Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Destrabar y Descentralizar
Eduardo García Gaspar
6 enero 2003
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Piense usted en dos casos de dos personas y póngase en su lugar tratando de adivinar qué es lo que ellas harían. Una persona es un estudiante y la otra es una persona que quiere abrir un negocio cualquiera.

El estudiante ha pasado por una larga etapa de preparación. Seis años de primaria, tres de secundaria y tres de preparatoria. En total, doce años de estudios sólo para enfrentar cinco más de profesional y un par más para la maestría.

El tipo ha estudiado casi veinte años, todo con la idea de tener un buen trabajo, un buen ingreso y una vida mejor.

El empresario ha ahorrado un dinero, ha convencido a otros para prestarle dinero o ser accionistas y ha planeado el establecimiento de un negocio, el que sea.

Ambos han arriesgado, invertido y quieren cosechar al menos parte de lo sembrado, pero resulta que se enfrentan a una situación específica, la de leyes fiscales con impuestos altos al ingreso y a la inversión, más reglamentaciones abundantes y un medio ambiente intelectual populista que promociona medidas redistributivas.

Todo eso altera negativamente el beneficio personal que esas dos personas pensaban tener, limitando sus posibilidades de acción y con ello, necesariamente, limitando también los beneficios que su desempeño tendría. Lo que cada persona pensaría hacer es más o menos natural. Usted de seguro lo ha visto.

Muchos de los graduados empezarán a considerar seriamente la posibilidad de irse a otro lugar en el que tengan condiciones más favorables.

El empresario hará menos de lo que puede hacer, lo que incluye las posibilidades de no invertir en la empresa y de llevar la inversión a otros lugares que tengan una mentalidad favorable a su empresa.

El resultado neto para el lugar en el que eso sucede es la pérdida de las contribuciones que esas dos personas podrían haber hecho. Es una real y auténtica pérdida de capital para el país que lo sufre, sin que valga ideología que intente otra explicación.

Al perder capital el país que lo sufre reduce sus posibilidades de crecer: tendrá menos capital humano, menos acción humana, menos inversión, menos trabajo, menos talento. Mucho me temo que eso nos esté sucediendo en buena medida.

Nuestros impuestos son ejemplos de lo que no debe hacerse, nuestras reglamentaciones económicas son absurdas, aunque estamos en la dirección correcta de deshacernos de esas cargas del proteccionismo.

La cuestión de fondo es determinar qué es eso que nos impide destrabar el potencial mexicano y la respuesta más lógica es la de la existencia de una mentalidad anticuada basada en querer progresar por la vía del control y la centralización de las medidas económicas consideradas una responsabilidad única de la autoridad federal.

Lo que en realidad hace falta para destrabar el potencial mexicano es llevar al federalismo a su lógica consecuencia, que es la descentralización de la actividad humana para dejar libre la posibilidad de que las personas contribuyan en serio al progreso y al crecimiento.

Visto desde otro lado, lo que México padece es un problema de trabas u obstáculos a las iniciativas personales, por medio de impuestos, reglamentos, leyes, corrupción, inseguridad y grupos de intereses especiales que viven de los favores gubernamentales bajo amenazas de chantaje.

Destrabar y descentralizar es una buena manera de proponer una política económica mexicana para que quien se esfuerza, trabaje, ahorre y coseche las recompensas de su esfuerzo.

Estoy hablando de premios y recompensas a quien hace algo de provecho y no de estímulos y galardones a quien chantajea a la autoridad.

Por ejemplo, ahora, si usted vende discos piratas tiene el premio de no pagar impuestos y no ser perseguido por la autoridad, pero si usted produce discos legales tiene el castigo de pagar impuestos y ser robado impunemente.

La razón por la que se ha producido esa situación es más o menos sencilla de determinar: la autoridad ha sido lo suficientemente soberbia como para creer que a ella solamente corresponde la responsabilidad del crecimiento económico, que es lo que ha impedido que los demás hagan contribuciones importantes.

Destrabar el potencial de los mexicanos es llevar la descentralización a su consecuencia lógica, permitir que el que se esfuerce logre los premios que merece.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras