Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Regreso Del Monstruo
Eduardo García Gaspar
18 noviembre 2003
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


Varios sucesos en América Latina parecen dar el panorama del retorno del monstruo socialista chapado a la antigua.

No el socialismo más modernizado de Europa, sino el rancio socialismo populista y demagógico, que se funda en las promesas de utopías terrenales en las que la perfección es posible siempre que algún iluminado sea seguido por las masas ignorantes.

El ejemplo más reluciente de esto es Hugo Chávez, el presidente de Venezuela y, por lo que se ve, su siguiente dictador.

También está Lucio Gutiérrez, con inclinaciones similares. Lula en Brasil fue elegido con una plataforma parecida.

Más, el senil Castro, referencia maravillosa de eso, de una izquierda totalitaria, anticuada, basada en principios falsos y con una enorme dosis oculta de totalitarismo.

México no se libra de esa tendencia, con un gobierno indefinido y la posibilidad real de otro demagogo en el poder en 2006.

No es un panorama agradable y por eso debe examinarse. Veamos primero los comunes denominadores de esos retornos del socialismo añoso. Uno muy claro es el populismo, es decir, la creencia en la autoridad como la encarnación de los sueños del pueblo y un manejo irresponsable de la economía, que emprende medidas redistributivas.

Otro muy claro también, es el enfrentamiento de la sociedad dividida en facciones que pelean entre sí. Menos obvios son el impulso que a ese retorno da la Teología de la Liberación y el aprovechamiento de la ignorancia de masas enormes de pobres y miserables.

Ahora veamos la esencia de las acciones socialistas a la antigua. Las acciones de un gobierno de ese tipo son altamente redistributivas; la creación de riqueza no les importa, todo el énfasis está en distribuir de nuevo, según algún criterio, el que exista.

Por eso allí se esperan muy altos impuestos y la ampliación estatal para convertirse en propietarios de empresas expropiadas.

También, las acciones de gobiernos socialistas llaman a la centralización del poder en unos pocos, concretamente en caciques soñadores que intentan imponer sus ideas en los demás, cueste lo que cueste. Es decir, están haciendo lo contrario de lo que se necesita para progresar.

No es secreto que el progreso se produce en sociedades en las que las propiedades son respetadas, en las que las monedas son sólidas, en las que los gobiernos son financieramente responsables, en las que se acumula capital físico y humano y en las que existe libertad de iniciativa.

Es decir, en sociedades en las que la libertad humana es respetada y fomentada. Nada de esto es un enigma desconocido. Existe amplia evidencia empírica y racional para probarlo. Y esto es lo que presenta un panorama aterrador.

Esas medidas totalitarias de gobernantes socialistas empeorarán las condiciones de miseria de los países a los que gobiernan. Están haciendo lo contrario de lo que debe hacerse y si no me cree, vea a Cuba con décadas de ese tipo de gobierno y dígame en qué estado está. O Venezuela, con unos pocos años de Chávez.

Esas medidas incrementarán la pobreza, la dependencia, el hambre. Ninguna economía en el mundo ha progresado basada en la intervención económica del gobierno. Y, digo, todo eso se sabe, no es una fórmula secreta.

La pregunta siguiente es la lógica. ¿Por qué se aplican medidas totalitarias socialistas cuando se sabe que ellas no conducirán a nada positivo, sino lo contrario?

Hay varias respuestas posibles. La más quieta es que esos gobernantes son verdaderos ignorantes económicos y políticos; simplemente no saben que los que están haciendo dañará a esos que pretenden proteger. Otra respuesta es más siniestra.

Esos gobernantes están sedientos de poder, el más grande de los afrodisiacos, y para satisfacer sus deseos de poder, conscientemente sacrifican el bienestar de seres humanos. La tercera respuesta posible es que esos gobernantes se sienten mesías iluminados que pueden violar leyes económicas sin consecuencias.

Y, desde luego, a esto debe añadirse un factor de extrema importancia. La masa del electorado no tiene los conocimientos ni el poder mental para reconocer al candidato político que promete lo que no se puede cumplir.

Le digo, el panorama del monstruo socialista que vuelve no es nada agradable, aunque puede evitarse.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras