Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Hay Una Gama de Grises
Eduardo García Gaspar
4 febrero 2003
Sección: DIPLOMACIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La visión simplista del mundo es necesariamente la dominante en términos del número de personas que la tienen.

Las visiones más complejas requieren esfuerzos que son imposibles de exigir a las personas que no se ocupan de examinar las realidades políticas y económicas por estar ocupadas en lo que de verdad importa, su vida personal.

Ésta es la razón por la que es más fácil organizar una marcha de apoyo antibélico que leer una obra como la de John Locke (Los dos tratados de gobierno), aunque la marcha sea menos importante que el libro.

Por esa razón, igualmente fue más fácil rasgarse las vestiduras después de la caída de la URSS y quejarse de un mundo unipolar, en el que los EEUU serían la potencia dominante y harían lo que su voluntad dictara.

La vida es más complicada que una película de Clint Eastwood.

La más razonable visión de lo que podría acontecer después del fracaso del comunismo soviético fue la de un mundo más complicado y no más sencillo como se anticipaba.

El mutuo entendimiento a regañadientes de los EEUU y la URSS, desde los años 70 más o menos, dio al mundo una especie de balance de poderes con dos claros protagonistas con esferas de influencia marcadas y con capacidad de más o menos dominar al resto.

Esa capacidad de dominio fue perdiéndose por parte de los soviéticos hacia el final de su existencia. El mundo, después de la URSS, sería en extremo complejo y no unilateral con los EU reinando en todas partes.

La predicción más razonable fue la del surgimiento de regímenes pequeños en relación a la URSS, pero encabezados por dictadores con dosis severas de redención y mesianismo ideológico que, lo peor, tuvieran acceso a armas en extremo peligrosas.

En otras palabras, recursos atómicos en manos de locos totalitarios con sueños de grandeza en diversas partes del mundo. La consecuencia de ese pronóstico más razonable que el del tonto mundo unilateral, era la proliferación de los riesgos de guerra en diversas partes del mundo.

La paz sería menos probable en estas condiciones que bajo las del mundo bilateral, al menos por un largo período de tiempo. Esa visión posible del futuro se ha hecho realidad con Irak protagonista de dos conflictos mundiales en una década y, ahora, Corea del Norte.

Los dos países gobernados por sistemas personalistas de líderes dictatoriales y soñadores. La visión no preveía la intensidad de otro elemento tan fuerte como el de los ataques del 11 de septiembre, lo que reveló otro tipo de enemigo, el que no tiene país ni gobierno con el que se pueda hablar y frente al que no hay las opciones de acción que son tradicionales en la política.

Y, no, los EEUU no se volvieron la fuerza dominante que puede hacer lo que quiera sin que nadie diga nada y todos lo acepten. Le digo, las ideas simplistas no tienen fundamento.

La realidad es compleja y retorcida. Más aún, la interconexión mundial complica las cosas. Los ataques del 11 de septiembre repercutieron en todas partes, por ejemplo, hubo pérdidas de empleos en Cancún por esa causa.

A lo que voy es que en esta realidad, las reacciones simples pueden ocasionar efectos contraproducentes. Le explico uno de ellos.

Es probable que todas las marchas en pro de la paz de hecho produzcan lo contrario, la guerra. Para todo propósito práctico, esas marchas son armas para Sadam en el juego diplomático que dejan con menos salidas a la coalición de países que apoyan su derrocamiento.

Abandonar la opción de guerra, por tanto, se convertiría en la victoria mundial de un dictador asesino, al que se le daría mano libre para seguir con sus planes.

El no hacer esas marchas habría ayudado más a la paz que el hacerlas. Por lo pronto, quizá sólo debamos pensar en esto: el mundo es más complejo y se requiere más esfuerzo para entenderlo, porque puede suceder que defendiendo algo se logre exactamente lo contrario.

Para entenderlo se necesita más que una posición de blanco y negro. Hay muchos grises en este nuevo mundo… que el gobierno de México debe comprender.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras