Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Irresponsabilidad Política
Eduardo García Gaspar
10 noviembre 2003
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


No hace mucho que una nota de la revista Fortune me fue dada por un amigo. La nota cuenta una historia que pone los nervios de punta, en serio.

Allí se reporta, en pocas palabras, un ejercicio económico muy sencillo. Un grupo de economistas hicieron dos sumas.

Una de ellas agregó los gastos futuros del gobierno americano, cosas como seguridad social, servicio de deuda, sueldos a burócratas y los demás renglones de salidas de efectivo que tiene ese gobierno. La otra suma fue la de los ingresos, lo que viene de los impuestos y otras fuentes de flujo.

Ambas sumas fueron traídas a valor presente y luego restadas una de otra. El resultado de esa resta es de 44.2 trillones americanos de dólares en déficit, es decir, billones de dólares al estilo nuestro.

Es una cantidad inmensa, que en la nota de Fortune del 10 de noviembre pasado, es comparada con lo siguiente. Esa cantidad es cuatro veces el PIB americano.

Es una y media veces el PIB mundial. Y, lo más descriptivo: si todas las acciones, bonos y bienes raíces de Estados Unidos se vendieran, más o menos alcanzarían a pagar ese déficit.

El ejercicio económico está basado en las teorías desarrolladas por Larry Kotlikoff, un economista y aplicadas por otros profesionales. Si eso no es una luz roja para el gobierno americano, la verdad no sé qué lo pueda ser.

Y, me atrevo a afirmar, que guardadas las proporciones de tamaño, el mismo ejercicio daría en México resultados muy parecidos, tal vez peores. Pero vayamos ahora a lo que está detrás de eso.

Es decir, a explicar las razones por las que una situación inconcebible puede llegar a suceder. Según Kotlikoff, la razón está en la mente de los políticos, más enfocados al corto plazo que al largo.

Lo más lejano que ellos ven es el panorama de las elecciones siguientes, sin ocurrírseles pensar en la siguiente generación. Como que esto también suena a algo que nos pasa por estas latitudes, lo que debe hacernos concluir ese terrible defecto potencial del gobernante, el tener una visión muy limitada del futuro.

El caso es serio y nos da una lección que aprender, de nuevo.

En 1776, Adam Smith dijo que las finanzas públicas debían tratarse como las de una casa, es decir, no gastar más de lo que entra. Y eso mismo fue hace dicho al menos un siglo antes por sacerdotes católicos españoles conocidos como los Escolástico Tardíos.

No podemos clamar ignorancia y decir que no sabíamos que era malo que los gobiernos gastaran más de lo que les entra. Para México, esa nota de Fortune, tiene su utilidad inmediata.

La más obvia es la de ver lo de la reforma fiscal, lo del presupuesto de gasto para 2004, la revisión de las pensiones sindicales y pequeños asuntillos de ese tipo. Digamos que en las manos de nuestros diputados y senadores hay bastante más que el querer ellos que su partido gane las elecciones del 2006.

Pero si le hacemos caso a la propuesta que dice que los gobernantes no piensan de largo plazo, entonces deberemos suponer que esos diputados y senadores, no están viendo más allá de sus chatas narices y que no están considerando los efectos de sus decisiones en el largo plazo.

Eso se llama irresponsabilidad en el más amplio de los sentidos, total y absoluta irresponsabilidad. Algo que parece ser parte de la esencia misma de ser gobernante.

Y es que, desafortunadamente, el papel del gobernante ha sido distorsionado gravemente al volvérsele un redentor social, capaz de salvar a las naciones por medio de presupuestos enormes.

Es así que los gobernantes poseen un solo hábito muy arraigado y adictivo, el de gastar dinero que no es de ellos. Eso es todo lo que saben hacer y lo hacen alegremente. Peor aún.

Gastan jubilosamente no para hacer algo provechoso, sino para ganar las elecciones y por esto es que sus gastos deben ser visibles y llenos de pompa y boato, nada que no pueda verse y hacer que una población inculta se maraville ante las realidades de gobernantes que “sí hacen cosas” y que “sí se preocupan”.

Si el análisis reportado por esa revista es indicativo de algo, ese algo me parece muy claro, muestra él una enorme dosis de irresponsabilidad gubernamental.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras