Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Esos Trucos de la Mente
Eduardo García Gaspar
14 octubre 2003
Sección: NACIONALISMO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Una vez ya hace una buena cantidad de años, más de veinte, un amigo contó la siguiente historia.

Un cierto periódico en México había adquirido el último grito de tecnología de ese entonces para el manejo de sus funciones. Una de las cosas que requería la nueva tecnología era que los reporteros y columnistas escribieran sus reportes y escritos en una terminal de computadora.

Debían cambiar sus máquinas de escribir y sus hojas de papel para usar esas terminales para escribir lo mismo.

Cuenta mi amigo que esas personas no pudieron hacer el cambio, pues alegaban que no se inspiraban de igual manera que frente a sus viejas Underwood o Remington.

Fue tanta la oposición a esa nueva forma de hacer las cosas que el periódico tuvo que retirar esa tecnología de su proceso para volver al viejo y menos eficiente proceso.

Esta es otra de las historias que muestra algo que suele ser común en la historia, el rechazo a lo nuevo y la preferencia por lo tradicional.

No es éste un rasgo mexicano único, pues se presenta en muchas partes del mundo, cuando se rechazan los cambios y los adelantos. Se revela así una faceta interesante, que es una notable tendencia a preferir lo conocido y a resistir lo desconocido.

La faceta se revela no sólo en cuestiones tecnológicas, sino en las ideas que sirven para entender al mundo. Una de esas ideas que en México tiene grandes raíces es la del nacionalismo, definido como la preferencia sin razonamiento de lo que es mexicano.

Supongo que sus antecedentes puedan remontarse incluso hasta la Independencia, cuando se presentó esa fuerte exaltación de lo mexicano previo a la Conquista y que luego fue robustecido durante el Porfiriato, pero sobre todo durante la etapa priísta.

El proteccionismo de esa última de nuestras etapas dejó en muchas mentes la idea de la autosuficiencia nacional y de la soberanía mexicana entendidas como un rechazo a lo extranjero.

Ésta es la razón que con frecuencia crea lamentos como el de “los bancos están en manos de extranjeros”, algo que se repite en diferentes industrias y sectores. Desde luego, pensado el asunto más a fondo, la respuesta lógica es “¡Y qué con eso!”.

El asunto es posible de analizar sin emociones entendiendo que hay dos posibles maneras de entender ese orgullo nacionalista que habla de soberanía. La manera tradicional de entender ese orgullo nacionalista ha sido la de definirlo como rechazo a lo extranjero y propiedad nacional de todo, es decir, autosuficiencia total.

Bajo esta mentalidad, México se declara aislado del resto del mundo y capaz de bastarse a sí mismo. Pero hay otra manera de entender al orgullo nacional y que es muy diferente.

Bajo esta distinta definición, la manera de lograr ese orgullo nacional es la de crecer económicamente, hacernos una potencia mayor y tener un sistema de leyes respetadas dentro de un sistema democrático de gobierno. Es algo mucho muy diferente a la definición tradicionalista que ha imperado en lo general.

Lo que quiero hacer en esta segunda opinión es dejar claro que son ésas dos maneras muy distintas de ver las cosas.

Quien ve a la soberanía como autosuficiencia que rechaza todo lo externo, mucho me temo, es como esos que quisieron regresar a las viejas máquinas de escribir.

Peor aún, esa forma de ver las cosas es contraria a toda experiencia previa que ha demostrado la necesidad que México tiene de abrirse para crecer. La verdadera soberanía no puede venir del aislamiento y de la cerrazón.

La verdadera soberanía se logra creciendo, siendo importante, siendo rico y poderoso, abierto y activo. Si los bancos son de extranjeros, qué bueno, porque así los recursos mexicanos pueden usarse en otras áreas, pues los recursos nunca sobran.

Este es un cambio profundo, el más profundo que se puede tener, es una transformación de manera de pensar y nuestro cerebro es muy potente y capaz, pero demasiadas veces se niega a cambiar y entender cosas nuevas que contradicen lo que dentro de él ha sido implantado sin grandes justificaciones.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras