Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Nueva Habilidad
Eduardo García Gaspar
23 octubre 2003
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Con la llegada a la presidencia del primer mandatario elegido democráticamente en México al menos en los últimos 100 años, los mexicanos tenemos a la vista un hecho de tanta inmensidad que nos pasa desapercibido.

Lo hemos aceptado como parte de la regla, cuando en realidad es una excepción.

Esto, desde luego, causa un cambio en la realidad, pero nuestra mente sigue pensando en la realidad anterior. Me explico.

La situación de la política mexicana puede dividirse en dos etapas más o menos claras. La época priísta y la época actual. En la época priísta, funcionaba el presidencialismo. Todo era decidido y arreglado por el presidente desde su silla imperial.

En la época actual, el dominio de la presidencia fue reemplazado por la separación de poderes.

En pocas palabras, la política mexicana es muy diferente ahora que antes. Sin embargo, a pesar de ese cambio en la realidad, las mentes mexicanas en general no han cambiado y siguen entendiendo a la realidad como en los tiempos del presidencialismo.

Por eso, hay quejas de que “Fox no ha hecho nada”. Quien de eso se queja, es obvio que sigue pensando en términos antiguos, cuando el presidente era todopoderoso.

Eso es un grave error que se corrige entendiendo el mecanismo de la división de poderes. Esa división de poderes, además, necesariamente implica aprender cosas nuevas, adicionales a la de entender que el presidente mexicano ya no es lo poderoso que era.

La más importante de esas cosas nuevas que deben aprenderse no es tarea de los ciudadanos normales, sino de los políticos que forman el gobierno. Y eso que deben aprender es a negociar, olvidándose de la vieja costumbre de imponer.

Resumo lo que he dicho. Bajo la nueva situación política hay dos cosas que entender y aprender. Los ciudadanos comunes deben comprender que el presidente no es todopoderoso, que no se puede ya esperar de él la magia de cambiar las cosas al instante.

Y los gobernantes deben aprender a negociar y a realizar acuerdos entre ellos, quitándose el hábito de imponer su voluntad como se hacía antes. Profundicemos en esto último de los políticos.

En la época del presidente todopoderoso, la única habilidad de los buenos políticos era su capacidad de sujetarse a la voluntad del presidente en turno. Ésa era la máxima cualidad del buen político, el volverse esclavo del presidente. Pero eso ya no sirve ahora, cuando el presidente ha dejado de ser todopoderoso.

Ahora, los gobernantes deben aprender una habilidad que es muy nueva para ellos, la de tener iniciativas, la de ser independientes, la de negociar para llegar a acuerdos. Es un mundo muy diferente.

El que ganaba siendo esclavo de los más pequeños caprichos del presidente, sin el menor uso de su iniciativa personal, debe ahora pensar, analizar y convenir entre ellos. No sorprende que no lo sepan hacer. No sorprende que no se hayan obtenido acuerdos para las reformas legales.

Es algo que no saben hacer, pues toda su habilidad se reducía antes a someterse ante la voluntad presidencial y vencer al que no la aceptaba. Visto de manera aún más simple, sin perder realismo, es posible decir que el problema de la democracia en México es uno relacionado con la novedad.

La democracia es muy nueva en México y los gobernantes no saben cómo usarla.. Ella supone en los gobernantes la capacidad de negociar y acordar, una capacidad que ellos no tienen. Para ellos la política no era una cuestión de negociar, acordar y pactar, sino un asunto de imponer, sojuzgar y avasallar.

Ésta es la razón por la que no se dan acuerdos en el poder legislativo. Cada partido tiende a enquistarse en su posición terca y dogmática creyendo que ése es su deber, pues lo era antes, cuando no había división de poderes. Aún no entienden que en la división de poderes, lo que antes era una cualidad es ahora una desventaja.

El problema es que si no se logran acuerdos de reformas en el legislativo lo que seguramente se tendrá es un sexenio de estancamiento… que es lo que hasta ahora hemos tenido.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras