Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dos Maneras de Verlo
Eduardo García Gaspar
2 diciembre 2003
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Muy preocupados con la división interna del PRI, muy pocos han percibido lo que se juega en el fondo de todo ese asunto. Me refiero al real fondo de las cosas.

Déjeme compartir con usted una idea al respecto, con la esperanza de que eso sea útil para entender mejor los sucesos mexicanos (lo que es una prioridad alta de esta columna).

Si desnudamos esa división del PRI y le quitamos lo espectacular que tienen las reyertas internas con capítulos diarios al estilo de las telenovelas, quizá veamos el duelo perenne de ideas que se contraponen entre sí.

Por un lado, están las ideas tradicionalistas, las de modelos de gobierno basados en el control estatal de la acción humana.

Por el otro lado, están las ideas modernas, las de sociedades libres basadas en la iniciativa personal. La contienda, aunque es relativamente reciente, lleva varios siglos.

Las ideas tradicionalistas fundan toda su razón en la hipótesis de que los gobiernos son mejores que las personas y por eso deben dominar a los ciudadanos. Dentro de estas ideas caen el despotismo ilustrado, el socialismo, el fascismo, el comunismo, el mercantilismo, el corporativismo, cuyo común denominador es la colocación del gobierno por encima del ciudadano.

Las manifestaciones mexicanas de estas ideas tradicionalistas tienen ejemplos resplandecientes de su filosofía en la defensa de la existencia de paraestatales. Para quien tiene ideas de corte tradicional o gobiernista, resulta anatema la venta de paraestatales; para ellos la privatización es algo prohibido, contrario a su manera de entender el mundo.

Ellos quieren controles sobre la sociedad, como los sindicatos amparados bajo la esfera gubernamental. Para los tradicionalistas, los gobiernos son el corazón de la sociedad. Todo debe subordinarse a ellos, todo.

Por eso, imponen impuestos y dan subsidios, por eso fundan organismos estatales para la solución de todo problema que enfrentan, por eso están en contra de la apertura de fronteras.

Son, en general, personas que desconfían de las personas individuales y sus iniciativas, a las que desean controlar.

El lado contrario de esa mentalidad es la serie de ideas que ponen a la persona humana por encima de los gobiernos. Estas ideas son las que defienden la libertad de expresión, de educación y de religión; son las proponentes de la democracia y la división de poderes; las que desean comercio libre entre naciones y respeto a la iniciativa individual. Se oponen a los impuestos altos, a los subsidios y a los tratos privilegiados.

En México, quienes apoyan estas ideas desean la privatización de toda la industria energética, además de una reforma fiscal con impuestos sencillo y bajos. Uno de sus principios centrales es el de la subsidiariedad, es decir, que el gobierno no haga nada que el ciudadano por sí mismo pueda realizar.

Ellos quieren decirle adiós al corporativismo y al manejo irresponsable de las finanzas gubernamentales. No sorprende, como usted entenderá, que exista una gran oposición entre ambas maneras de ver el mundo.

No son puntos de vista compatibles. Peor aún, muchos gobernantes no saben que están bajo la influencia de una de esas dos maneras de pensar.

Por ejemplo, oiga usted hablar a algunos legisladores y constatará eso al ver que defienden, por ejemplo, a las paraestatales basados en argumentos de soberanía nacional, cuando en realidad están defendiendo el control estatal de la economía, pues mayor soberanía habría sin esas paraestatales.

El PRI actualmente está dividido en buena parte por causa de esas dos maneras de pensar y eso es fácilmente demostrable cuando se ve la alianza entre Bartlett y Cárdenas, de distintos partidos, pero unidos por su igual mentalidad, la gobiernista que no entiende que puede existir una sociedad en la que las personas sean superiores al gobierno.

Ése es el split del PRI, la división que en el fondo los atormenta y que resulta natural que emergiera entre quienes ven que existe algo adicional al control gubernamental de la sociedad. Es sano que eso suceda, al menos para el largo plazo mexicano.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras