Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Teoría de la Bola
Eduardo García Gaspar
27 junio 2003
Sección: ESCUELAS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Cuando se trata el tema de la educación en México, siempre me imagino a esas caricaturas viejas que mostraban a los presos con trajes de rayas blancas y negras, con una pesada bola de acero encadenada a uno de los tobillos, lo que le impedía correr.

Lo que sucede es muy sencillo, según yo.

Si en un país usted tiene a muchas personas con escasa educación, esas personas van a actuar como la bola de acero de los presos de las caricaturas. Van a impedir que el país progrese.

En otras palabras, lo que va a dar mayores posibilidades de progreso no es el número de profesionistas que salen de las universidades, sino la cantidad de personas que salen de primaria y secundaria, o que ni siquiera las terminan.

Pero con una condición necesaria. Las personas que se eduquen deben estar bien educadas, es decir, tener habilidades, especialmente en ciencias, matemáticas y razonamiento. La cantidad no basta, la variable central es la calidad de la educación.

En nuestro país no andamos mal en el aspecto de cantidad, pero en el aspecto de calidad andamos por los suelos. Las siguientes cifras vienen de un estudio de BBVA Bancomer que vale la pena que usted lea completo (BBVA Calidad Educación Básica PDF).

Entre 31 países cuyos estudiantes fueron evaluados, los nuestros ocuparon el penúltimo lugar.

Por encima de México estaban países como Japón, Corea, Alemania y otros. Peor aún, el estudio detectó una enorme diferencia entre las escuelas públicas y privadas en el país.

Las privadas calificaron al doble que las públicas y aún así las privadas mexicanas están por debajo del promedio de esos países. La cosa empeora cuando se ve que lo que México gasta es proporcionalmente mayor a lo que gastan otros países.

Un ejemplo de esto en 1998: Japón dedica 4.7 por ciento de su PIB a la educación y México dedica el 5.2; pero los estudiantes japoneses están en el primer lugar de la evaluación internacional mencionada antes y México está en el penúltimo lugar.

A esto hay que agregarle un dato muy revelador, las horas de instrucción sobre calificación promedio. Los docentes mexicanos dedican 3.1 horas y el promedio de los otros países 1.4.

Esta es una medición de eficiencia del profesorado, lo que aunado a los recursos destinados a la educación, indica una falla seria en la educación mexicana. Ella es mala, malísima.

El sistema educativo mexicano no da resultados. Punto.

Incluso los resultados de las escuelas privadas mexicanas son malos en relación a otros países. El asunto es grave en serio. No hay problema más grave en México que éste, pues la educación personal es la llave para resolver la pobreza que padecen millones de mexicanos.

Sin educación de calidad esos millones de seres humanos podrán recibir todas las ayudas que usted quiera incluir en programas de asistencia, que de poco servirá. Una persona sin educación siempre tendrá un ingreso bajo.

Una vez detectado el problema conviene echarle un ojo a sus causas. Allí, todo apunta a una culpabilidad mayor de los sindicatos docentes, más preocupados por logros laborales que por logros educativos, más corporativistas que educadores. Puesto en otras palabras, lo realizado en la educación mexicana durante años ha sido irresponsable.

La solución a esto es urgente, pues sus resultados tardarán años en llegar. No hay solución de corto plazo, pero sí es posible realizar acciones de corto plazo que remedien el problema y den resultados en el futuro.

La principal medida que resolvería el problema es sencilla: desmontar todo el aparato educativo nacional y dar ese dinero directamente a escuelas privadas cuya apertura se facilite, sin presiones sindicales.

Cada escuela recibiría una cantidad dependiendo del número de alumnos que atienda y las escuelas serían seleccionadas por los padres de familia, igual que seleccionan la tienda donde compran sus alimentos. Y si alguien quiera pagar más, que lo haga.

Más un sistema de becas basado en desempeño. El asunto es claro. México tiene una pésima educación pública y eso crea un peso muerto, como la bola de acero, que impide nuestro avance.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras