Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Incentivos
Eduardo García Gaspar
8 abril 2003
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Las personas, por más que queramos intentarlo, no somos un conjunto de idiotas. Tenemos una buena idea de lo que nos conviene y no nos conviene.

Pongo el ejemplo de un tipo que conozco bien y que es un salvaje conduciendo su automóvil… cuando maneja en México. Pero en el momento en el que cruza la frontera y anda por las carreteras norteamericanas, el mismo tipo es un modelo de respeto a las leyes, reglamentos y señalizaciones de tránsito.

Pocas personas como él para mostrarse como un modelo de comportamiento vial… cuando está dentro de un ambiente en el que él reconoce que le conviene hacerlo, porque allá la policía sí funciona y aunque la probabilidad de que lo agarren en una falta es remota, el castigo será severo.

Es una cuestión de incentivos.

Otro ejemplo es el del transporte colectivo de las ciudades mexicanas. Los choferes de esos servicios de transporte urbano son, me parece, la prueba de la teoría de Darwin, pues constituyen el eslabón perdido.

Seres que en lo general no piensan, no saben conducir, no tienen conciencia del peligro y son casi humanos. La razón por las que ellos manejan así esos transportes es sencilla, no temen la posibilidad de un castigo por parte de la autoridad.

Pueden manejar drogados, borrachos, descuidadamente, a exceso de velocidad, que saben que nada les pasará. Las leyes y los reglamentos no son aplicables a ellos.

Visto en un panorama más general, lo que digo es que las personas nos portamos considerando los incentivos que tenemos en la realidad. Por eso conducimos de una manera en un sitio y de otra muy diferente en otro lugar. La realidad nos afecta y la consideramos.

Está probado, por ejemplo, que los aditamentos de seguridad en los automóviles producen un manejo descuidado por parte de los conductores. Sí, es cierto.

Ponga usted en un carro bolsas de aire, volantes colapsables, cinturones de seguridad y lo que va a obtener es lo obvio, menos accidentes fatales de los ocupantes del auto. Pero también va a obtener un efecto no intencional, conductores más confiados en que no tendrán un accidente fatal y eso va a afectar a los peatones, quienes tendrán más accidentes fatales.

Todo es una cuestión de mera lógica.

Y, voy a sugerirle un caso extremo, recomendado en plan de broma por un economista, si usted quiere tener cero accidentes de tránsito, coloque la flecha de una lanza en el volante, apuntando al corazón del chofer… verá con qué cuidado va a manejar.

Vayamos ahora a lo sucedido recientemente, la extensión en el plazo del pago de las tenencias. Es muy claro lo que va a causar una reducción en el pago puntual de las tenencias al año siguiente.

Lo contrario se hubiera logrado imponiendo multas por el pago fuera de fecha. En esencia lo que se logra con esas medidas es lo contrario de lo que se persigue. Podemos ver la tendencia general muy clara. Digamos que la tenencia se tiene que pagar a más tardar en marzo, pero se prolonga el plazo a abril.

Al año siguiente, las personas se esperan a abril, lo que obliga a prolongar el plazo a mayo. Un año después, la gente se espera a mayo, lo que hace que la autoridad prolongue el plazo al mes siguiente. Aunque no suceda eso exactamente, así es la tendencia que la autoridad incentiva lo quiera o no.

Puesto de otra manera, lo sucedido es un incentivo contrario al interés del propio fisco, pues motiva una conducta contraria a sus intereses. El pagador puntual se siente decepcionado y el pagador impuntual se siente premiado.

Lo que nos lleva a algunas propuestas que son congruentes con lo que la autoridad ha hecho, como multar a las personas que van a la velocidad correcta por las calles, a quienes se estacionan en los lugares permitidos, a quienes respetan los altos.

Más aún, podrían darse incentivos a los ladrones, aunque éstos de hecho ya los tienen con una policía incapaz de aprehenderlos y castigarlos. No es una cuestión complicada entender esto de los incentivos. Lo que parece ser más complicado es hacerle entender eso a las autoridades.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras