Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Hay Libros y Hay Libros
Eduardo García Gaspar
23 enero 2003
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Hace algún tiempo, hablando con un librero de gran tradición, me dijo que los libros de mayor venta son en general los que se describen como de “superación personal”.

Usted sabe, del tipo de los de Motívese a sí mismo y el de los 7 hábitos, más otros entre los que, me dicen, destacan los de Cuauhtémoc Sánchez. Eso que el librero dijo, pone a pensar.

La parte optimista es confirmar que alguna gente al menos tiene inquietudes, que quiere mejorar, que quiere superarse, que tiene inquietudes… en fin, que tiene intencionales loables y hace algo por satisfacerlas.

Claro que del otro lado, un pesimista vería eso mismo diciendo que existe un vacío en la preparación de las personas, que su educación fue mala y cosas similares.

Los dos tienen razón.

Mucho me temo, soy terriblemente suspicaz de esos libros “motivadores”, no los leo y eso me impide hablar de sus contenidos para criticarlos objetivamente. En toda mi vida he leído sólo unos tres de ellos.

Dos fueron una porquería y el tercero tenía mucha lógica, pero podía haber sido escrito en tres páginas y no en trescientas. Con eso en mente, me tomo la libertad de hacer las siguientes recomendaciones sobre el tema general de los libros de más venta, los motivacionales y algunos otros.

La primera es simple: olvídese de leer esos libros. No hay recetas para la felicidad, ni la motivación es el secreto del éxito. Sí, puede haber trucos y consejos, más algunas sugerencias.

Pero si alguien desea encontrarse a sí mismo, explicar su vida, saber quién es y cosas por el estilo, esas obras no le van a dar respuestas válidas. Si en realidad quiere entrar a temas de ese tipo, váyase con los que sí saben y lea lo que pueda en tres campos, filosofía, historia y religión.

En filosofía, empiece con Platón, Aristóteles y demás. Si no tiene tiempo para tomar un curso de historia de la filosofía, haga lo que yo, compre un par de libros de esa historia y léalos tranquilamente. Eso es más difícil que leer cualquiera de los libros de mejora personal, pero el asunto de la felicidad es complejo y no va a ser remediado con una dieta, ni con una agenda.

Si quiere saber del tema religioso, léase unos tres libros de historia de las religiones, especialmente le recomiendo dos de Paul Johnson sobre el cristianismo y otro sobre el judaísmo. Amigables y llenos de información.

La persona mejora conforme tiene ideas y las ideas verdaderas vienen de esos campos, religión, filosofía e historia. Lea, vea y compare. No se vaya con la finta de alguna escuela particular de pensamiento sin compararla con otras.

Claro que eso cuesta trabajo y toma tiempo, mucho más que leer Terapia Sexual para Unir Matrimonios o como sea que se llame el libro que vi hace tiempo. Si usted es católico como yo, estudie el Catecismo.

No se contente con lo que reportan en los periódicos, ni con lo que dice el Discovery Channel sobre el tema. Y si usted tienen otra religión, estúdiela en serio, de las fuentes originales.

El punto de todo eso es ver que si existe un vacío espiritual en esta época, ese vacío puede estar siendo llenado por ideas simples que ignoran la naturaleza humana y dan explicaciones superficiales. Si usted, por ejemplo, quiere saber de política, no busque en los libros que hablan de los chismes de la primera dama en turno.

Allí no hay nada que valga la pena, pero sí lo hay en libros como el de Democracia en América de Tocqueville. Los libros de revelaciones escandalosas, de chismes personales y de teorías de complots no aportan nada, igual que los de recetas simplificadas para ser felices.

Lo que esos libros producen es terrible, porque generan mentalidades que creen que saben, cuando son en realidad aún más ignorantes que el que no lee. La vida es maravillosa, todo un regalo y un don.

Por eso es que resulta una pena reducirla a la visión simplista de un libro o varios que pretenden tener la verdad y el secreto de esa vida. Pero, quien posee curiosidad e interés, no tiene otra alternativa que echarse un clavado en ese mar de complicaciones y complejidades que es nuestra existencia.

Le digo, para saber siquiera un poco, allí están los libros, pero los libros serios que tratan de historia, de ideas, de religión.

Y, si me permite usted una sugerencia última, ella es la de leer de economía. No hay ciencia más rica que ésa para aprender sobre comportamiento humano. No la economía reducida a números, sino la que explora la conducta humana, como Acción Humana, de Mises.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Hay Libros y Hay Libros”
  1. José Daniel Hernández Figueroa Dijo:

    … no creo todos libros de superación personal sean malos… por unos libros malos no hay que desacreditar todo el género, yo estoy de acuerdo… que los libros de Cuautemoc Sanchez no vale la pena leerlos.
    Pero existen otros muy buenos…: Piense y Hágase Rico de… Napoleón Hill.. Padre Rico, Padre Pobre de… Robert Kiyosaki… El Hombre Más Rico de Babilonia… desde que leí este libro no he vuelto a tener problemas con el manejo de mi dinero.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras