Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Arte de Ser Dueño
Eduardo García Gaspar
23 diciembre 2003
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Por estas fechas, siempre sale algún proponente de utopías sociales que predica en contra del consumismo navideño y nos reclama las compras de regalos, alegando vagas ideas de materialismo dañino.

Poco caso le hago a esas personas, porque veo las cosas de una manera diferente. En esta o en cualquier otra ocasión, usted es dueño de sus propias decisiones.

Vaya y compre lo que quiera y regale a quien quiera, porque en eso también hay beneficios para quienes han trabajado y producido bienes que espera que usted adquiera. Ningún problema existe en eso, absolutamente ninguno.

Ésa es además una manera de celebrar la fecha más grande de la humanidad, el nacimiento de Cristo. No se sienta culpable de ir a comprar algún regalo para usted y para el resto de la gente a la que usted ama.

Es una manera de expresar cariño y felicidad que se desea compartir, no diferente a la cena de Navidad, con esos alimentos especiales y varias copas de un buen vino. No hay problema en hacer eso, pero sí lo hay cuando sucede algo dentro de las personas.

Lo explico, con un ejemplo, que me impresiona. Un amigo, al que hace tiempo que no veo, compró hace unos años un automóvil. Era un gran carro, caro, deportivo, potente, lujoso y tan poderoso que ese carro se volvió el propietario de mi amigo.

Los papeles se trastocaron, mi amigo dejó de ser el propietario y se tornó el poseído; el auto, a su vez, se convirtió en dueño, quien dictaba las cosas que debían hacerse, Esto es lo que está mal. Y se llama materialismo.

Lo que hago es afinar la idea de “materialismo”. No es el comprar y regalar, sino el permitir que las cosas materiales se vuelvan las propietarias de las personas. Usted puede tener la mejor ropa, la que más le guste, que eso nada de malo tiene… hasta el momento en el que esa ropa se adueña de usted.

¿Cómo saber cuándo las cosas se adueñar de sus propietarios? Sencillo, cuando sin esos bienes la persona se inquieta, se deprime y sufre congojas.

Pongo otro ejemplo. Una vez, encontré a un ejecutivo alto en un avión en un vuelo en el que coincidimos y soporté tres horas a un tipo que todo el viaje se lamentó de no haber podido conseguir un boleto en primera clase, mostrando contrariedad, tormento e inquietud, revelando que su valía personal radicaba en volar en primera clase… lo que se volvió insufrible cuando vio que un conocido suyo viajaba en primera en ese mismo vuelo.

Ésa es la prueba de quién es el dueño, pues el propietario es el que posee el dominio de las cosas, el que decide, el que está al mando.

La cuestión, me parece, es clara. El ser propietario es un arte que demuestra quién es superior, la cosa poseída o su dueño. Y si se mantiene ese dominio de la persona, todo irá bien.

Por esto es que le digo que yo creo que nada malo hay en comprar, regalar y recibir en estas épocas o en cualquier otra, mientras sea usted quien manda. No hay materialismo en regalar ni en recibir, pero sí lo hay cuando la cosa se adueña de usted o de mí.

Por otro lado, me parece obvio que no debemos olvidar la razón de ser de esta época del año y mantenerla en nuestras mentes. No es la Navidad nada más el momento de iluminar las calles y las casas, ni el de hacer regalos, ni el de celebrar posadas.

Detrás de todo eso hay algo mucho más importante, que es la causa de lo que hacemos. Y esa razón es el nacimiento de Cristo. La felicidad que eso produce es la causa de los festejos que tenemos. Las celebraciones en sí mismas no valen nada sin el origen que las justifica.

Para los cristianos eso debe ser indudable, con un efecto maravilloso, pues la felicidad necesariamente se esparce hacia otros, que no son cristianos, en una celebración universal.

Mi punto es sencillo. Prestemos oídos sordos a esos que nos regañan por comprar y regalar, porque allí no está el problema, sino en la posibilidad de que las cosas nos posean a nosotros, lo que es el materialismo verdadero.

Así que vaya usted de compras, celebre las posadas, regale, reciba, coma y beba, que no hay ninguna época del año que más lo justifique, pero recuerde, si me permite darle un consejo, que sea usted el que mantenga el dominio sobre las cosas materiales.

Los humanos deben ser los dueños de las cosas materiales, no al revés. Y si quiere hacer regalos, hágale uno a Cristo, vaya a visitarlo a algún templo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras