Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Lado Inexplorado
Eduardo García Gaspar
30 marzo 2003
Sección: DIPLOMACIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


La luna tiene un lado que no podemos ver, y eso es como todos los asuntos. Siempre hay lados que no vemos por alguna razón.

En todo el asunto del conflicto iraquí, la atención total se ha enfocado a las consecuencias de la actuación de la coalición lidereada por EEUU e Inglaterra. Se ha descuidado un factor también importante, el de las consecuencias del veto francés.

Muy pocos han visto las secuelas de esa acción. Me parece que todo comenzó el 11 de septiembre del 2001.

La revista The Economist de esa semana llevó en la portada el encabezado “El día que el mundo cambió”. Pocos encabezados han tenido tanta razón como ése.

La realidad actual es una muestra de ese cambio absoluto. Y, dentro de esa diferente situación internacional, le digo, poco se ha explorado las consecuencias del activista voto francés.

El veto francés abrió la puerta a dos efectos.

Uno, el de la posibilidad de acuerdos entre dos o más naciones para realización de actos propios.

Otro es la posibilidad de que esos acuerdos no pasen por la ONU si es que se prevé la posibilidad de perder el voto o la aplicación de un veto.

La inflexibilidad francesa hacia la posición de la coalición contrastó con la flexibilidad que dio a Sadam. Fue Francia fuerte con los miembros del consejo de seguridad, pero suave con Irak.

Francia, por tanto, abonó el camino de otro tipo de diplomacia, la de los independientes, que irán a la ONU sólo si tienen ganada la aprobación de su iniciativa.

Entre esos independientes ya nació un grupo que tiene al frente a los dos grandes amigos de siempre, la Gran Bretaña y los EEUU, con Francia en la posición contraria sin hasta ahora amigos garantizados. A lo que debemos añadir una gran cantidad de países fuera de esas dos posiciones, con quienes se podrá negociar caso por caso.

Es muy probable, me parece, que la extraña posición francesa de dureza con sus supuestos aliados y suavidad con sus supuestos enemigos, provoque una grieta de serias consecuencias en las posibilidades de asociaciones internacionales.

La imposibilidad de acuerdos le pega a la OTAN, creada para la seguridad mutua de las naciones europeas con apoyo principal de EEUU. Se ha dado otro golpe a la Comunidad Europea, mostrando esa imposibilidad de crear frentes comunes.

Recuérdese que España e Italia se colocaron del lado de la coalición.

El efecto neto es la inexistencia práctica de una actuación armada coordinada por parte de la CE y de la OTAN en el caso de amenazas comunes. Los europeos tienen ante sí la disyuntiva originada por Francia, para alinearse con ella o con el otro bloque, o seguir independientes. Caso por caso. L

a tendencia americana al aislacionismo ha sido abonada y ya tuvo su primer efecto con el conflicto en Irak.

Dicho de otra manera, la visión del mundo internacionalizado ha sido puesta de lado para dar paso a la formación de bloques, no necesariamente rivales en todos los casos, pero sí en posiciones lejanas.

Dentro de ese nuevo mundo de bloques, desde luego, México estará obligado a seleccionar una posición, la que sea, incluyendo una opción de no-posición (lo que de hecho es una posición, igual que una no-decisión es una decisión).

Las fuerzas que dominarán la posición mexicana seguirán siendo las emociones que provocan los sentimientos de nacionalismo y paz a toda costa, lo que le ganará el apoyo moral de Francia… cuando los franceses miren por un breve momento hacia abajo.

Mantendremos la cultura antinorteamericana que se nos han inculcado en la escuela y gritaremos lo valioso de nuestra independencia y soberanía. Mi punto en esta segunda opinión es llamar la atención sobre las consecuencias de uno de los hechos que condujo al conflicto con Irak y que no ha sido tratado de manera abierta.

Fue una posibilidad que Francia no adelantara su veto con tanta vehemencia, lo que hubiera abierto la posibilidad de un resultado final diferente, quizá tan posible como el desarme de Sadam.

Pero Francia optó por tratar con dureza a la ONU y a una parte de sus miembros, al mismo tiempo que trató con delicadeza a Irak. Quizá otra cosa hubiera sucedido sin el veto francés que cerró el diálogo del Consejo de Seguridad queriendo mantener el diálogo con Irak. Las consecuencias serán mayores.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras