Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Las Otras Consecuencias
Eduardo García Gaspar
7 febrero 2003
Sección: DIPLOMACIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Jamás he sido partidario de las acciones bélicas, pero debo reconocer que existen casos concretos en los que ellas están justificadas.

De no haber tenido una contestación bélica, Hitler habría tomado toda Europa y su sistema político habría condenado a millones más al exterminio por limpieza racial. La guerra contra Hitler fue un acto moralmente justificable lo que difícilmente podrá negarse.

Llevemos esta idea a la situación actual en el caso de Irak. La gran pregunta es si la guerra contra ese país es justificable.

No lo sé en este momento, pero lo que sí sé es que la posición contraria pacifista completa no tiene un fundamento sólido.

Echemos una segunda opinión al respecto y para ello tomaré algunas ideas de un editorial reciente del Wall Street (27 de enero, If Saddam Survives) que muestra el otro lado de la historia.

Si la guerra estalla, tenemos una serie de ideas al respecto de lo que puede pasar. No es una certeza absoluta, pero sabemos que eso deprimirá a la economía mundial, que subirán los precios del petróleo, lo que es malo.

Que podrán polarizarse las posiciones políticas de algunas facciones políticas y naciones, que habrá muertos, que habrá protestas pacifistas violentas, que se darán otras condiciones muy probables que son claramente negativas.

No hay duda sobre estas consecuencias de la probable guerra contra Iraq. Sucederán cosas malas. Señalar esas consecuencias negativas es un muy buen punto, pero eso muestra un lado de la moneda nada más.

Y siendo su servidor un tipo al que le enseñaron a ver el otro lado de las cosas, debo decir que un buen análisis de esta situación debe incluir la mención de eso que podrá suceder en caso de que no se declare la guerra a Irak.

No es una postura bélica la mía, sino una de simple sentido práctico. Aquí es cuando entra en juego algunos de los puntos de ese editorial que mencioné arriba y que trata algunas de las consecuencias en caso de que Sadam se mantenga en el poder.

En caso del retiro de las fuerzas armadas de EEUU e Inglaterra, eso sería una victoria para Sadam, de tal tamaño que su fuerza política crecerá interna y externamente.

Dentro de Irak habrá más purgas y más ataques a los kurdos, con el natural fortalecimiento de esa dictadura. Los planes de Sadam recibirán un nuevo impulso.

El régimen de ese país estará menos limitado para seguir sus planes nucleares, lo que pondrá a otros países en posibilidad sencilla de armarse también, porque le temen a Sadam o porque él los arma también.

La proliferación atómica, es posible, será una reacción lógica en varios países como Egipto o Turquía. Igualmente, será más sencillo el financiamiento a grupos terroristas que actúen en Israel y otras partes del mundo, como Europa y EEUU (recuerde los arrestos en varias partes de Europa de células terroristas).

Y, desde luego, los ataques terroristas realizados más fácilmente, actuarán negativamente en la economía mundial impidiendo el comercio y las ayudas a los países más pobres.

Tampoco es un panorama atractivo el que presenta este otro lado de la moneda, que es precisamente lo que me interesa mostrar: la guerra no es atractiva desde luego, pero tampoco lo es la permanencia en el poder de un dictador como Sadam que puede elevar los riegos catastróficos mundiales.

Al final, si uno se comporta racionalmente, se tiene la obligación de ver los dos lados de la moneda, lo que puede pasar si no hay guerra y lo que puede suceder si la hay.

Esto es lo que me lleva a enfatizar mi punto, que es el de que las posiciones pacifistas cometen un error, que es el de defender a toda costa una posición que ignora a la otra opción.

Porque puede suceder que analizando el asunto se pueda llegar a concluir que hay menos riesgos en declarar la guerra que en no hacerlo. Le digo, considero a la violencia como una pésima opción, las guerras tienen malas consecuencias, pero aún peores consecuencias tiene la falta de uso de la razón que es la cualidad humana por excelencia.

Esta posición mía, no he ha hecho muy popular entre las personas que se han declarado pacifistas incondicionales, pero me parece que en el fondo y de largo plazo es una posición más sana y lógica.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras