Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Izquierdas y Derechas
Eduardo García Gaspar
30 septiembre 2003
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: , ,


Las mentes de casi todas las personas están acostumbradas a pensar en términos de izquierda y de derecha cuando se habla de política.

Por ejemplo, en los Estados Unidos, los demócratas son los de izquierda y los republicanos los de derecha. En Inglaterra sucede lo mismo con los whigs y los tories.

La cuestión se repite con más o menos claridad en muchas partes. Pero no en nuestro país.

Por estas latitudes tropicales, los partidos no han sido claramente percibidos en esa dimensión de zurdos y derechos, seguramente por ese terrible miedo que se tiene a aceptar una definición personal, la que es muy patente en el PRD, por ejemplo.

En fin, aunque no clara, aún así tenemos una idea de esa clasificación y podemos ubicar al PT del lado izquierdo, al PAN del lado derecho y demás. Mi punto es que esa clasificación es demasiado primitiva y poco útil para estos tiempos.

Lo que sugiero es usar otra forma de colocar a los partidos. Por ejemplo, en realidad poco importa de qué signo es un gobernante como López Obrador si se saca a la superficie el endeudamiento en el que su gobierno se ha metido.

Igualmente, poco importa de qué signo son los gobiernos de Lula en Brasil o el francés actual cuando ellos han reconocido un problema de finanzas públicas en pensiones y tratan de remediarlo.

Fíjese usted en eso, los tres gobiernos mencionados son de izquierda muy clara, pero dos de ellos tienen algo que los diferencia del de López Obrador. Eso que los diferencia se llama responsabilidad financiera.

Luego está, por ejemplo, una administración como la de Bush en los EEUU, con un déficit enorme, aunque es un gobierno clasificable como de derecha.

Todo el punto es hacer a un lado la mentalidad geométrica que asigna lugares a los gobiernos de acuerdo a si son socialistas o liberales. La verdadera dimensión que debemos usar para clasificar a los gobiernos es primero, y por mucho, su nivel de responsabilidad en el manejo de los recursos oficiales y su política monetaria.

Y luego, más tarde, si queremos, nos preocupamos por saber si son gobiernos de izquierda o de derecha. Sí, lo que estoy diciendo es que antes que nada debemos ver el sentido de responsabilidad de los gobiernos. La cosa en México es peor que eso, pues nuestra “geometría política” no llega siquiera a usar la dimensión de izquierdas y de derechas.

Es decir, no sabemos si los partidos son de izquierda o de derecha. Desde luego, en buena parte eso se debe a lo que mencioné antes, el pavor mexicano a definirse.

Usted no va a ver con sencillez a partido alguno que se diga socialista, aunque lo sea, como el PRD. Tampoco verá al Partido Verde definirse en ese espectro, aunque en su caso eso puede deberse a que su posición es más o menos igual a la de un péndulo convenenciero.

Con el PAN, si usted lee sus principios, verá que es un partido de derecha, creyente en la persona individual y sus libertades, pero cuando llega a los terrenos económicos patina fuerte y no sabe qué hacer, pues cuando debía ser liberal, nunca lo reconoce y se pierde en barroquismos.

El PRI anda sin definición en este sentido, dependiendo de quién habla o es presidente, padeciendo el mismo problema de miedo a definirse.

Es por ese pavor que los partidos usan el populismo cuando hablan, y utilizan expresiones como “el bien del pueblo” y otra basura sin significado. Los medios tampoco ayudan en esto, pues demasiadas veces se contentan con repetir lo que dicen los políticos, sin cuestionarlos.

Todo eso, más un nivel educativo de mala calidad, hace del mexicano un pueblo con poco conocimiento político. Si no podemos ubicarlos en la dimensión de izquierdas y derechas, menos lo vamos a poder hacer en su calificación de responsabilidad financiera, que es la más importante.

Sea lo que sea, pocas dudas puede haber de que sean estos los dolores del parto democrático mexicano. Con el tiempo, iremos mejorando nuestra educación para ya no caer en las trampas de los engaños políticos y poner atención en eso que importa más que nada, la responsabilidad financiera de los gobiernos.

Este es un aspecto en el que estamos recibiendo lecciones fuertes de Lula en Brasil, que bien vale la pena ver para aplicar en México.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras