Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Lo Bueno, lo Malo y lo Feo
Eduardo García Gaspar
27 agosto 2003
Sección: ESCUELAS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Volvió, de nuevo, a surgir el tema de la educación en México como un tópico que tiene importancia. Eso desde luego, está equivocado.

La educación en México no tiene importancia, su importancia es inmensa pues se trata de una de las variables claves de crecimiento y progreso. No son desconocidos los secretos del progreso y el remedio a la pobreza.

Para crecer se requiere tener un ambiente de estabilidad legal e institucional, con respeto a la propiedad privada y un sistema eficiente de castigo a los criminales, más desde luego, una población educada.

Pocas dudas existen de que los niveles de educación de la población están íntimamente ligados al progreso. Usualmente no se trata con tranquilidad el tema, cosa que intentaré hacer aquí proporcionando un par de niveles de análisis.

Pero antes hay que dejar claramente establecido que lo que se hace en labores educativas dentro de México corresponde en su gran mayoría al gobierno, de modo que el gran responsable de lo bueno y de lo malo en la educación mexicana es el gobierno mexicano.

Vayamos primero a las cuestiones cuantitativas.

El número de alumnos aumentó de casi 19 millones en 1980 a 24 millones en el año 2000. En esos mismos 20 años los planteles crecieron de 98 mil a 205 mil. El número de profesores pasó de 576 mil a un millón.

Más aún, ahora terminan la primaria el 89 por ciento, contra el 64 hace 20 años. El promedio de grados de escolaridad pasó de 4.6 a 7.8. En otras palabras, hay logros educativos y ellos son innegables. Estas son las buenas noticias.

Las malas noticias están del lado cualitativo y muestran severas fallas. Los varios estudios que se tienen indican que los estudiantes mexicanos aprovechan muy mal la escuela, especialmente en los terrenos de matemáticas, ciencias y comprensión de lecturas.

Esto es especialmente marcado en las escuelas públicas, cuyos estudiantes obtienen resultados en matemáticas que son la mitad de lo que obtienen los estudiantes en las escuelas mexicanas privadas… y esos resultados de las escuelas privadas son bajos.

Regresemos a la presencia del sector público en la educación.

Las autoridades cubren poco más del 90 por ciento de los alumnos en preescolar, primaria y secundaria y de los planteles; y casi el 90 por ciento de los maestros. De hecho, poco menos de la mitad de los trabajadores del ISSTE son maestros.

La conclusión es clara: los buenos resultados cuantitativos de la educación mexicana y sus muy malos resultados cualitativos son, ambos, responsabilidad del sector público. Todo esto es una realidad innegable en la que hay muy poco espacio para opiniones distintas.

Si vamos más a fondo, es obvio que tenemos que ver las razones de esa realidad. En esto, todo apunta a una estructura corporativista sindical que impide tener incentivos de calidad entre maestros y entre escuelas, con la atención del profesorado enfocada a satisfacer las necesidades del sindicato y no las de los padres de familia. Tampoco en esto hay muchas dudas.

Tenemos, por tanto, algo bueno, algo malo y algo feo.

Lo bueno es una cobertura casi total de servicios educativos en México, lo que está elevando el promedio de años de educación en la población.

Lo malo es que esa educación tiene índices muy bajos de calidad en cuestiones básicas de matemáticas, ciencias y comprensión de lecturas.

Y lo feo del asunto es la estructura sindical de la educación mexicana, con incentivos contrarios a los objetivos que se persiguen.

De allí que se dé otro problema que afecta a la educación superior y que es un estudiantado escasamente preparado que llega a niveles profesionales. ¿Puede producirse un buen profesional si éste carece de habilidades mentales necesarias como el comprender lo que lee?

La respuesta es obvia, lo que significa que el foco rojo en la educación mexicana está en la educación más básica y cuya solución radica en el establecimiento de estímulos a la calidad educativa y no al fortalecimiento de los sindicatos educativos.

Por último, digo que los datos que he usado vienen de un documento elaborado por BBVA Bancomer en abril de 2003, dentro de su serie Propuestas y que usted puede encontrar en su sitio de Internet. Es un gran documento que le recomiendo leer. En PDF: BBVA Calidad Educación Básica

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras