Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Atontamiento Del Gobernante
Eduardo García Gaspar
5 septiembre 2003
Sección: FAMOSOS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Hay una película de Woody Allen que se llama Bananas. Es de principios de los años setenta y trata sobre un régimen dictatorial en algún sitio de América Latina.

Tiene una escena que muestra admirablemente el segundo efecto del poder, que es el embrutecimiento.

Ya en el poder, el dictador de la película toma sus primeras decisiones: manda hacer que el idioma oficial de su país sea el sueco y que las personas deban lavar su ropa interior a diario… para comprobar esto, los ciudadanos deben llevar esa ropa por fuera, de manera que pueda ser examinada por la policía.

Esa situación de órdenes del todo absurdas tiene su origen en lo que la historiadora Bárbara Tuchman escribió hace algunos años y que se refiere al segundo efecto del poder.

El primero de los efectos del poder lo propuso Lord Acton, con esa frase de que el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente.

El segundo efecto del poder establece que el poder embrutece y el poder absoluto embrutece totalmente.

Recientemente tuve la fortuna de ver un caso de estos, es decir, de la absoluta pérdida de la proporción combinada con una cantidad de delirios de grandeza personal que habrían hundido de nuevo al Titanic y doce barcos de igual tamaño al mismo tiempo.

Resulta que cambiando de canales de televisión de un lado a otro, pues no me gustaba nada, me detuve en la sección deportiva de un noticiero en el que mostraban fragmentos de una entrevista a Hugo Sánchez, el futbolista mexicano.

El bueno de Sánchez, sin duda, ha sido hasta ahora el mejor futbolista mexicano de todos los tiempos y hay realidades para demostrarlo.

Es una lástima que siendo eso no haya podido tener una carrera como persona agradable y esa entrevista me explicó la razones del porqué Sánchez no recibe nunca palabras amables en una nación que es casi totalmente futbolera.

Sánchez dijo en la entrevista que si él estuviera en el poder promovería que los mexicanos usaran palabras en náhuatl para saludarse, decirse adiós y otras cosas.

Más aún, dijo que si fuera por él, las fronteras se cerrarían a las importaciones y todos a consumir lo hecho en México.

Desde luego, estoy haciendo un resumen de lo que vi, pero en esencia esas fueron dos de las ideas de Sánchez. Mucho me temo que sufre él del segundo efecto del poder y la fama, que es la incapacidad de pensar con claridad.

Pongámonos en el lugar de personas que viven en Yucatán, donde el náhuatl es tan ajeno como el mandarín, que es lo mismo que le sucede a todos en el norte el país.

No, los aztecas no representaron al México antiguo y sólo una mente centralizadora puede proponer eso. Peor aún, únicamente neuronas muy descarriadas podrían proponer cambiar algo tan espontáneo como es el idioma, al que nadie en realidad rige.

Vayamos ahora a la idea de cerrar las fronteras a las importaciones.

Sánchez parece ignorar que eso ya fue intentado en México y no con buenos resultados que digamos. Toda esa época del proteccionismo industrial y del aislamiento nacional puede ser estudiada en varios libros, muy técnicos. No es una cuestión de sentimientos nacionalistas ni de ideas patrióticas, es una cuestión de ideas y de razonamientos.

Pero, desde luego, el segundo efecto del poder impide el empleo de la materia gris. En fin, lo de Sánchez no es importante sino para mostrar lo que puede sucederle a alguien que deja de pisar el suelo, se incomunica con el exterior y decide que es realidad lo que su mente imagina.

Desde luego, como lo que él imagina es falso, todas las decisiones que tome estarán equivocadas, lo que provocará más aislamiento hasta el punto de la locura. Igual que el presidente López Portillo con su nacionalización bancaria.

En fin, lo que he querido mostrar en esta segunda opinión es una realidad que me parece incuestionable, el poder y la fama tienden a embrutecer a quien los tiene.

Todo debido a que el poder y la fama clausuran y encierran a la persona en sus propios sueños, lo que literalmente puede conducirlos a la locura de pedir que se salude la gente en náhuatl cuando ellas pueden estar viviendo en Culiacán o en Mérida.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras