra educación primaria fueron ideas falsas, incompletas, que están alterando nuestras posibilidades de desarrollo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras