Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Empleo Del Desempleo
Eduardo García Gaspar
5 agosto 2003
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Muchos de los más recientes sucesos políticos en México se ocuparon del tema del desempleo.

El desempleo fue usado y abusado para llenar buena cantidad de declaraciones en todos los niveles de la jerarquía política, desde la más alta de ellas.

El desempleo fue usado como el gran tema nacional, mucho me temo, con resultados poco afortunados que variaron desde un optimismo irreal hasta un pesimismo débil. El asunto, sin embargo, puede ser tratado de manera ordenada.

Viendo el trabajo como un bien sujeto a las leyes universales de oferta y de demanda, sin mucho que pensar, puede concluirse que cuando la cantidad demandada es baja eso seguramente significa que el precio de ese bien es alto.

Es decir, si existe poca cantidad demandada de trabajadores eso es un indicador de que el precio del trabajador es alto.

Me refiero al costo total del trabajador, lo que incluye todas las cosas como reparto de utilidades, cuotas de seguridad social, impuestos de nóminas y demás, por no mencionar los costos sindicales. Más aún, la demanda de trabajadores se mueve, sube y baja, como cualquier otra demanda.

Cuando la economía anda en las partes bajas de algún ciclo económico, es lógico que esa demanda se mueva hacia abajo. Sucede lo contrario en los momentos de gran actividad económica, cuando ella se eleva.

Al estar en una parte baja del ciclo económico en estos momentos, es natural que la demanda de trabajadores sea menor, es decir, suba el desempleo. La cosa empeora por el precio al que se puede comprar el trabajo. No es nada complicado.

De hecho, en muchas partes del mundo se tiene ese problema ahora. Pero vayamos más a fondo.

El ver al desempleo como un problema a resolverse sin considerar sus causas es como querer curar la cirrosis ignorando los efectos de las bebidas alcohólicas.

Siendo lógicos, por tanto, los programas de combate al desempleo en sí mismo no van a lograr nada considerable, pero si lo harán medidas de mayor fondo, como la reforma laboral que haga más flexible la contratación de personal.

De cierta manera, esto puede verse como una estrategia. El desempleo debe ser atacado indirectamente, yendo a sus causas, no a sus apariencias.

Pueden nuestros políticos rasgarse las vestiduras creando veinte organismos gubernamentales para luchar contra el desempleo, que muy poco lograrán excepto crear empleos para los trabajadores de esos organismos (y desperdiciar recursos). Es fácil ver que la clave está en la demanda de trabajadores.

¿Cómo hacer que ella se eleve sobre bases estables? Si se está en la parte baja del ciclo económico, como ahora, no hay mucho que hacer para remediar el ciclo, pero sí hay grandes cosas para realizar con independencia de ese ciclo.

Ya mencioné una, la reforma laboral en serio. Hay más, como el logro de estabilidad política y económica, lo que implica responsabilidad fiscal, aperturas de áreas de energéticos y otras más que fomenten la libertad de mercados.

También, desde luego, está el combate a la criminalidad. Lo que digo en esta segunda opinión es que el desempleo debe verse como una situación compleja y que querer aumentar el empleo como objetivo es inútil si ello no se ve como una consecuencia de acciones necesarias y de sentido común.

Pero es aquí donde está el problema. Realizar lo que es necesario no es algo que atrae al populista que todo gobernante tiene dentro de sí.

Modificar leyes laborales, privatizar lo que ha sido entendido como propiedad estatal, todo eso que es positivo a la larga es visto por el político como malo a la corta.

Dicho de otra manera, el problema mexicano no es económico, es claramente político. Ese problema político está creado por gobernantes de escaso talento y por grupos corporativos, como sindicatos, que pelean por mantener sus privilegios.

Neto, neto, hablar de desempleo y hacerlo el problema principal es algo equivocado. Nuestro problema no es el desempleo, sino eso que produce desempleo. Y lo que lo produce es una serie de condiciones políticas, no económicas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras