Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Distorsión de Miras
Eduardo García Gaspar
16 septiembre 2003
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Nuestro país, o mejor dicho, nuestros políticos, tienen una visión distorsionada que se ha convertido en una obsesión patológica.

Me refiero a la creación de empleos, a lo que consideran febrilmente como un objetivo a lograr cueste lo que cueste. Cometen el mismo error del que queriendo satisfacer su hambre jamás se le ocurre comer.

Cuando usted está obsesionado con crear empleos es fácil que imaginar e implantar las más alocadas de las acciones.

Usted puede multiplicar el número de empleos contratando personas que rompan vidrios en las casas o que caven hoyos en las calles, pues eso dará empleo no sólo a esas personas, sino también a los vidrieros y a quienes reparan pavimentos.

Igualmente, podemos crear empleos prohibiendo el uso de computadoras para regresar a los tiempos de las máquinas de escribir.

También, es posible crear empleos cerrando fronteras a las importaciones para así obligarnos a fabricar aquí todo lo que necesitamos, no importa que en otras partes lo hagan mejor y más barato.

Pueden crearse empleos contratando personal que vaya a parar a las oficinas de gobierno de manera que cada burócrata sea responsable de seguir a un ciudadano, cuidar que se porte bien y pague sus impuestos.

Esto es igual, le digo, que el que tiene hambre y no piensa en comer, sino en soluciones como la de llenarse el estómago de aire o de tierra.

Crear empleos no puede ser un objetivo en sí mismo, pues los empleos son la consecuencia de acciones que sí pueden ser consideradas objetivos. Si alguien tiene hambre será lógico que tenga como objetivo el obtener comida, pues la satisfacción del apetito se obtiene con la comida.

Y para lograr crear empleos existen varias soluciones muy conocidas. Quizá la más importante sea la de reconocer que los empleos son la consecuencia de acciones empresariales privadas, de personas que fundan empresas o que las hacen crecer.

Es decir, el único medio estable para la creación de empleos es la actividad empresarial.

Lo que se haga racionalmente para fomentarla va a crear empleos. Eso nos lleva a ver qué es lo que fomenta a la acción empresarial. Sin duda la ayuda mayor que puede tener la actividad empresarial es la de un medio ambiente de certidumbre que permita ver un futuro estable, sin vaivenes.

Las inversiones florecen donde las personas ven futuros seguros y con escasos riesgos.

Por lógica esto reclama acciones urgentes del gobierno mexicano en los terrenos de la seguridad, es decir, del combate a la delincuencia y del respeto a la propiedad privada.

Se requiere también de costos bajos de operación, lo que reclama impuestos racionales y sencillos, para que los ciudadanos tengan poder sobre la mayoría de sus recursos y posean el incentivo para hacer más.

Es necesario que la actividad gubernamental permita la asignación espontánea de los recursos en las actividades más necesarias, sin limitaciones artificiales. Eso significa abrir la economía al exterior y en el interior.

México en esto se ha abierto al exterior, lo que es bueno, pero en lo interno su economía aún permanece tontamente cerrada.

Es absurdo que en nuestro país pueda tenerse casi cualquier carro importado y que al mismo tiempo nadie pueda abrir una empresa de producción de energía ni de explotación petrolera.

Los empleos son creados por ese tipo de acciones que están dirigidas a desatar los lazos que atan a la iniciativa de los ciudadanos para que ellos decidan actuar y dedicarse a lo que piensan que es el mejor negocio. Porque eso que la persona piensa que le dará más utilidades es precisamente lo que más se necesita y lo que más beneficios dará a todos.

Lo que he querido hacer en esta segunda opinión es señalar un claro error de estrategia que es el obsesionarse con la creación de empleos.

No es ése un objetivo a conseguir de manera directa, sino indirectamente con cosas muy sencillas, como un ambiente estable de respeto a la ley y oportunidades abiertas de inversión para todos los particulares, sean los que sean. Todo lo que se necesita es menos demagogia y más uso de la razón.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras